Inicio Críticas ‘Queridos camaradas’, una reescritura de la Rusia de los años 60

‘Queridos camaradas’, una reescritura de la Rusia de los años 60

0
dear comrades

Título: Queridos Camaradas

Año: 2020

Duración: 120 min.

País: Rusia

Dirección: Andrei Konchalovsky

Guion: Elena Kiseleva, Andrei Konchalovsky

Fotografía: Andrey Naidenov

Reparto: Yuliya Vysotskaya, Vladislav Komarov, Alexander Maskelyne, Andrei Gusev, Yulia Burova, Sergei Erlish

Productora: Production Center of Andrei Konchalovsky

Género: Drama

Ficha en Filmaffinity

Lejos ya de esa última edición tan rara de los Oscar, siguen llegando a los cines en España las películas representantes que envió cada país a la Academia de Hollywood. Aquí ya hemos hablado de algunas como El agente topo, Quo Vadis, Aida?, Otra ronda, Entre nosotras o Hijos del sol. Todas estas estuvieron seleccionadas en la llamada shortlist que se anticipa a las nominaciones. Otra película que pasó la preselección, pero que no llegó a estar nominada es Queridos camaradas, y se estrena este viernes 9 de julio.

La película está basada en una historia real que ocurrió el 1 y 2 de junio de 1962 en Novocherkassk y se mantuvo en secreto hasta los años 90. La primera investigación oficial se inició 30 años después, en 1992. El director, Andrei Konchalovsky, presentó la película en la pasada edición del Festival de Venecia y se hizo con el Gran Premio del Jurado. No es raro que estuviese presente en el palmarés veneciano ya que en 2014 ganó el León de Plata a la mejor dirección por El cartero de las noches blancas y en 2016 volvió a ganar este premio con Paraíso.

Queridos camaradas cuenta la historia de Lyudmila, una mujer que es miembro del partido comunista local y una gran defensora de los ideales del régimen. Durante una huelga laboral en una fábrica de motores, Lyudmila ve cómo el ejército, enviado por el Gobierno, dispara a los manifestantes (entre los que se encuentra su hija) produciéndose así una masacre. Este suceso cambiará sus ideales y valores políticos.

La película no solo cuenta una historia verdaderamente interesante, sino que también precisa de una estética al nivel de cualquier director perfeccionista. Con imágenes monocromáticas y un ratio de 1:33 (típicas imágenes de la época histórica que refleja), Andrei Konchalovsky juega con los elementos de la estética nórdica contemporánea tan presente en directores como Pawel Pawilkowski (Cold War, Ida) o Viktor Kossakovsky (Gunda). También podríamos hablar incluso del eslovaco Ivan Ostrochovský, que estrenó hace unos meses Siervos, una película ligeramente similar a Queridos camaradas.

“El proceso de hacer películas sobre los años 60 se está convirtiendo cada vez más en el proceso de restaurar la autenticidad histórica de la época, una tarea bastante difícil en sí misma”, comenta el director. “Mi objetivo era reproducir escrupulosamente y con gran detalle la época de la URSS de los años 60“.

Desde el principio del proyecto, Konchalovsky decidió no utilizar actores rusos conocidos en la película. Sin embargo, a pesar de que el resto del elenco estuvo formado en gran parte por actores no profesionales, el papel principal de la película fue interpretado por una actriz con experiencia. Julia Vysotskaya está fantástica haciendo de madre en la película. La preocupación de ésta por su hija es uno de los sentimientos más conseguidos en el film. En 2016 fue premiada como mejor actriz en el Festival de Gijón por su papel en Paraíso, también del director ruso.

Queridos Camaradas es una película que trata de reconstruir un hecho histórico varias décadas después. Revisar nuestro pasado nos hace aprender de nuestros errores. La película de Konchalovsky es fiel a los acontecimientos, pero también es entretenida y deja con ganas de más. Es una pena que se deleite tanto en el primer acto y no dé más rienda suelta a desarrollar el final de la película.

Lo mejor: la fotografía de Andrey Naidenov

Lo peor: a veces resulta algo fría por su formalismo

Nota: 7,5/10

Encuentra el mejor precio para esta película en Taquilla.com

Deja un comentario