Inicio Críticas Crítica – ‘Cold war’

Crítica – ‘Cold war’

2
cold war
Póster español de Cold war

Título original: Zimna wojna

Año: 2018

Duración: 88 min.

País: Polonia

Dirección: Pawel Pawlikowski

Guión: Pawel Pawlikowski

Fotografía: Lukasz Zal

Reparto: Joanna Kulig, Tomasz Kot, Agata Kulesza, Borys Szyc, Cedric Kahn

Productora: Apocalypso Pictures / BFI Film Fund / Film4 / MK2 Productions / Opus Film / Protagonist Pictures

El amor, la música, la posguerra… temas de sobra tratados, construidos y deconstruidos a lo largo de la historia del cine. Temas que por mucho tiempo que pase el sétpimo arte nunca dejará de visitar. Temas que en esta ocasión se dan la mano (estando el amor en medio) y que se dedican a viajar por Europa bajo la tutela del director polaco Pawel Pawlikowski.

El punto de unión de toda esta temática son Wiktor (Tomasz Kot), un músico con aire despistado y Zula (Joanna Kulig) una aspirante a estrella de la música que verán cómo tras haberse conocido no podrán separarse por muchas fronteras (geográficas o sentimentales) que se interpongan entre ellos.

Cold war
Fotograma de Cold war

Este largo viaje va también desde los cantos regionales polacos, ya sean interpretados en un pueblo o como herramienta propagandística del régimen comunista sobre un gran escenario, al jazz más bohemio de los oscuros locales parisinos de los años 50.

El amor y la música de la pareja protagonista vivirán una carrera de obstáculos en los convulsos años de la posguerra. Polonia busca un renacer identitario bajo la atenta mirada de su nuevo padre adoptivo, la URSS, un lugar en el que Wiktor no se siente libre para desarrollar su carrera. Francia vive una reconstrucción acompañada de un desarrollo artístico vanguardista, un ambiente que a Zula le resultará frívolo y en cierto modo vacío al ver que engulle a su pareja: “en Polonia eras un hombre, aquí eres diferente”.

Joanna Kulig Cold War
La actriz Joanna Kulig en un momento del film

La manera de trasladar esta historia a la pantalla es sencillamente brillante. Se necesitarían varias páginas para descubrir todo lo que contiene esta película. El guión que cubre los 15 años de historia es ágil, sutil e inteligente, haciendo que las constantes elipsis temporales sean absolutamente naturales. La fotografía en blanco y negro es espectacular combinando planos estáticos, donde se domina la profundidad y que se convierten prácticamente en cuadros en movimiento, con movimientos de cámara que siempre aportan información relevante en varias tomas largas de mucho mérito. El montaje se mueve constantemente entre bruscos cortes que son una delicia y que nunca permiten que las escenas se alarguen.

La interpretación de los protagonistas hace al espectador participe de la historia y resulta absolutamente cautivadora, sobre todo la de Joanna Kulig que convierte a su personaje en memorable. El público se enamorará con ellos, sufrirá cuando se separen y guardará siempre en su memoria el sobrecogedor final de esta historia.

Lo mejor: Todo. La dirección, la fotografía, el montaje, la historia, los personajes, ese final que no se te va de la cabeza…

Lo peor: Que no aparezcan películas como esta con mayor frecuencia

Calificación: 10/10

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here