Inicio Locuras de cine Locuras de cine: ‘Mayhem’

Locuras de cine: ‘Mayhem’

0

¡Volvemos a la carga! Tras una época de estrés, estudios y malas praxis académicas, podemos volver al ritmo habitual en esta serie de análisis tan enloquecidos como los productos audiovisuales que plasman. Y para celebrarlo, ¿qué mejor que un plato realmente fuerte?

 

Antes de nada, queridos lectores, he de pedir disculpas por el parón que habréis denotado en estas publicaciones. Dicho lo cual, vuelvo con la fuerza que el cine cutre me otorga. Vamos allá, amigos míos, hablando en esta ocasión de uno de los mejores filmes que he tenido el gustazo de ver últimamente: Mayhem.

Y sí, voy a dejarlo claro desde un principio: la película me ha encantado. Es así de simple. Esta crítica, es sobre todo para aquellas personas que no han visto la película de Joe Lynch, Que ganó el favor de la crítica y el público del Festival de Sitges de 2017 con esta alocada cinta… Y “alocado” es el mejor apelativo para ella, sin lugar a dudas.

Yeung se mete en el papel como pez en el agua: las expresiones se ajustan al personaje como un reloj

Mayhem relata una historia que comienza con un cliché, algo tan anodino en el terreno de la ciencia ficción y el terror que sólo de nombrarlo aburre: un nuevo virus que afecta gravemente a la gente. “¡Bueno, ya estamos!” es lo primero que llega a la mente de cualquier fan de estos géneros: “seguro que la gente se vuelve el típico infectado asesino, o zombi directamente, y se arma el belén”. Pues no exactamente, queridos Zombifans. Resulta que el Virus, en este caso, tiene dos particularidades: la primera, no es mortal, sino que los infectados vuelven a la normalidad en unas horas, y la segunda, libera al infectado de todas las convenciones sociales, amplificando las sensaciones y sentimientos, especialmente los más extremos: odio, ira, lujuria, depresión, alegría… El virus no te hace perder la conciencia como ser humano, pero sí libera tus más profundos instintos.

El protagonista es Derek Cho (interpretado por un excelente Steven Yeun), un joven abogado que acaba de lograr ganar un gran caso, pero que es torpedeado por un alto cargo del bufete. En medio de esta más que estresante situación, el virus ID-7 invade el edificio, que queda sellado hasta que cese el contagio.

Ahora es cuando debería comentar un pequeño detalle: el virus ID-7 es más potente y extremo cuanto más estrés, ansiedad, consumo de café y estupefacientes tenga el afectado. Os recuerdo que estoy hablando de un bufete, queridos lectores. Todo lo que os imaginéis, se queda corto.

Steven Brand está irreconocible, y genial, en el film, en el papel de un más que despótico jefe

Mayhem es una obra divertidísima, una comedia ácida repleta de humor más que negro y que critica abiertamente a la sociedad competitiva en la que vivimos. Aparte de esta enorme carga filosófica, tiene algo más importante: abogados matándose entre ellos, mientras los protagonistas viven no sólo un pequeño apocalipsis, sino también una culminación en sus vidas, un cambio que los libera de sus propias convicciones. Matias Caruso logró en este guión la unión casi perfecta entre un producto totalmente desprendido, revitalizante, y violento hasta el absurdo, y una desgarradora mirada repleta del más potente ácido.

Sin más, sólo puedo parafrasear a la propia película: “Pedazo de virus”. Ahora os toca a vosotros probar esta infección, tan violenta, liberadora, y deliciosa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here