Inicio Opinión ‘DEVS’: está ocurriendo un milagro en HBO

‘DEVS’: está ocurriendo un milagro en HBO

0
DEVS hbo
Nick Offerman en el piloto de 'DEVS'.

Llevo unos meses ya pensando que lo que me ofrece HBO en el apartado de series es algo así como lo que me da Filmin en el de películas: un cofre infinito del que rebosa un tesoro que jamás voy a ser capaz de abarcar. Y eso me gusta. Como me pasa siempre con las series, me gusta la idea de que la que estoy viendo ahora, que es un drama largo, va a terminar cuando acabe esta temporada. Historias contenidas, abarcables; si me gusta mucho, puedo volver a ella. DEVS, la nueva serie de Alex Garland, estrenada en España en la plataforma, no hace más que confirmarlo.

Garland ya me ha dejado con la boca abierta más de una vez (Ex Machina es… casi demasiado para mí, apela mucho a todo lo que me gusta del cine; Aniquilación es… casi demasiado para mí, apela mucho a todo lo que quiero que me guste del cine). En teoría va a ser solo una temporada, y después Garland hará otra serie con los mismos actores. Por mí, fantástico.

devs hbo
Nick Offerman y Sonoya Mizuno, protagonistas de ‘DEVS’.

DEVS cuenta la historia de Lily Chan (Sonoya Mizuno), una programadora informática que trabaja para la empresa Amaya. También cuenta la historia de Forrest (Nick Offerman), el dueño/creador/líder de la propia empresa. Amaya es una empresa de ciberseguridad, o eso afirma Forrest, pero todo lo que hemos visto hasta este momento de ella es que, basándose en el determinismo, en la empresa se trabaja para predecir el futuro (y, supongo, poder volver al pasado, pero eso igual son… ¿spoilers?).

La empresa tiene pinta de ser líder de su sector casi como un monopolio; tampoco conocemos demasiado del mundo exterior, porque lo que sí que conocemos es la sección Devs, una rama de Amaya que se encarga de… ¿algo? Tendréis que verlo y elucubrar conmigo, a ver si adivinamos qué es exactamente, porque yo no tengo ni idea. Los pocos que consiguen un puesto en ella trabajan en una habitación cerrada que flota en el centro de un bloque de hormigón enorme mediante una estructura de imanes (de nuevo, creo, la distancia que tengo con la ciencia (no sé nada de ciencia) me permite disfrutar todavía más de todo lo que DEVS me ofrece).

En fin, en la serie hay asesinatos, y luego igual son suicidios, no está muy claro. Hay imaginería religiosa, literal y algo menos literal. Hay una trama de espionaje industrial y una senadora del gobierno y rusos y chinos y americanos haciendo cosas de rusos y chinos y americanos. Una de las cosas que más me gustan de las historias de Alex Garland es que es perfectamente capaz de construir una historia compleja y moderna utilizando elementos trillados, sencillos y convencionales.

devs hbo
Karl Glusman, pieza clave en la trama de ‘DEVS’.

Yo llegué a la serie pensando que iba a encontrar una historia de ciencia ficción Guay, con mayúsculas, de verla y pensar en lo que me gustaba todo y los diseños que coquetean con el minimalismo y la integración con la naturaleza y la bioingeniería que ya están en los trabajos anteriores de Garland; y está todo eso, pero.

Pero. Pero no me esperaba que, al comienzo del tercer episodio, estaría viendo un milagro, uno literal, en el sentido cristiano de la palabra. Un milagro que hizo que se me saltaran las lágrimas de los ojos y quedarme con la boca abierta delante de la pantalla y reproducir ese prólogo una, y otra, y otra vez. Como un truco de magia, pero trascendente. No doy detalles concretos porque, a ver, SPOILERS, pero ojalá contaros por qué un montón de puntitos grises me tenían así.

No sé a dónde va a ir la serie, bien podría dar un volantazo (como los que ya ha dado varias veces) y terminar saliéndose de estos raíles que me hacen disfrutarla tanto. Pero, por ahora… por ahora DEVS está superando con creces cualquier otra cosa que haya visto este año.

Los primeros cuatro capítulos de DEVS están disponibles en HBO España, y cada semana se estrena uno nuevo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí