Inicio En clave de cine John Murphy y la música de ‘El Escuadrón Suicida’

John Murphy y la música de ‘El Escuadrón Suicida’

0
the-suicide-squad-ost-john-murphy-el-escuadron-suicida-bso.png

Tras la criticada Escuadrón Suicida (David Ayer, 2016), la cual también ha reclamado su propio corte del director, DC vuelve a la carga con una nueva película sobre este particular grupo: El Escuadrón Suicida (James Gunn, 2021). En esta ocasión, el director y guionista de Guardianes de la Galaxia se pone al frente de una versión más alocada y violenta. Sin embargo, el encargado de componer su banda sonora no es Tyler Bates, el compositor habitual del director, sino John Murphy. Teniendo en cuenta que este compositor llevaba años sin adentrarse en un proyecto así de importante, ¿Habrá estado a la altura? Ya os puedo adelantar que si, lo ha estado.

Uno de los aspectos más destacables de la obra es su tema principal, el cual podemos escuchar en la canción superior. Nos encontramos ante una melodía que es realmente contundente y cañera, con un estilo muy electrónico que logra sonar de manera muy destacable. Creo que es imposible no sumergirse en el «gamberrismo» de este grupo mientras escuchamos su gran tema principal. Además, creo que se trata de una melodía que sabe adaptarse muy bien a lo largo de toda la obra, integrándose de maravilla en situaciones muy diferentes. En algunas partes, como la que escuchamos a continuación, deja el estilo electrónico a un lado para ofrecernos una versión más orquestal y oscura que logra sonar muy bien.

Los temas de acción también son un punto fuerte dentro de la obra. Destaca como en casi ningún momento estamos ante momentos heroicos o épicos. Al fin y al cabo, son villanos los que protagonizan esta historia y por ello estamos ante melodías mucho más intensas, contundentes e incluso agresivas. El estilo cañero y electrónico (el cual también podemos describir como gamberro) se encuentra presente en muchos de estos momentos. De esta manera, siempre queda clara la naturaleza de nuestros personajes y cuales son sus verdaderas intenciones (aunque esto cambiará a lo largo de la obra, como veremos más adelante).

Sin embargo, también hay lugar para el drama y los pasados traumáticos de nuestros personajes (al fin y al cabo, son villanos por un motivo que los ha llevado a ser así). En este sentido, creo que la que más destaca es Ratcatcher y la historia con su padre. No encontramos ante un momento pausado y sereno, con un estilo muy dramático. La melodía avanza sin pausa pero sin prisa. De esta manera, nos integra en un conjunto capaz de emocionar a cualquiera. En ningún momento tiene mucha intensidad, pero no necesita más para sonar tan bien como lo hace. El uso de la guitarra durante la segunda mitad es muy acertado.

Aunque la historia se encuentra protagonizada por villanos, hay otro villano al que deben enfrentarse nuestros personajes. Este es el caso de Starro, el Conquistador. Me alegra decir que este ser alienígena capaz de controlar todo lo que se ponga a su alcance también cuenta con una melodía a la altura. Puede no ser un tema tan destacable como el del propio escuadrón, pero es oscuro y malvado. Aunque muchas veces se presenta de forma más discreta, hay momentos donde cobra mucho protagonismo y se integra en la acción de la mejor manera posible.

Ahora bien, con todo lo dicho antes me gustaría hablar del punto más importante de la obra: el tramo final. Todo lo que hemos comentado hasta ahora se desarrolla poco a poco a lo largo de todo el conjunto hasta que llegamos al clímax de la película y explota en su máximo esplendor. ¿Recordáis lo que he dicho sobre un estilo más gamberro y menos heroico? Pues en los últimos compases de la obra, el compositor consigue el equilibrio perfecto entre ambos estilos. El Escuadrón Suicida, una panda de villanos, se convierte en la última esperanza de la humanidad. Ya no estamos ante los malos de la historia, sino ante los buenos. La última defensa contra Starro se convierte en uno de los momentos musicales más épicos y emocionantes de lo que hemos podido escuchar este año dentro del género.

De hecho, podemos escuchar el momento exacto en que los villanos se convierten en los héroes. El tema que tanto hemos escuchado a lo largo de la obra, con su estilo más gamberro o electrónico, se convierte poco a poco en un momento realmente solemne y heroico. La transición y cambio que nos presenta el compositor en este momento es sencillamente magistral. Creo que es imposible escuchar esta canción y no sentir que debemos dar un paso al frente y hacer lo que es verdaderamente correcto (se me ponen los pelos de punta al recordarla).

Ahi no termina todo, pues toda la batalla final está llena de momentos musicales que son sencillamente increíbles. Como ya hemos dicho, todo lo que nos ha ido presentado el compositor a lo largo de la obra alcanza su máximo esplendor durante esta parte de la mejor forma posible. Si antes hemos hablado de la parte más dramática y emotiva de Ratcatcher, aquí podemos hablar de su parte más heroica. Su ejército de ratas cuenta con uno de los momentos más destacables de la obra. La verdad es que no sabría muy bien como describir esta canción. Se trata de un conjunto realmente alegre y animado, pero también épico y emocionante. Solo sé que me ha encantado y no puedo parar de escucharla una y otra vez.

En definitiva, nos encontramos ante una banda sonora realmente notable y solida. El tema principal y algunos momentos de acción son muy destacables. Sin embargo, el verdadero punto fuerte del conjunto es su desarrollo. Nos encontramos ante una obra que se desarrolla de forma magistral. Todo lo que el compositor nos presenta desde el primer momento acaba alcanzando su máximo esplendor en el clímax. A un lado queda el gamberrismo de los villanos y se da la bienvenida a la heroicidad de los nuevos héroes. Esta transición y «explosión» final es sencillamente increíble y de lo mejor que nos presenta la obra. En la película, de primeras, pueden destacar más las canciones cantadas que utiliza el director. Pero eso no significa que la banda sonora original de John Murphy también logre estar a la altura.

No puedo evitar terminar con una de las pocas canciones interpretadas que son originales para la película. Las canciones ya existentes que utiliza el director son muy frecuentes en la película y siempre se integran muy bien con lo que vemos. Sin embargo, hay una original, «interpretada» por Jessica Rotter, que acompaña de maravilla a nuestro querido King Shark (en realidad no está cantada, ella interpreta los coros, por eso lo escribo entre comillas). Creo que logra reflejar muy bien toda la inocencia y drama detrás del tiburón humanoide. Lo mismo ocurre con gran parte del espíritu que impregna a esta gran banda sonora…

Deja un comentario