Inicio Críticas ‘Clickbait’, un misterio entre lo virtual y lo real

‘Clickbait’, un misterio entre lo virtual y lo real

0
clickbait

Título original: Clickbait

Año: 2021

Duración: 45 min. (cada uno de los 8 episodios)

País: Australia

Dirección: Tony Ayres, Christian White, Brad Anderson

Guión: Tony Ayres, Christian White

Música: Cornel Wilczek

Fotografía: Mark Wareham, Marden Dean

Reparto: Adrian Grenier, Betty Gabriel, Zoe Kazan, Jessica Collins, Camaron Engels, Jaylin Fletcher, Motell Gyn Foster, Daniel Henshall, Abraham Lim, Ian Meadows, Phoenix Raei, Elizabeth Alexander, Hannah Brooke, Becca Lish, Kate Lister, Steve Mouzakis, Jack Walton, Mia Challis

Productora: Master Key Production, Matchbox Pictures, Tony Ayres Productions

Distribuidora: Netflix

Género:  Intriga | Crimen | Redes sociales | Familia | Miniserie

Ficha en Filmaffinity 

__

Una buena propuesta que arranca fulgurante con vocación de ciberintriga y en formato miniserie, lo cual es el gancho perfecto para amantes del subgénero.

A pesar de que parezca perderse (levemente y en algunos momentos) por el menos apetecible estilo de los telefilmes vespertinos, resulta atractiva y sugerente para un visionado en un par de tandas. Y es que, a priori no parece ser más que una de esas producciones de nivel intermedio de Netflix para relleno de su catálogo. Sin embargo, termina por ser más que correcta sin necesidad de grandes alardes ni actores archiconocidos.

Siendo justos, el reparto es solvente. Adrien Grenier (Entourage-El séquito, El diablo viste de Prada) es el foco de atención en tanto que es el objeto de ese ciberanzuelo que augura el título de la miniserie. Su esposa es Betty Gabriel (Upgrade) y la hermanísima, Zoe Kazan (Ruby Sparks , La conjura contra América). Entre otros, harán lo posible por esclarecer los hechos. Kazan en realidad acaba por ser más bien la protagonista, al poner todo el empeño en busca de la verdad.

clickbait
Fotograma con el matrimonio en la ficción de Betty Gabriel y Adrien Grenier

El arranque es bastante prometedor con la intriga generada entorno a Nick (Grenier), con su desaparición anunciada mediante la difusión de un vídeo viral en redes sociales en el que se le acusa de violador y asesino. Para mayor expectación y en forma de plebiscito popular, los captores prometen ajusticiarlo de muerte si se alcanza la cifra de 5 millones de visionados. Este inicio puede no ser tan original ni novedoso como el primer episodio de la fenomenal Black Mirror, aquel en el que primer ministro y el cerdo se veían las caras en otro célebre vídeo viral. Pero resulta igualmente, incita al suspense y genera curiosidad desde el principio.

No es para menos: los peligros de las redes sociales, las relaciones personales o amorosas virtuales a través de las webs de citas y chats, el ciberacoso… Además, el tradicional juicio moral de la sociedad con algunos prejuicios y puritanismos varios.

Lo más atractivo de la miniserie es la estela que intenta seguir, el de la investigación de los hechos a través de las nuevas tecnologías. Quizá de una manera no tan trepidante como en otras como Searching o C U Soon, pero que le otorga categoría a este producto Netflix. De lo contrario, se le hubiera podido encasillar como un sucedáneo de telefilm para cualquier canal de televisión en abierto en un sábado presiesta. Especialmente por algunos fragmentos de episodio y varios personajes con un deje telefílmico tanto por su estética como interpretación…

clickbait
Fotograma con Phoenix Raei y Zoe Kazan, dúo investigador

La exposición mediática sensacionalista y morbosa del caso, con similitudes a Perdida (Fincher, 2014), es otro aliciente para reflexionar sobre quién es suficientemente superior en lo moral como para juzgar a los demás. Tampoco resulta especialmente incisiva ni categóricamente crítica con el uso de las redes, ya que muestra tanto relaciones sanas como tóxicas. Parece concluir que sale pelusilla por debajo de cualquier sofá, por muy bonita e idílica que sea la decoración de la casa y sus habitantes…

Recortando un poco algún episodio, mejorando la estética pseudotelefilm y sobre todo cuidando más el desenlace final de la serie; hubiera concluido en algo más digno de elogio. Un poco más de esmero rozaba el sobresaliente.

Clickbait se estrenó este pasado 25 de agosto en la plataforma Netflix.

__

Lo mejor: cumple con las virtudes de la ciberintriga, y se cierne la sospecha sobre casi todos los personajes.

Lo peor: mejorable el desenlace del misterio, y ese tufillo por momentos a telefilm vespertino.

Nota: 7,5/10

Artículo anteriorMan-o-Matic firma en Utrera un grafiti homenaje a Bambino
Artículo siguienteJohn Murphy y la música de ‘El Escuadrón Suicida’
Filmeconomista. Disfruto del séptimo arte, e intento continuar aprendiendo economía a través del cine: La Filmeconomía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí