Inicio Críticas ‘El faro’, un viaje al fondo de la locura

‘El faro’, un viaje al fondo de la locura

0
Williem Dafoe and Robert Pattinson in director Robert Eggers THE LIGHTHOUSE. Credit : A24 Pictures

Título original: The lighthouse

Año: 2019

Duración: 110 min

País: Estados Unidos

Dirección: Robert Eggers

Guion: Robert Eggers, Max Eggers

Música: Mark Korven

Fotografía: Jarin Blaschke

Reparto: Willem Dafoe, Robert Pattinson

Productora: Coproducción Estados Unidos-Canadá, New Regency Pictures / RT Features.

Género: Terror, Fantástico, Drama

Ficha en Sensacine

En una remota y misteriosa isla de Nueva Inglaterra en la década de 1890, el veterano farero Thomas Wake (Willem Dafoe) y su joven ayudante Ephraim Winslow (Robert Pattinson) deberán convivir durante cuatro semanas. Su objetivo será mantener el faro en buenas condiciones hasta que llegue el relevo que les permita volver a tierra. Pero las cosas se complican cuando surjan conflictos por jerarquías de poder entre ambos.

Esta es la sinopsis de lo último de Robert Eggers (The witch), que tuvo su estreno al gran público en la Quincena de los Realizadores en el pasado Festival de Cannes. Después, la película pasó por nuestro país en festivales como el de San Sebastián o Sitges con una acogida muy calurosa entre el público. Y es que no es para menos.

El faro
Fotograma de ‘The Lighthouse’

Rodada en blanco y negro y aprisionando a sus personajes en un formato 4:3, El faro es de todo, menos fácil de ver. La dureza de sus imágenes y la naturaleza de sus personajes te mantendrá en vilo durante todo el filme. Y ahí, precisamente ahí, es donde se convierte en toda una experiencia sensorial para el espectador que, en ningún momento ve venir lo que sucederá a continuación.

Este cuento sensirial con regusto a cine clásico, contiene una mezcla tan explosiva de thriller, delirio y fantasía que hará perder el sentido de la razón al espectador a la vez que los protagonistas de la cinta.

Porque si algo destaca de la película son Dafoe y Pattison, metidos hasta la médula en la piel de dos fareros que trabajan y pierden la cabeza juntos. Lo segundo, prácticamente, sin saberlo. Con un ritmo azotado por el sonido de las olas del mar, los gritos y aleteos de las gaviotas y el olor del licor que los mantiene en un estado constante de embriaguez, El faro atrapa desde el primer minuto y te sumerge dentro del microcosmos en el que se ven inmersos sus protagonistas.

Dafoe y Pattison en una escena de ‘El faro’

Tan delirante, como sorprendente, este viaje a las profundidades de la locura humana, con un parecido razonable al Mito de Prometeo, no dejara indiferente a nadie. Y tampoco debería. Eggers os invita a descubrir una relación, cuanto menos, peculiar. Tan bien rodada que -casi- podréis oler el mar. Porque escucharlo, lo escucharéis.

Lo mejor: Lo inmersiva que es la película. Sales oliendo a mar, salitre y sangre de gaviota.

Lo peor: En algunos momentos, ciertas imágenes carecen de significado y confunde su uso.

Nota: 8

Deja un comentario