Inicio Críticas ‘La tragedia de Macbeth’, el precioso capricho de Joel Cohen

‘La tragedia de Macbeth’, el precioso capricho de Joel Cohen

0
la tragedia de macbeth

Título original: The tragedy of Macbeth

Año: 2021

Duración: 105 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Joel Cohen

Guion: Joel Cohen

Fotografía: Bruno Delbonnel

Música: Carter Burwell

Reparto: Denzel Washington, Frances McDormand, Brendan Gleeson, Bertie Carvel, Alex Hassell, Corey Hawkins, Kathryn Hunter, Harry Melling, Ralph Ineson, Sean Patrick Thomas, Miles Anderson, Matt Helm, Brian Thompson, Max Baker, James Udom, Ethan Hutchison, Jacob McCarthy, Scott Subiono, Lucas Barker, Nancy Daly, Robert Gilbert

Género: Drama

Ficha en Filmaffinity

Toda persona prestada al arte y la literatura sabe que una de la figuras más importantes de las letras es un hombre conocido en ocasiones como El Bardo de Avon. Él juega en ese Olimpo de escritores al que pertenecen Homero, Dante Alighieri, Tolstoy o Charles Dickens. Todos sus textos son adaptados. Unos cambian de estructura, otros modernizan sus personajes, pero al fin y al cabo, todo sigue siendo Shakespeare. Del siglo XVII al siglo XXI los grandes referentes se mantienen, pero también llegan nuevos. En el cine, Joel Coen pertenece a esa gran realeza de cineastas americanos contemporáneos que cuentan grandes historias. Esta vez se desliga de su hermano para hacer una adaptación del texto de Shakespeare y proporcionarnos una interesante, pero totalmente innecesaria, propuesta de La tragedia de Macbeth.

La obra original cuenta la historia de un personaje histórico, un rey escocés de siglo XI. Se trata de un relato de crimen y castigo que todos hemos visto alguna vez, ya sea en el papel, en la pantalla grande con Michael Fassbender (versión de 2015) u Orson Welles (versión de 1948) o en Los Simpsons.

Si bien, el retrato que ofrece Coen del texto no aporta nada nuevo en lo narrativo, la película tiene un despliegue visual de imágenes que derrocha destreza y pasión por el cine. La tragedia de Macbeth coeniana es una película que bebe de los grandes directores clásicos del expresionismo alemán hasta llegar a la austeridad del Dreyer de La pasión de Juana de Arco.

macbeth frances mcdormand
El texto se mantiene casi intacto con respecto al original. (Foto: Apple TV)

Aunque el texto se mantenga casi intacto con respecto al original, la mirada de Joel Cohen sobre Shakespeare es digna de ver en una gran pantalla. Es una pena que solo AppleTV haya sido el único dispuesto a intervenir en el capricho de Cohen y la mayor parte de la gente tenga que verla en la televisión de su casa. Alguno podrá verla en el estreno limitadísimo que ha tenido en salas esta semana.

La gran revelación de La tragedia de Macbeth es Katheryn Hunter que interpreta a varios personajes de la película (y que es toda una experta en Shakespeare). El poderío no es solo suyo, sino también del respaldo técnico. Sonido, luz y montaje le acompañan para dar vida a las famosas brujas del mítico texto shakespeariano. Ella no tiene que envidiar nada al resto del elenco aunque muchos crean que sí, ya que los personajes protagonistas son interpretados por los multipremiados Denzel Washington y Frances McDormand (productora y mujer del director).

La película, filmada en un precioso blanco y negro en 4:3, no tiene imagen descuidada. Todo está calculado con precisión y finura. El director de fotografía, Bruno Delbonnel, ya había trabajado con los hermanos Cohen en La balada de Buster Scruggs (2018) pero si por algo es conocido es por haberse encargado de la fotografía de Amelie (Jeunet, 2001). Alejado de esas propuestas, Delbonnel cuida la imagen de principio a fin buscando juegos de claroscuros en los austeros palacios escoceses. También destaca la banda sonora de Carter Burwell, colaborador habitual de Cohen.

Señalados todos los puntos positivos del filme, no hay que olvidar que tiene mucho peso lo dicho al principio. ¿Era necesario hacer una revisión de este texto, si revisarlo quería decir prácticamente recitarlo? No, no era necesario. Pero eso no quita que no puedas entrar en un universo mágico en el que brujas, demonios, tragedias y desdichas se unen para rendir homenaje a las grandes letras de la literatura universal.

Lo mejor: La fotografía de Bruno Delbonnel y la interpretación de Katheryn Hunter.

Lo peor: No ser la mejor adaptación de Macbeth (Trono de sangre, de Akira Kurosawa)

Nota: 7/10

Artículo anterior‘The Nest’, un complejo de ‘yuppie’ como una casa
Artículo siguienteBong Joon-ho volverá al ruedo junto a Robert Pattinson

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí