Inicio Estrenos ‘Examen de conciencia’: el documental que la Iglesia no quiere que veas

‘Examen de conciencia’: el documental que la Iglesia no quiere que veas

1
Para su creador, Examen de conciencia es el “Spotlight de España”

Examen de conciencia

El pasado viernes 25 de enero Netlflix estrenaba en 190 países Examen de conciencia, un documental de Enric Hernández, Luis Mauri y el ganador del Goya Albert Solé en el que se muestran diferentes casos de pederastia en la Iglesia española.

Según los registros del Centro de Documentación Judicial, en los últimos 30 años se han dictaminado hasta 33 condenas a sacerdotes por abusos a 80 menores de edad, aunque estas cifras son muy bajas si las comparamos con los 1200 abusadores que todavía permanecen impunes.

Examen de conciencia recoge los testimonios de personas que sufrieron abusos por parte de sacerdotes cuando tan solo eran unos niños. Y qué mejor manera de reflejar la realidad y desenmascarar a los culpables que contando la historia a través de los verdaderos protagonistas: las víctimas.

La impotencia que se genera en el espectador ante la injusticia de la situación es tan grande que es imposible imaginar lo que sufrieron las decenas de miles de personas abusadas alrededor de los 80 y 90 en nuestro país.

Tanto la dirección de los propios seminarios, como el Vaticano, son conscientes de estos casos, pero a pesar del mensaje de “tolerancia cero” lanzando por el Papa Francisco no se han aplicado condenas ejemplares, ni siquiera condenas razonables. Al final se ha premiado al abusador con retiros en monasterios, incluso publicando libros que recogen su trayectoria y logros.

Uno de los fuertes de este documental es que muestra imágenes de los encuentros en el presente entre las víctimas y los sacerdotes culpables en los que, casualmente, ninguno de ellos se acuerda de que cometieron tales actos deleznables.

Examen de conciencia

Consecuencias en la actualidad

El espectador se pone en la piel de la víctima cuando esta explica que no tenían otra opción que obedecer a los supuestos profesores que hacían con los alumnos lo que ellos querían. Desde masturbaciones hasta felaciones, pasando por tocamientos en el ano y demás prácticas sexuales no consentidas.

Este trauma generado en los niños ha derivado en consecuencias funestas para muchos de ellos. Un ejemplo es el de Emiliano Álvarez, quien sufrió abusos en el Seminario de la Bañeza.

Emiliano, una vez que asumió lo que le habían hecho, comenzó a coquetear con el alcohol y las drogas para intentar evadirse del mundo y del sufrimiento que había pasado. En la actualidad, esto le ha supuesto problemas muy graves de salud y la destrucción de la familia que pretendía construir. Pero como Emiliano, muchos otros casos.

Algo en lo que coinciden todas las víctimas es que el principal paso para superar este trauma es denunciar el abuso sufrido y no mirar para otro lado con el objetivo de intentar reducir el número de casos. Sin embargo, muchos permanecen en silencio ante el miedo de ser señalados por la calle incluso por el temor a sufrir represalias legales por parte de la Iglesia. Porque no hay que olvidar que la mayoría de los casos ya han prescrito debido a la tardanza en realizar la denuncia.

Documentales como Examen de conciencia son extremadamente necesarios para concienciar a una población que se esconde en sus casas ante las injusticias que se han cometido y se siguen cometiendo en nuestro país y en todo el mundo. El objetivo es movilizar a una masa que, si quisiera, podría cambiar el sistema.

1 Comentario

  1. Pues esto toca: Movilizar(se) y no solo permanecer sentados viendo la vida pasar o rezando por lo que pasa en el mundo. Toca esperar, sí, pero con el sentido más activo de la palabra: Esperanza activa es conocer más y movilizarse, para dar a conocer a los demás realidades tan denigrantes y denunciables como esta.

    Guste o no, siendo buscadores de la verdad o mirando para otro lado,
    este examen de conciencia se irá haciendo más largo y tedioso de lo que hayamos podido imaginar, y, aunque al final llegue, no creo que los monstruos vestidos de blanco y negro se merezcan el perdón de sus pecados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here