Inicio Críticas Crítica: ‘Ghost in the Shell: El alma de la máquina’

Crítica: ‘Ghost in the Shell: El alma de la máquina’

Título original: Ghost in the Shell 

Año: 2017

Duración:120 min.

País: Estados Unidos

Director:Rupert Sanders

Guión:William Wheeler (Manga: Masamune Shirow)

Música:Clint Mansell

Fotografía:Jess Hall

Reparto:Scarlett Johansson, Michael Pitt, Juliette Binoche, Michael Wincott, Pilou Asbæk,Takeshi Kitano, Christopher Obi, Joseph Naufahu, Chin Han, Kaori Momoi,Yutaka Izumihara, Tawanda Manyimo, Lasarus Ratuere, Danusia Samal,Rila Fukushima

Productora:DreamWorks SKG / Grosvenor Park Productions / Seaside Entertainment

Género: Ciencia ficción cyberpunk

Llega a las grandes pantallas españolas la esperada y polémica adaptación real life de Ghost in the Shell, la película de animación japonesa dirigida por Mamoru Oshii (1995), basada a su vez en el manga homónimo de Masamune Shirow. El filme original está considerado uno de los mejores de ciencia ficción cyberpunk de la historia del cine. Los fans de esta saga distópica se cuentan por millones en todo el mundo, por lo que desde que se anunció la adaptación hollywoodiense la expectación por ver el resultado final no ha hecho más  que subir. Sin embargo, a medida que se iban conociendo los detalles del remake y, sobre todo, cuando se supo que Motoko, la protagonista, iba a ser interpretada por Scarlett Johansson. Temían que se perdiera la esencia del anime original, que occidentalizasen Ghost in the Shell.

No puedo confirma o desmentir los temores de aquellos que han visto el anime de 1995 y la serie posterior, no los he visto. “¿Por qué?”, os preguntaréis. ¿No tendría que haber visionado aunque solo fuera la película? Al fin y al cabo, las adaptaciones y transformaciones de textos son una forma más de discurso, de diálogo entre creaciones. Sin embargo, no quería tener prejuicios, no quería comparar. Eso sí, quería conocer en el mismo momento en que aparecieran los créditos, la opinión de un fan de Ghost in the Shell. Así, cuando finalizó la película, miré a mis dos amigos. Contrastaba mi sonrisilla de aficionada a la ciencia ficción que acaba de presenciar una película cyberpunk merecedora de consideración con la seriedad de ellos. “Solo han rascado la cáscara, se han cargado detalles y lecturas de la original”, me dijeron. Me dieron una explicación muy detallada sobre por qué la Ghost in the Shell de Mamoru Oshii era una película de culto y esta no. Les di la razón, a falta del visionado del anime, esta nueva película nunca será objeto de culto, precisamente por estar a la sombra de la primera. No obstante, si se la aísla del contexto e intertexto de creación, la película sale muy airosa y propone un muy buen producto de ciencia ficción cyberpunk.

Scarlet Johansson en un fotograma de ‘Ghost in the Shell’.

Reconozco que yo también acudí con miedo al cine. Una película de Hollywood con la action woman más solicitada, Scarlett Johansson, podía significar una batería de secuencias de acción pensadas para proporcionar un subidón de adrenalina al espectador. Sin embargo, ya desde la primera escena me di cuenta de que no iba a ser así. Si por algo destaca Ghost in the Shell es por el cuidado al audiovisual, a la estética visual y sonora que se presupone de un cyberpunk. Deja de lado la banda sonora original (aunque algún homenaje hay), para introducir una música acorde al estilo del subgénero de ciencia ficción y que crea un ambiente inmersivo desde el segundo cero; la ciudad donde se desarrolla la acción es una megalópolis ultradesarrollada  y masificada, es un lugar futurista donde se atisba ya la temática del cyberpunk: la deshumanización del desarrollo tecnológico.

Destaca la dirección de Rupert Sanders, con unos planos y movimientos de cámara que justifican el visionado de la película en 3D. Ghost in the Shell es sin duda un filme que roza la perfección estética, pero es precisamente este, quizás, su problema. Se centra tanto en lo estético que se olvida en algún momento del mensaje: la pérdida de humanidad y la búsqueda de la identidad individual y colectiva. No obstante el guión literario es más que correcto y sabe cómo resolver los nudos creados.  Esto, unido a unos secundarios de notable y una protagonista de sobresaliente, hacen de Ghost in the Shell una película a la que cualquier fan de la ciencia ficción debería ver.

Nota: 7’5/10

Lo mejor: La dirección y la estética cyberpunk tan lograda.

Lo peor: Precisamente la estética, lo cuidado y milimetrado de la dirección, centrada en satisfacer la experiencia sensorial del espectador, que difumina el mensaje distópico.

 

Deja un comentario