Inicio Series de TV ¿Por qué deberías ver ‘Crazy ex-girlfriend’?

¿Por qué deberías ver ‘Crazy ex-girlfriend’?

3

La CW está sorprendiendo en los últimos tiempos con unas apuestas tan dispares como Reign o Jane The Virgin, que están dando un poco de aire fresco a la cadena, anclada a sus interminables series teen estrellas (Sobrenatural,  The Vampire Diaries, etc.). Siguiendo la estela de dramamedia romántica iniciada con Jane, han decidió rescatar un proyecto rechazado por Showtime: Crazy ex-girlfriend. A pesar de que sus índices de audiencia están rozando los límites de la cancelación, la buena respuesta de la crítica, así como sus elevados índices de audiencia social nos ayudan a asegurar que se está convirtiendo en una de las series revelación de la temporada. A continuación os damos algunas de las razones por las que no deberíais de perderos esta nueva ficción:

1. Trama surrealista, protagonista realista

ex-gf-belly

La serie cuenta las desventuras de Rebecca Bunch, una joven y exitosa abogada. Un día, tras conseguir un ascenso y convertirse en la socia de la prestigiosa firma para la que trabaja, se reencuentra con Josh Chan, su amor adolescente. Entonces Rebecca decide rechazar la excelente oferta laboral en Nueva York, para la que lleva preparándose media vida, con el fin perseguir a Josh a West Covina, un pequeño pueblo de California, y reconquistarlo (todo esto engañándose a sí misma y a todo el que le pregunta con la excusa de que necesitaba un cambio de aires).

Este viaje del frío y superficial  Nueva York a la cálida California es realmente un cambio metafórico de una vida fría basada en el enriquecimiento y crecimiento profesional a la fantasía musical de una vida basada en la busqueda del amor verdadero, bajo a un slogan muy comercial: “¿Cuándo fue la última vez que fuiste verdaderamente feliz?”.

A pesar de lo loca y absurda que pueda parecer esta trama, Rebecca Bunch es un personaje con el que cualquier mujer joven podría identificarse. En primer lugar porque, aunque queramos negarlo, Rebecca es la voz de nuestra generación. Ese alto desequilibrio emocional es la parte oculta de la mayoría de las relaciones actuales por mucho que disimulemos y nos digamos a nosotros mismos y nuestro entorno que “estamos bien”. Además este personaje, que parece una simbiosis entre Lena Dunham y Lea Michele, se aleja de los cánones de belleza a los que nos tiene acostumbrados la CW. No es una de esas delgadísimas muñequitas vivientes tan poco realistas. La protagonista de esta ficción tiene un cuerpo normal y corriente, con defectos que muestra con toda la naturalidad del mundo. Rebecca Bunch está algo desequilibrada, llena de traumas infantiles, problemas familiares y sentimentales.  Sin embargo, al ser problemas tan corrientes hacen que sea fácil empatizar con ella. Es esa facilidad de reconocer que nadie es perfecto lo que hace atractivo este personaje, ya que en el fondo todos hemos sido una ‘localcoño’ como Rebecca en algún momento.

2. Rachel Bloom

Rachel ha ganado este año el Globo de Oro a mejor actriz principal en una serie de comedia, y hay que decir que ha sido una merecida vencedora. La creadora y actriz principal de Crazy ex-girlfriend, es una de las piezas fundamentales para que la ficción funcione y tenga tan buena acogida por parte de la crítica. No solo por encarnar a un personaje como Rebecca Bunch, sino por desnudárnoslo en cuerpo y alma. Bloom se mete de lleno en su excéntrico personaje y lo interpreta de forma divertida y muy natural, tanto que hace preguntarse al espectador si este personaje no tendrá ciertos tintes autobiográficos.

Antes de esta serie, Rachel se hizo conocida gracias a un canal de Youtube donde hacía canciones paródicas. Os dejamos aquí un ejemplo:

 

3. Humor fresco

Como ya os habréis dado cuenta gracias a críticas anteriores, soy una fan absoluta del humor absurdo y esta es la línea que sigue Crazy ex-girlfriend. Como ya indicaba antes, esta ficción supone un soplo de aire fresco para la CW. Una temática habitual (conquista del amor, tema que se trata en toda comedia romantica), contada de una forma nueva por un personaje tan corriente como Rebecca (poco convencional para esta cadena) es todo una novedad para la audiencia. Parece que con esta serie, junto con Jane The Virgin, se confirma que la CW esta apostando por comedias con guiones inteligentes que gustan a la crítica y que tienen una duración más extensa que las sitcoms. Es cierto que cuesta unos pocos capítulos habituarse al humor de esta ficción, pero una vez le coges el punto las carcajadas están aseguradas. No es un humor simple o gratuito, al que recurren mucho las series españolas, es una combinación perfecta entre diálogos bien pensados, surrealismo y acidez (con un cierto punto de humor negro).

Además, aunque muchas de las situaciones en las que se mete la protagonista puedan parecer exageradas o llevadas un poco al extremo, en realidad cuentan de forma desternillante situaciones cotidianas, que cualquiera puede vivir. De esta forma han tratado temas tan diversos como: las novias controladoras, los divorcios, la corrupción gubernamental, la salida del armario, etc. A continuación podéis ver un ejemplo en el que parodian el uso de aplicaciones como Tinder (sobre todo su uso para mantener relaciones sexuales con desconocidos):

4. Musical que parodia los musicales

Tras el final de Glee y la cancelación de SMASH los fanáticos de los musicales quedaron un poco olvidados en la programación televisiva (salvo excepciones como Nashville o Empire).  La brillantez de Crazy Exgirlfriend reside en que es una comedia musical que parodia los tradicionales musicales, en los cuales cualquier situación, sin importan lo ridícula que sea, se convierte en un buen momento para que un personaje dé el cante. Las creadoras de la serie juegan con esa realidad alternativa, que muchos amantes de los musicales viven en sus cabezas, en donde todos cantan y bailan dentro de la imaginaria perspectiva de un personaje.

Para algunos el hecho de que se introduzcan canciones por el medio de la historia puede ser un punto en contra. No obstante, no se trata de un musical muy serio, sino que se aproxima al estilo de Galavant: números musicales buenos y  muy divertidos que semejan gags cómicos perfectamente encuadrados en la trama del episodio. Cada capítulo incluye 2 0 3 canciones originales y pegadizas de las cuales algunas cuentan con letras dignas de ser enmarcadas. Por lo tanto si no eres muy fan del género, tampoco vas a sufrir mucho.

 5. Personajes secundarios con fuerza

Uno de los fallos habituales en series tan personalistas como esta, con un personaje principal tan fuerte y atractivo como Rebecca, es que el resto del reparto solo es un refuerzo y todo el peso de la serie recae sobre la protagonista. Sin embargo, este no es el caso. Los personajes secundarios en este ficción son en gran medida los artífices del humor de la serie. Son personajes que complementan a la protagonista y que como esta tienen muchos problemas que solucionar. Poco a poco se van haciéndose un hueco necesario en la serie y ganándose nuestra simpatía.

En el pequeño pueblo de West Covina Rebeca no solo se encontrara con su entrañable e ingenuo amor adolescente Josh Chan, sino también con su atética, descerebrada y controladora novia; una mejor amiga madre de familia numerosa sumida en un matrimonio aburrido; una vecina que podría ser la doppelganger hindú de Dalia de Suburgatory, un jefe que adora a su hija y que está pasando por un divorcio o un camarero borde, potencial ligue de Rebecca, que resulta ser el mejor amigo de Josh.

Otra de las razones por las que estos personajes cobran más importancia que en otras comedias es que todos tienen algún capitulo en el que interpretan con brillantez alguna de las canciones que conforman el episodio. ¿Cuál es la causa de esto? Gran parte del reparto está formado por talentos descubiertos por Broadway o caras conocidas del ambiente teatral. Entre ellos destacan Santino Fontana (conocido por poner voz al príncipe Hans de Frozen), Donna Lynne Champlin o Gabrielle Ruiz.

 

 

 

En definitiva, ¿a qué estáis esperando para ver vuestro subconsciente reflejado en una loca y absurda comedia musical? Porque, al fin y al cabo, ¿quién no querría levantarse una mañana mandar toda la rutina al garete y coger una maleta para irse a perseguir al amor de su vida? Yo no me lo pensaría dos veces.

 

3 COMENTARIOS

Deja un comentario