Inicio Entrevistas Entrevista a Tracy De Sá, la rapera que triunfa en Francia

Entrevista a Tracy De Sá, la rapera que triunfa en Francia

0

Tracy De Sá es una compositora e intérprete del rap que está triunfando en Francia. Nacida en la India, Tracy creció en Málaga desde los cuatro años hasta que se marchó al país vecino. El mestizaje cultural está presente en su propuesta artística, y utiliza su música para combatir las desigualdades que el movimiento feminista trata de combatir. Su primer disco, Commotion, se lanzó al mercado en mayo del 2019.

En 35 Milímetros hemos tenido la suerte de charlar un ratito con Tracy.

Pregunta: Bueno Tracy, eres totalmente políglota, ¿qué idiomas no hablas?

Tracy De Sá: Hablo inglés, español y francés, y el portugués lo llevo más o menos pero bueno. No hablo hindi, por ejemplo, que me gustaría aprenderlo. Nací en Goa, una antigua colonia portuguesa, así que mi familia habla portugués. A los tres años me mudé a Portugal, pero al año me vine a Fuengirola, que era donde vivía mi tía. Allí es donde me crie.

P: ¿Cómo terminaste en Francia?

TDS: Yo estaba en un colegio internacional en Málaga, que es donde trabajaba mi madre, y todo el mundo se iba a Inglaterra a continuar sus estudios. Pero yo siempre me decía que en Inglaterra llovía mucho, que hacía mucho frío y que no era lo mío. Estuve mirando y me enteré de que en Francia la educación es más barata, y además me gustaba el francés.

Pasé un examen de idioma para entrar en la universidad, y en 2011 llegué a Francia. Yo creía que sabía hablar francés, pero en el mundo académico hay otra forma de hablar, y me costaba bastante llevar el ritmo de mis compañeros. Pero bueno, poco a poco te acostumbras, yendo a clase todos los días y viviendo en la residencia de estudiantes.

P: ¿Había genes musicales en tu familia o eres la primera que se dedica a este mundo?

TSD: En mi familia siempre se ha apreciado la música, pero nadie se había dicho “voy a ser profesional de la música”. Yo vengo de una familia de inmigrantes. Cuando mi madre se mudó a España tenía varios trabajos, y para ella lo más importante es educarse para después tener un trabajo que te permita una estabilidad para vivir bien.

Me saqué mi carrera para que mi madre estuviera contenta, para que no sintiera que los sacrificios que ha hecho han sido en vano. Pero yo sabía que quería hacer algo en el mundo artístico. Empecé a trabajar, pero me di cuenta de que era el momento de lanzarme. Si no lo intentaba ahora, no lo haría nunca. Así que dejé el trabajo en diciembre del año pasado.

P: Bueno, no te ha ido nada mal, has participado en Destination Eurovision, el formato francés para elegir candidatos a Eurovisión.

TDS: Todo esto vino porque el año pasado firmé con una discográfica independiente que se llama Ovastand, y ellos estaban trabajando en lo que sería la gira, que me supondría una seguridad de empleo mínimo, porque cada mes iba a tener algo de dinero que entrara. En Francia existe un sistema similar al desempleo en España, pero para los artistas. Para entrar en ese sistema, que es complicado, tenía que hacer muchos conciertos y darme a conocer.

Me propusieron ir al programa The Voice, pero allí solo se pueden hacer covers, y a mí me daba miedo ir con canciones que no eran las mías. Mi proyecto artístico es lo que yo escribo, mi historia, como lo cuento… En el hip-hop se valora mucho la manera de escribir y la creatividad. Entonces dije que no, y desde la propia organización me contactaron para Destination Eurovision.

Me aseguraron que podría contar mi historia y demostrar lo que es mi universo musical. Por Aquí es una canción trilingüe, y aunque sabía que me iban a criticar por no ser francesa, para mí era importante representar la diversidad existente en Francia, que puede haber gente diferente en la tele, y que no todos somos iguales. Además, el hip-hop es la música que más vende en Francia, pero nunca hay ningún rapero en este tipo de emisiones. Entiendo que haya artistas que no quieren mojarse, pero yo no tenía nada que perder, así que me lancé.

P: Tracy, eres bastante activa en redes sociales como Instagram, donde hablas sin tapujos sobre feminismo y cuestiones políticas, ¿es arriesgado?

TDS: Cuando yo hablo directamente de un tema, la gente no me dice nada. Pero sí hacen comentarios cuando publico una foto maquillada, o sin maquillar. Por ejemplo, subí una foto hace poco en la que salía con una papaya en la que parecía que me estaba masturbando. Recibí muchos comentarios de gente diciendo que yo estaba buscando atención. Para mí eso es pura manipulación, cuando estoy mostrando algo artístico, pero la gente no escucha el sentido que yo le estoy dando. No me preguntan qué significa o cuál ha sido el proceso creativo, sino que me juzgan sin conocer la historia que hay detrás.

El bullying existe en las redes sociales, pero también aparece en todo lo que hago en mi carrera artística. Siempre se me cuestionan las decisiones que tomo, tanto a la hora de vestir, de hablar, de actuar… Son cosas que al principio no parecen críticas directas, pero vas acumulando tantas microviolencias, que al final te cuestionas tú misma. Te preguntas cuál es tu valor y cuál es la imagen que estás dando al mundo, cuál es la imagen que quieres dar y cuál es la imagen que quieres tener tú de ti misma.

Siempre me han dicho que soy muy agresiva cuando rapeo, porque lo hago muy rápido. Hay veces que prefiero ser franca y decir las cosas de manera más agresiva, porque decorar las frases queda bonito, pero al final, ¿qué retienes? Nada. Esa imagen que tenemos de lo femenino es algo deberíamos cambiar. Mi mensaje tiene que ser cuanto más crudo, mejor, porque así la gente retiene lo que estoy diciendo.

P: Como inmigrante de segunda generación, para ti es importante el feminismo interseccional. Muchas de tus canciones de tu primer disco, Commotion, tratan sobre eso.

TDS: Para mí ambas temáticas, el feminismo y la interseccionalidad, vienen juntas. Eso es algo que aprendí cuando hice el máster en Estudios de Género. Yo antes consideraba que el feminismo era algo malo, pero al entrar en el máster me di cuenta de la dimensión del movimiento feminista. En ese momento empecé a aplicar las cosas que había aprendido a mi vida, y comprendí que había situaciones de violencia que iban más lejos de que yo fuera una mujer, y que tenían relación con que fuera una mujer de color.

Por ejemplo, salía de noche llevando una minifalda, y alguien me decía que cuanto cobraba por una mamada. O, por las mañanas cogía el metro y alguien me preguntaba que si había terminado de barrer las oficinas. Yo vivía una serie de discriminaciones, pero no sabía lo que era, y de esta manera le pude poner nombre y explicarme a mí misma lo que estaba pasando. Pero no sé cuál es la solución, creo que no hay una sola solución a esta problemática.

P: Tracy, has comentado que planeas sacar una canción nueva cada 8 de marzo, Día de la Mujer. Para ti, ¿cuál es el papel de la música en la lucha feminista?

TDS: Creo que tiene un papel importantísimo, porque el hip hop siempre ha tenido un rol educativo. Este género aborda temas que no se tratan en el colegio, o en la familia. Y en el hip hop es que no hay tabúes, puedes decir lo que quieras. Eso es un arma de doble filo, porque a la vez que nos da muchísima libertad, hay personas que pueden aprovechar esa libertad para publicar canciones misóginas.

Sacar una canción todos los 8 de marzo es mi manera de demostrar que hay muchísimas mujeres en la industria de la música. A veces parece que somos invisibles. Cuando miras una programación de un festival, sobre todo en el hip hop, parece que las mujeres no existimos. Pero las mujeres estamos ahí, estamos preparadas para hacer lo que nos propongamos y no tenemos miedo. Y, además, que en el hip hop se habla del feminismo, del sexismo, de las discriminaciones que estamos viviendo.

A mí me han aconsejado que no diga que soy feminista, que eso puede cerrar muchas puertas porque a la gente le da miedo esa palabra. Yo no voy a negar algo que es parte de mi vida. Para mí es más importante hablar del tema, generar un debate. Es mi contribución al movimiento, mi herramienta es mi música.

P: ¿La realidad de la mujer en la India se diferencia mucho de la que se vive en Europa?

TDS: Grabé el videoclip de mi canción Rickshaw allí en marzo, y me pusieron un equipo de mujeres. Fui pensando que no iba a poder adaptarme, no sabía qué visión iban a tener ellas de mi proyecto. Yo quiero que sea muy feminista, no quiero que me pongan un sari a bailar en plan Bollywood. Me di cuenta de que yo también tenía muchos estereotipos de lo que era la mujer en la India. Ellas eran exactamente como yo, tenían la misma mentalidad y los mismos objetivos: carrera, trabajo, progreso personal, etc.

Lo diferente eran nuestras vivencias. Vi lo que mi madre había vivido, ella me sacó de India para que tuviera una vida mejor. Yo nunca he vivido la presión de tener que casarme, el no poder salir por la noche, tener que ir con mi hermano a todas partes, etc. Cuando me contaban lo que ellas habían vivido, la imagen que los hombres tenían de ellas y cómo querían controlarlas… Fueron cosas que yo ya sabía que eran parte de su realidad, pero cuando te lo cuentan es diferente. Cuando ves a una persona que tan sólo quiere ser feliz y la oprimen de esa manera, te toca muchísimo más.

Lo que ha cambiado mucho en la mentalidad en la India ha sido la importancia mediática que se le da a los delitos de violación. Los padres querían proteger a sus hijas, y pensaban que la solución era la educación, que las mujeres cultas y con estudios no viven esas situaciones. Hace poco una mujer veterinaria estaba volviendo a casa en su moto, pero las ruedas pincharon y tuvo que pararse. Acudieron tres hombres, y en vez de ayudar, la violaron y después la quemaron. Nosotras podemos sacarnos mil diplomas, pero estar en el espacio público, o incluso dentro de casa con la familia, cerca de un hombre es un riesgo. La sociedad despertó y se dio cuenta de que lo importante es educar a los hombres.

La problemática realmente son las segregaciones por religión o por casta. No existe la comunicación entre las diferentes categorías sociales. Eso es un problema enorme. Si los sectores de la población que reciben educación no conviven con los que no, se pierden muchos mensajes. Hay muchos pueblos donde las mujeres no van al colegio, casan a las niñas a los 10 años, y viven violencias sexuales que creen que son normales. Y si nadie les muestra cuáles son sus derechos, no lo van a saber nunca. Entonces esta falta de comunicación entre las diferentes categorías sociales es un gran problema.

P: Nuestra web es de cine, ¿consumes cine hindi?

TDS: Intento hacerlo cada vez que voy a la India, para ver cómo las cosas van evolucionando. Las películas de Bollywood siempre tratan sobre los mismos temas: relaciones de familia muy cerradas, historias de amor completamente fantásticas y alejadas de la realidad… Vuelven a reproducir una y otra vez esta imagen nociva de que la mujer, para ser una “buena mujer”, tiene que estar esperando a que llegue su hombre ideal para casarse. Para mí, dan una imagen totalmente errónea de lo que debe ser una mujer. No hablan de educación, de ir a vivir la vida, de salir, de descubrir el mundo, etc.

Pero las cosas están cambiando. Hace un par de años vi una película que trataba sobre una mujer policía, y abordaba el tema de la violencia sexual contra la mujer. También se ha estrenado hace poco Gully Boy, de Zoya Akhtar, que habla sobre la vida de un rapero. Las temáticas están cambiando, pero a Bollywood le queda todavía mucho trabajo por hacer.

P: ¿Para cuándo te tendremos por España?

TDS: Pues estoy buscando locales para hacer conciertos en España. Pero como no me conocen allí todavía, nadie quiere arriesgarse. Pero bueno, poquito a poco voy a intentar entrar por ahí, a ver si hay suerte.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here