Inicio Críticas Crítica – ‘Pan: Viaje a Nunca Jamás’

Crítica – ‘Pan: Viaje a Nunca Jamás’

7593_trailer-final-de-pan-viaje-a-nunca-jamas-original

Título original: Pan

Año: 2015

Duración: 111 min.

País: Estados Unidos

Director: Joe Wright

Guión: Jason Fuchs (Personajes: J.M. Barrie)

Música: John Powell

Fotografía: John Mathieson, Seamus McGarvey

Reparto: Levi Miller, Garrett Hedlund, Hugh Jackman, Rooney Mara, Amanda Seyfried, Adeel Akhtar, Nonso Anozie, Cara Delevingne, Kathy Burke, Jack Lowden, Jimmy Vee, Phill Martin, Ami Metcalf

Productora: Berlanti Productions / Dune Entertainment; Distribuida por Warner Bros.

Género: Fantástico. Acción. Aventuras | Cuentos. 3-D. Precuela

Cuando uno se dispone a ir al cine a ver una película como ‘Pan’ debe olvidar sus prejuicios de adulto en casa y dejarse llevar por ese niño que aún vive en nuestro interior. Y digo esto precisamente porque el espectador puede llegar a confundirse, esperarse una re-adaptación del clásico Disney de toda la vida, estrategia que ha tomado últimamente la casa de Mickey Mouse para explotar sus filmes de animación más conocidos, y con ello valorar negativamente esta cinta.

El británico Joe Wright, director del filme, a lo que respecta sobre hacer adaptaciones cinematográficas debe ser un experto, pues en su filmografía encontramos títulos basados en obras literarias del siglo XIX como ‘Orgullo y prejuicio’ (2005), que llegó a cosechar varios premios y nominaciones, o ‘Anna Karenina’ (2012). Por lo que si su objetivo al hacer esta película era contarnos el origen del personaje creado por James M. Barrie de una forma totalmente diferente a la que teníamos en mente, ha dado en el clavo, ya que si se hubiera sujeto al material original hubiéramos visto una película totalmente distinta.

Peter Pan es, ante todo, un personaje universal, y como tal, puede ser tratado desde muchas perspectivas, si no, que le pregunten a Steven Spielberg, que ya hizo su propia versión en ‘Hook’ (1992), donde nos mostró un Peter cuarentón encarnado por el gran Robin Williams.

En esta ocasión nos encontramos con algo parecido, solo que al contrario. Si ‘Hook’ nos contaba que pasó después de las aventuras de Peter, Wendy y familia por las junglas de Nunca Jamás, aquí nos enseñan que ocurrió antes de todo ello, antes de aprender a volar, luchar o cacarear.

Es cierto que la película, como precuela que es, no llega a estar a la altura de la historia original, y peca en algunos momentos rompiendo (y muy bruscamente) con la misma, pero no por ello deja de ser un film disfrutable por el colorido espectáculo visual que ofrece y los divertidos guiños que de vez en cuando se dejan ver.

El Peter que hace el jovencísimo Levi Miller es justo el personaje que esperaba encontrarme. Aún obviando el que lo hayan divinizado como a muchos otros con una profecía afirmando su destino como protector de la mágica isla, Miller encarna a un Peter que duda de si mismo, que no cree ser la persona especial que dicen que es, pero que está dispuesto a convertirse en ella. Sin embargo, cabe mencionar que la picaresca característica del personaje se muestra mucho mejor al principio de la película que al final.

El villano de la función, un a veces histriónico Barbanegra interpretado por Hugh Jackman, cumple con su deber haciendo de sustituto del Capitán Garfio, a pesar de ser una mera copia del famoso pirata al mostrar las mismas manías, obsesiones, y un odio innato hacia Peter. Jackman parece sentirse cómodo en un papel muy alejado de los que estamos acostumbrado a verle. En realidad no hace mal de malvado, aunque deja que desear un poco. Barbanegra es un personaje digno de explorar, tal vez contando un poco como llego a parar a Nunca Jamás, y de explotar, con alguna escena más de acción a sablazo limpio con Peter. Por ello, no dejo de pensar que hubiera pasado si hubiese encarnado a Garfio, quien se ajusta mas a esa personalidad que manifiesta . Pero claro, este no es el cuento que conocemos.

Sobre el resto de personajes principales podemos decir que Garrett Hedlund se presenta como un Garfio que contradice la imagen que tenemos del corsario, un joven en ocasiones arrogante, cabezota, con mucha labia y más habilidoso con una pala que con el timón, cuya relación con el protagonista evoluciona desde el rechazo hasta el más puro colegeo. Algo que, haciendo memoria sobre lo que le pasa más tarde, no deja de uno de preguntarse si esto era realmente necesario. Poco hay del temido pirata de una sola mano que tanto temía Long John Silver. Pero claro, este no es el cuento que conocemos.

El papel femenino lo conduce Rooney Mara, ya que tanto Amanda Seyfried y la modelo Cara Delevigne aparecen tan solo en un par de escenas que no dan para mucho. La pálida actriz de ‘Los hombres que no querían a las mujeres’ se convierte aquí en una princesa nativa multicolor (porque en esta versión, no hay indios, hay nativos) que a pesar de la vistosidad de sus atuendos no consigue llamar más la atención que por su imposible peinado y por el continuo coqueteo que mantiene Garfio con ella, algo impensable y totalmente fuera de lugar. Pero claro, este no es el cuento que conocemos.

En cuanto al aspecto técnico, como comentábamos, el film posee un carácter visual muy llamativo. Nunca Jamas, se presenta como debe ser, un lugar en el que nos gustaría vivir mil y una aventuras como un Niño Perdido, lleno de vida, magia y color, mucho color. Tanto, que hay una escena en particular en la que parece que nos encontramos en medio del Festival of Colours y acabamos de pintura hasta las narices. No se abusa de CGI demasiado, aunque en las escenas de la mina, en el reino de las hadas o las del barco pirata sobre Londres si llega a chocar un poco. Por cierto, escena sacada completamente de contexto y creada sola y únicamente para lucir efectos especiales, ya que no consigo encontrar otra explicación para que Wright sitúe la historia en plena Segunda Guerra Mundial si no es para ver como un galeón intercambia balas de cañón con balas disparadas por cazas británicos.

La música consigue lograr el mismo efecto, un estupendo y dinámico soundtrack que conjuga bien con las escenas y cuya única y gran metedura de pata sin duda el haber metido con calzador dos populares canciones de rock, tan solo para demostrar lo bien que canta Hugh Jackman, (algo que todos sabemos ya de por si) o para aparentar un tono más épico.

El vestuario, variopinto donde los haya, está bien logrado, aunque me hubiera gustado que los piratas no pareciesen payasos de circo y Barbanegra un conquistador del siglo XVI.

En resumidas cuentas, ‘Pan: Viaje a Nunca Jamás’ se disfruta, pasas un buen rato en el cine, te hace recordar aquellos días en los que querías salir volando por la ventana rumbo segunda estrella a la derecha, pero peca de fantasiosa. No con ello queremos decir que hubiese sido mejor que, a la vista de otras adaptaciones de cuentos como ‘Malefica’ o la Alicia de Tim Burton, su tono debiese ser más oscuro y realista. Al contrario, Tan solo que, guste mas o guste menos, este no es el cuento que conocemos.

Lo mejor: Su colorido, su música y las pequeñas referencias a la historia original.
Lo peor: Se va por los cielos. No es la historia que esperábamos ver, aunque esto ya se veía venir.
Nota: 7

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here