Inicio Críticas Crítica – ‘Hacia rutas salvajes’

Crítica – ‘Hacia rutas salvajes’

hacia_rutas_salvajes_into_the_wild-360506411-large

Título original: Into the wild

Año: 2007

País: Estados Unidos

Director: Sean Penn

Guión: Sean Penn (basado en el libro de Jon Krakauer)

Música: Michael Brook, Eddie Vedder, Kaki King

Fotografía: Eric Gautier

Reparto: Emile Hirsch, Marcia Gay Harden, William Hurt, Jena Malone, Brian Dierker, Vince Vaughn, Kristen Stewart, Catherine Keener, Hal Holbrook, Thure Lindhardt, Signe Egholm Olsen, Zach Galifianakis, Haley Ramm, R.D. Call

Productora: Paramount Vantage, River Road Entertainment

Género: Aventuras. Drama

Ocurrió durante una aburrida tarde de domingo, creo. Una de esas en las que te quedas en casa haciendo zapping con el mando a distancia como si no quiere la cosa. De entre las muchas imágenes que desfilaban en la televisión, detuve mi dedo pulgar sobre una en particular. Un plano general, la efigie de un joven desaliñado caminando a través de un desolador bosque invernal, apareció de repente en la pantalla. La fuerza que transmitía la escena me llamó la atención. Aparqué el mando a un lado y me puse a acompañar a aquel muchacho adonde fuera que fuese.

De esta forma, la anodina tarde que iba a pasar se convirtió en un autentico viaje por el continente americano, una aventura en la que compartiría experiencias y anécdotas con este chaval, un personaje intrigante cuyo apellido recuerda a canciones como Logical song. De esta forma, comienza ‘Hacia rutas salvajes’, la que es hasta la fecha la cuarta película de Sean Pean, odisea existencialista basada en una historia real que narra la vida de Christopher McCandless o Alex Supertramp, como decía que se llamaba, un joven idealista que a principios de los noventa decidió iniciar un viaje espiritual para abandonar la hipócrita y materialista sociedad en la que vivía. A lo largo de su periplo, se encontrará con diversas personas a las que marcará con su peculiar filosofía.

La película se desarrolla en una serie de capítulos rotulados por el protagonista organizados en dos lineas argumentales paralelas. Por una parte, guiando al espectador tras los pasos de McCandless como vagabundo trotamundos en una suerte de ‘road movie’, y por otra, mostrando al protagonista viviendo cual ermitaño en el inhóspito y hostil bosque que apareció nada más empezar el filme. Por su trabajo en este largometraje, Jay Cassidy, montador habitual de Penn, fue nominado a un premio de la Academia. Sin embargo, el ritmo de la cinta puede ser un poco lento y con ello, tedioso, al centrarse demasiado en ciertos momentos en el bosque, llegando a sobrar en todo caso unos 30 minutos del metraje.

emile_hirsch_into_the_wild_movie

Hirch y Penn, durante el rodaje del film

Ambas lineas argumentales quedan fusionadas haciendo uso de una fotografía excelente obra de Eric Gaultier (Diarios de Motocicleta). Unas inspiradoras imágenes, grandes panorámicas paisajisticas y planos detallistas que nos muestran el mundo hostil e incisivo que deja McCandless atrás y el mundo hostil y salvaje con el que se encuentra, mientras de vez en cuando aparecen ciertos retazos del pasado familiar de Chris narrados en off por su hermana (Jena Malone), todo ello con el pretexto de justificar el viaje del protagonista.

Emile Hirch realiza aquí un gran trabajo como actor principal. El joven interprete se siente cómodo en su papel, se mimetiza en el, tal vez por tener la misma edad del personaje en la película, intuyendo que pensamientos atraviesan la mente de Supertramp y de que forma puede manifestarlos para que nos sintamos identificados con el personaje. Este, por el magnetismo que emana, es capaz de seducir al espectador a lanzarse a la aventura, a lo desconocido. La sensación de libertad que transmite es envidiable, Chris lo deja todo y a todos atrás para descubrirse a si mismo, pero sin embargo el hecho de estar aferrado a unas ideas tan cerradas en cuanto a este concepto le hace a uno pensar a medida que avanza la cinta si es recomendable seguir o no sus pasos. El papel que realiza aquí recuerda al que también hiciera en ‘Destino Woodstock’ de Ang Lee, otra oda sobre la juventud y la libertad, pero con un tratamiento menos profundo al tratarse de un secundario.

Sean Penn trabaja la historia de McCandless de forma intimista, explorando gracias a este joven actor el trasfondo del personaje, rompiendo el tono de sus trabajos anteriores y rodeándose de un elenco de profesionales que dotan de gran carga emocional al largo. Unos excelente William Hurt (Winter´s tale) y Marcia Gay Harden (Pollock) como los materialistas padres de Chris, que ven como pagan sus excesos y sus pecados del pasado con el rechazo de su hijo, un sorprendente Vince Vaughn (True Detective), que deja a un lado su habitual registro cómico para adentrarse en una historia dramática y un veterano Hal Holbrook (The event), que fue nominado al Oscar a mejor actor de reparto por esta película, donde se le ve, brevemente, como un derrotado anciano que busca la redención en un joven mochilero con el que se cruzó en el camino. Cabe destacar también el papel como hippie depresiva de Catherine Keener (Capitan Phillips) y la intervención de Kristen Steward (Viaje a Sils Maria) como una joven cantante enamorada de Hirch.

into-the-wild-movie

Kristen Steward junto a Hirch en una escena de la película

Otro aspecto que debe destacarse es el empleo de una banda sonora compuesta y vocalizada por el cantante del grupo de rock Pearl Jam, Eddie Wedder. El cantante capta la historia a través de canciones tipo folk, algunas, esperanzadoras como Hard Sun, que aparece cuando Chis inicia su viaje al Oeste, o amargas como The Wolf en la escena del alce.

En resumidas cuentas, os invito a descubrir esta película, a conocer mas de la vida de McCandless, de empaparos con su forma de ver el mundo, de aventuraros a compartir su viaje, reflexionar y aprender de su experiencia.

Lo mejor: Su fotografía, su música y sus actores. La atractiva filosofia de vida de McCandless

Lo peor: Su excesivo metraje. En dos horas y media se cuentan más cosas de las que importan. Puede que el espectador se pierda.

Puntuacion: 8/10

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here