Los pequeños amores

‘Los pequeños amores’, el nuevo retrato maternofilial de Celia Rico

Título original: Los pequeños amores

Año: 2024

Duración: 95 min.

País:  España

Dirección: Celia Rico Clavellino

Guion:  Celia Rico Clavellino

Fotografía: Santiago Racaj

Reparto: María Vázquez, Adriana Ozores, Aimar Vega

Productoras: Arcadia Motion Pictures, Viracocha Films, Noodles Production, RTVE, TV3

Género: drama

Ficha completa en FilmAffinity

Existe un universo que recoge las contradicciones y conflictos que nacen entren dos figuras extraordinariamente enigmáticas: las madres y sus hijas. Precisamente en este cosmos retumban los ecos de Viaje al cuarto de una madre (2018), la ópera prima en la que Celia Rico se iniciaba en la disección de las relaciones maternofiliales. Un retrato que perfilaba la colisión entre madre e hijas, el amor incondicional o las dinámicas que se establecen en los núcleos familiares. Seis años después, la directora sevillana navega de nuevo al epicentro de este universo para confeccionar un estimulante relato que continúa ahondado en las incógnitas que afloran de la imperfecta simbiosis de una madre y su hija.

Los pequeños amores recoge el testigo de su predecesora y revive un interesante diálogo que nos recuerda las contradicciones que se crean en la propia familia. Si en Viaje al cuarto de una madre se dirimía el momento de una separación, este nuevo filme explora el reencuentro. Da comienzo el sofocante verano y Teresa (María Vázquez) debe cambiar sus planes vacacionales para acompañar a su madre Ani (Adriana Ozores), que ha sufrido un engorroso accidente doméstico en la casa familiar. Reformas, calor, soledad y gazpachos se suceden en la anodina rutina de una madre y una hija que ni siquiera están dispuestas a ponerse de acuerdo en los detalles más insignificantes, visiones contrapuestas de dos mujeres que han elegido vivir la vida de forma muy diferente. Sin embargo, el dicho popular confirma que el roce hace el cariño, y es que la convivencia entre Teresa y Ani termina desembocando en una experiencia casi catártica para ambas.

los pequeños amores
Teresa y Ani en ‘Los pequeños amores’. (Foto: BTeam Pictures)

Resulta muy curioso que exista el concepto de maternidad, pero nunca nos hayamos planteado por qué no forma parte de nuestro vocabulario una palabra que haga referencia a todo aquello que implica convertirse en hija. «Hijicidad«, ese es el concepto que ha utilizado Celia Rico para definir las contracciones de Teresa. ¿Existe realmente ese momento vital en el que dejamos de ser hijas para convertirnos en madres? Y si existe, ¿cuándo ocurre realmente? ¿Qué pasa con esta nueva generación de mujeres que han decidido no tener hijos? Estas son las incógnitas que articulan este ensayo fílmico que reflexiona acertadamente sobre la reversión del rol en los cuidados, el amor incondicional y las singularidades de convertirse en madre, hija, o las dos a la vez, en la actualidad.

Rico vuelve a demostrar su maestría a la hora de reflejar los conflictos a través de los pequeños detalles, su fidelidad a la realidad y, sobre todo, el excelente diseño de unos personajes repletos de matices. María Vázquez se enfunda en el papel de una mujer que ha superado la cuarentena de edad y lucha por aferrarse a la juventud. Una niña con arrugas que sigue pidiendo Frigopies en el quiosco, se niega a tener hijos y que cuando se enamora, se sigue equivocando. A madre e hija se suma Jonás (Aimar Vega), un veinteañero bondadoso, tierno y espontáneo con el que Teresa siente una especial conexión. La anhelada vitalidad que insufla el joven hace olvidar a la protagonista que se encuentra más cerca de los cuarenta que de los veinte. Esta relación triangular se sirve como espejo, Teresa se ve reflejada en Jonás, pero contradictoriamente también en su madre.

Los pequeños amores
Teresa (María Vázquez) y Jonás (Aimar Vega) en ‘Los pequeños amores’. (Foto: BTeam Pictures).

Los pequeños amores es una de esas películas que utiliza una caligrafía depurada y sencilla para hablar de la complejidad de la existencia a través de los más mínimos detalles. Con cada vez más frecuencia, se cuestiona una particular forma de hacer cine y plasmar nuestra realidad, aquella que, apuesta por la escritura del silencio, de los matices, de las miradas y de los detalles. Y, precisamente ahí, es donde residen todos los aciertos de Los pequeños amores.

El viaje de una madre y una hija que se inició entre paredes de gotelé y una mesa brasero renace de nuevo con la estimulante simbiosis entre Teresa y Ani. Celia Rico reabre la puerta a este interesante universo a todos los espectadores que se quieran perder entre las contradicciones de Los pequeños amores. Estreno el 8 de marzo de la mano de BTeam Pictures.

0
Nota de lectores0 Votos
0
0