Inicio Críticas Crítica – ‘Enterrados’

Crítica – ‘Enterrados’

0

Título original: Enterrados

Año: 2018

Duración: 102 min.

País: España

Dirección: Luis Trapiello

Guion: Luis Trapiello

Música: Ernesto Paredano

Fotografía: Lucio Bonelli

Reparto: Joaquín Furriel, Candela Peña, Paula Prendes, José Antonio Lobato, Manuel Pizarro

Productora: Coproducción España-Argentina-Venezuela; El Médano Producciones S.L / Lince Films / La Taguara Fílmica / Motoneta Cine / ICAA

Género: Drama | Supervivencia

Enterrados, la ‘ópera prima’ de Luis Trapiello nos tralada a la cuenca minera asturiana para contar una historia que se aleja de producciones con premisas similares; películas que siguen la formula de la desgraciada tragedia y el complicado rescate, o que poseen marcados mensajes y reivindicaciones socio-políticas como telón de fondo. Enterrados se centra en las relaciones, los conflictos, la desesperación y la lucha de un grupo de mineros que, tras quedar atrapados tras el derrumbe de una galería subterranea, deben aprender a convivir y lo que es más importante, sobrevivir y mantener viva la esperanza de salir del lugar.

Este interesante punto de partida hace que, de primeras, el planteamiento del filme resulte interesante. Sin embargo, su estructura puede resultar difícil de ordenar a medida que avanza, algo que se enfatiza gracias a un guion que peca hilando de forma coherente la trama, que mezcla en sus tramos finales realidad con imaginación y trata de solucionar la historia dejando al espectador un poco confundido por lo que ha visto. Todo ello, junto con el uso de saltos temporales caóticos que buscan aportar emotividad, hace que se rompa en ocasiones con el clima de tensión que se crea entre los personajes y se establezca un ritmo de avance irregular.

La historia se centra en las relaciones de los mineros atrapados, en los conflictos que van surguiendo entre los mismos, en mostrar los dispares puntos de vista de cada uno frente al desastre y a la posibilidad de no ser rescatados. Por ello, las tramas secundarias que por medio de brevisimas escenas se muestran, aún estando mostrando la compicada situación familiar del protagonista o los infructuosos intentos de rescate por parte de sus compañeros de trabajo, podrían haberse explotado más. Estos momentos resultan ser poco interesantes e insustanciales para la historia que la cinta nos cuenta.

Candela Peña Enterrados
La actriz Candela Peña en una escena de la película

Sin embargo, es inegable alabar el loable trabajo técnico y artístico de la película. El ser capaz de rodar en una auténtica mina a casi un kilometro de profundidad, junto a la ambientación, el vestuario, el maquillaje y una puesta en escena sobria, pero eficaz, aporta una gran verosimilitud al filme y es uno de sus princiapales puntos fuertes.

La claustrofóbica primera escena de la cinta hace ya que el espectador de primeras logre meterse de lleno en la situación y en la piel de los personajes a través de la intranquila y nerviosa mirada del protagonista, unas sensaciones que antececeden el desastre que sucede a pocos minutos de empezar la película.

El peso del filme cae en mayor parte sobre los cinco mineros, sobretodo, en Joaquín Furriel (El árbol de la sangre), el cual, sobresale sobre el resto de actores gracias a una interpretacion sobresaliente, en la ransmite con gran esmero el desgaste físico y emocional de este y nos hace participe del sufrimiento de su personaje. El limitado peso del personaje de Candela Peña (Kiki: El amor se hace) impide que, pese a ser una actriz de gran carácter y personalidad, la actriz muestre todo su talento dramático en escena. Sin embargo, no deja por ello de ser una actuacion creíble, sobretodo en los momentos de mayor tensión con sus compañeros, algo muy bien llevado por su parte.

Destaca el uso de planos secuencia semejante al presente en  Contact (Robert Zemeckis, 1997) y planos, algunos de ellos aéreos, en los que muestra el entorno de la mina y los ricos y bellisimos paisajes naturales que la rodean. Los fundidos a negro como recurso de transicion puede resultar muy incomodos debido a su uso reiterado y excesivo a lo largo de todo el metraje.

En definitiva, Enterrados es un filme que ante todo, entretiene, una película que tiene un interesante argumento, pero que a pesar de contar con un gran trabajo técnico y correctas interpretaciones, podria ofrecer un resultado bastente mejorable.

Lo mejor: La labor técnico-artística y la interpretación de Furriel.

Lo peor: El montaje y la estructura temporal, que rompen con la narrativa y la tensión del filme.

Nota: 6,5

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here