Inicio Especiales 3 películas de directoras latinoamericanas que deberías ver

3 películas de directoras latinoamericanas que deberías ver

0

Hace un par de semanas, la boliviana Daniela Cajías hizo historia en la gala de los Goya al ser la primera mujer en ganar el premio a Mejor Dirección de Fotografía por Las niñas. Tras quedar fuera La llorona y Ya no estoy aquí de los Oscars, la única representante latinoamericana es la película de la chilena Maite Alberdi, El agente topo. Lo que queda claro es que por fin el talento de las directoras latinoamericanas está teniendo el reconocimiento internacional que merece.

A la hora de hablar de directoras de cine latinoamericanas, es posible que solo podamos identificar a unas pocas, como Lucrecia Martel o Claudia Llosa, quienes ya son cineastas de renombre. Sin embargo, hay una nueva generación de realizadoras que está abordando nuevas perspectivas, poniendo el foco en temas que habían sido invisibilizados y otorgando mayor protagonismo a las mujeres. Aunque son varias las películas de directoras latinoamericanas de las que se podría hablar, a continuación, os recomendaremos tres de ellas que deberíais ver.

  • Matar a Jesús (Laura Mora, 2017)

Fotograma de 'Matar a Jesús'

Con ecos autobiográficos, Matar a Jesús cuenta la historia de Paula, una joven estudiante, cuyo padre es asesinado delante de ella. Tras la incompetencia de la policía, meses después Paula se encuentra con el asesino (Jesús) de su padre y entrará en su mundo buscando venganza y respuestas.

La película de Laura Mora es un descenso a los infiernos en Medellín, una ciudad que día tras día sangra por la violencia y la criminalidad, retratando así una dura realidad social. Nos la cuenta desde el lado de la víctima y, aunque el punto de partida es la venganza, poco a poco se va tornando en una película que realmente busca hablar del dolor, de la redención y la expiación de la culpa. Ambos jóvenes, aunque de mundos totalmente opuestos, forman parte de una sociedad corrupta que los lleva a buscar en sí mismo la poca humanidad que les queda.

  • Vuelven (Issa López, 2017)

Fotograma de 'Vuelve'

Una niña de 10 años llamada Estrella tiene tres deseos. El primero de ellos es que su madre, que está desaparecida, regrese. Pero está muerta y ahora la sigue a todas partes. Asustada, Estrella trata de escapar y acaba uniéndose a una banda de niños huérfanos que viven en unas calles donde reina la violencia.

Con un envoltorio sobrenatural y fantástico, Issa López construye, a través de la mirada inocente de los protagonistas, un retrato crudo sobre una problemática social que asola el país. La hostilidad y la decadencia que se vive en algunas calles mexicanas choca con la ingenuidad de los niños, cuyas infancias han sido arruinadas por la criminalidad y la muerte, y marcadas por la orfandad y la supervivencia. Los fantasmas que persiguen a los niños no son más que las víctimas de toda esa vorágine de delincuencia. En Vuelven se nos muestra nuevamente que no hay nada más aterrador que la realidad.

  • El despertar de las hormigas (Antonella Sudasassi Furniss, 2019)

Fotograma de 'El despertar de las hormigas'

Isabel está casada con Alcides y viven con sus dos preciosas hijas en Costa Rica. Sin embargo, su esposo ansía ampliar la familia y tener por fin un niño, pero Isabel no desea tener más hijos y quiere centrarse en su trabajo. Pero no es capaz de decírselo porque no es lo que los demás esperan de ella.

El despertar de las hormigas es un relato sobre el deseo de libertad y la toma de conciencia de la protagonista. Ésta poco a poco empieza una revolución silenciosa contra los roles que la sociedad le ha obligado a asumir como mujer, esposa y amante. Donde un corte de pelo, una decisión, una mirada o una petición pueden ser algo tan transgresor que permitan a la protagonista reapropiarse de su cuerpo y de su vida. En este drama intimista, hay también espacio para lo onírico con lo que se alude a la represión y los deseos de Isabel. Antonella Sudasassi muestra algo que es evidente: las dinámicas de la opresión patriarcal están hasta en las situaciones y escenarios menos hostiles.

Deja un comentario