Crítica – ‘High Life’ | FICC 47

El nuevo trabajo de Robert Pattinson, ‘High Life’, se ha proyectado en la 47ª edición del Festival Internacional de Cine de Cartagena. Se trata de una película de ciencia ficción pero que aborda temas tan cotidianos como la reproducción o el sexo.
High Life

Cartel de ‘High Life’

Título original: High Life

Año: 2018

Duración: 110 min.

País: Francia

Dirección: Claire Denis

Guion: Claire Denis, Jean-Pol Fargeau, Geoff Cox

Música: Stuart Staples, Tindersticks

Fotografía: Yorick Le Saux, Tomasz Naumiuk

Reparto: Robert Pattinson, Juliette Binoche, Mia Goth, André Benjamin, Lars Eidinger,Agata Buzek, Claire Tran, Ewan Mitchell, Gloria Obianyo, Victor Banerjee

Productora: Coproducción Francia-Alemania-Reino Unido-Polonia-Estados Unidos; Alcatraz Film / Pandora Film / Andrew Lauren Productions (ALP) / Apocalypse Films Company / Madants / Canal+ / arte France Cinéma / BFI Film Fund

Género: Ciencia ficción. Aventuras. Drama | Aventura espacial

¿Qué pasaría si presos condenados a muerte sirvieran a la ciencia para evitar la muerte? ¿Y si estos fueran enviados al espacio? Ambas hipótesis son el punto de partida de High Life, un nuevo título de ciencia ficción pero muy diferente a lo que el espectador suele ver en este género cinematográfico.

El metraje comienza con un Robert Pattinson visiblemente apagado, lleno de rabia por estar en la astronave y resignado ante la situación. Quizá lo único que le empuja a seguir adelante es su pequeña hija que, sin saber cómo -luego se desvelará-, está junto a él. Pattinson consigue mostrar ante la cámara esa complicidad paterna con la bebé a través de juegos de miradas y caricias llenas de naturalidad.

Robert Pattinson es uno de los condenados en ‘High Life’.

Uno de los argumentos principales de la película es el sexo y la reproducción. A lo largo de la cinta vemos muchas secuencias llenas de erotismo y muchas referencias sobre la abstinencia sexual que viven los habitantes de la nave. Esta falta de “placer” desencadenará diferentes conflictos y tramas que ocuparán gran parte del largometraje.

El peso de la historia es bastante coral aunque, además de Pattinson, destaca la interpretación de Juliette Binoche. La doctora de la nave no queda ajena ante las relaciones de los condenados, se integra con ellos y representa esa lujuria o tensión sexual que invade la nave. El resto del reparto también ayuda a generar ese ambiente de frustración e incluso violencia que se acabará volviendo casi insostenible.

No es un proyecto arriesgado solo por la trama, técnicamente también lo es. Encontramos bastantes saltos en el tiempo, planos cortos llenos de intensidad, símbolos  y algunas secuencias de mucha belleza visual y estética. Además, su ritmo es bastante lento y pausado por lo que en algunas ocasiones la película se hace bastante plana.

Quizá lo más negativo de la película es lo poco explotado que está su argumento central. Esa condena perpetua o servicio a la ciencia podría ser enfocado de muchas maneras y perspectivas, pero da la sensación que los protagonistas podrían estar en alguna cárcel terrestre en vez de en el espacio.

Lo mejor: La ambientación y actuación de sus protagonistas

Lo peor: Su argumento central está poco explotado

Nota: 6/10