Inicio Opinión ‘Lovecraft Country’ y la revolución de lo fantástico en televisión

‘Lovecraft Country’ y la revolución de lo fantástico en televisión

0
35-milimetros-lovecraft-country.

Bendita locura, la de la fantasía. En un momento de sequía veraniega, cuando la conversación seriéfila parecía apagada, llega la fantasía, ese género hacedor de reyes, y nos salva a todos del tedio con Lovecraft Country. La aparición de esta recién estrenada serie de HBO que mezcla terror, comedia, drama racial y cultura pulp ochentera podría ser anecdótica. Pero lo cierto es que Lovecraft Country responde a una tendencia cada vez mayor por la cual el género fantástico, y sus muchas variantes, ha pasado ya de ser un género de nicho a buque insignia de todas las plataformas que se disputan febrilmente nuestra volátil atención.

La fantasía, como género audiovisual, no siempre lo ha tenido fácil. O no tanto como ahora. A pesar de que el cine y la televisión no se pueden entender sin las constantes contribuciones de lo fantástico, lo mágico y la ciencia ficción, lo cierto es que ha tenido problemas a la hora de ser un género transversal y conectar con un público generalista. Existía un tope por el cual no podía ser la principal baraja de quien quisiera ser tomado en serio. Daba dinero, y mucho, porque su consumo era voraz en todas sus formas, pero nunca se ponían todos los huevos en su cesta.

Claro que a principios de este atribulado siglo llegó El Señor de los Anillos (2001-2003) con Peter Jackson y su trilogía de 15 premios Oscar, que revolucionó completamente el ambiente de lo que la fantasía era (y podía ser) y todos los estudios se volcaron en tener su propia “Tierra Media”. El cine no volvió a ser el mismo desde entonces, y realizadores consolidados como Christopher Nolan se atrevían con incursiones a un género tan (por entonces) retraído como el de los superhéroes.

Ahora, por suerte, vivimos otros tiempos. Juego de tronos (2011-2019) hizo a la televisión y la fantasía lo que El Señor de los Anillos hizo al cine. Los dragones, la magia y lo extraordinario cautivó a todo el público, sin excepción, tanto a novatos y veteranos. Y el género floreció de tal manera que la fantasía ha tomado ahora un papel muy relevante y de prestigio en la oferta seriéfila.

‘Juego de Tronos’ sentó las bases de la apuesta fuerte por la fantasía de las grandes plataformas.

Las mejores series de estos años están basadas en temas que hasta hace no mucho serían objeto de culto y ninguna gran plataforma las hubiera elegido para encabezar su primera línea de batalla frente a las demás. La propia Netflix, ahora adalid en este género, sacó su primera carta con House of Cards (2013-2018), un sesudo drama político.

The Boys – una deliciosa y macabra serie que le da una vuelta más al género de los superhéroes – se ha convertido en la gran apuesta de esta nueva temporada para Amazon Prime. Y sin quedar ahí, Amazon también reforzará su confianza por este género con el estreno del remake de Utopia, una miniserie de la británica Channel 4 que se recomendaba a cuchicheos y que ahora contará con actores como John Cusack o Rainn Wilson en su reparto. Pero si hablamos de platos fuertes en el menú de Amazon para el género fantástico, no podemos dejar pasar de su próxima serie de El Señor de los Anillos, una de las mayores producciones (al menos a nivel presupuestario) que ha visto nunca la “pequeña” pantalla.

Aunque sin duda el ejemplo más paradigmático viene de la mano de HBO. Con Lovecraft Country la plataforma da un paso más para diversificar por completo su oferta y no quedarse atrás, convirtiendo a la fantasía en un combustible extraordinario para ello. Así, HBO parece haber dejado atrás el estilo de sus dramas clásicos (Los Soprano, The Wire) para apostar fuerte por la fantasía con títulos que le han sentado tan bien como Watchmen (2019), El visitante (2020), Westworld (2016- actualidad) o The Flash; un estilo que parecía haber abandonado tras True Blood (2008-2014).

Que ‘Watchmen’ fuera una de las series del año avisa de que el género fantástico y de ciencia ficción está más vivo que nunca en las series.

La anunciada netflixicación de HBO (cantidad sobre calidad) se puede estar dando de una forma inesperada: atrayendo a audiencias más jóvenes con un contenido muy familiar para ellos (el fantástico) y que, al mismo tiempo, mantenga la calidad a la que tenía acostumbrado a su público más veterano. Una interesante fórmula que aúna el dinamismo Stranger Things (2016 -actualidad) con el estudio de personajes más riguroso de Los Soprano (1999-2007).

Si para la nueva guerra entre plataformas, la fantasía, el terror y la ciencia ficción serán usadas como munición, quizá este género esté viviendo de verdad una nueva edad dorada. Y de ahí solo pueden salir cosas buenas.

Deja un comentario