Inicio Críticas ‘Donde caben dos’, ¡Viva la revolución sexual!  

‘Donde caben dos’, ¡Viva la revolución sexual!  

0
donde caben dos

Título original: Donde caben dos

Año: 2020

Duración: 110 min.

País: España

Dirección: Paco Caballero

Guion: Eric Navarro, Eduard Solá, Daniel González, Paco Caballero

Fotografía: David Valldepérez

Reparto: Ernesto Alterio, Raúl Arévalo, Luis Callejo, Anna Castillo, Pilar Castro, Álvaro Cervantes, Carlos Cuevas, Verónica Echegui, Miki Esparbé, Ricardo Gómez, María León, Melina Matthews, Ana Milán, María Morales, Jorge Suquet, Aixa Villagrán

Productora: Castelao Pictures, Filmax

Género: Comedia

Ficha en Filmaffinity

Nada bueno me hacia presagiar que el cartel de la cinta cogiera descaradamente la misma idea que tuvieron los publicistas de ese díptico pornográfico llamado Nymphomaniac (2013). Pero uno ya ha aprendido a diferenciar entre las astutas y a veces rastreras estratagemas que usan para vender una película y la película en sí. Y menos mal que poco o prácticamente nada tiene que ver Donde caben dos con aquel “drama erótico” del controvertido Lars Von Trier.

En el filme que aquí dirige de manera muy solvente Paco Caballero y siguiendo la estela de la cinta de Paco León Kiki, el amor se hace (2016), el sexo (o coitar si se prefiere) se utiliza como piedra angular (es la primera película producida por Netflix España que incluye juguetes sexuales en sus escenas) sobre la que cimentar la archiconocida fórmula de comedia coral de caminos cruzados que lo son única y realmente por compartir un mismo escenario: el Club Paradiso.Que, en resumidas cuentas, es un chiringo de intercambio de parejas muy limpio para ser un lugar dónde los fluidos corporales campan a sus anchas a través de toda clase de cavidades corporales. Y he aquí precisamente su primer acierto, al saber transmutar la lascivia de los actos carnales presentados en pantalla a las formas de un tipo de cine más comercial, dónde naturalmente se ven reflejan variadas relaciones sexuales, pero sin que lleguemos a ver la mandanga en cuestión, a excepción de los ya habituales pechos femeninos, muchos culos y ni un solo pene (queda mucho camino por allanar).

donde caben dos
Fotograma de ‘Donde caben dos’ (Foto: Filmax)

Su segundo acierto es que es divertidísima. Porque claro, que sea comedia nunca es garantía de soltar carcajadas o pequeñas exhalaciones por la nariz. Pero esta cumple para con el respetable que enuncia estas líneas al que siempre le harán gracia ya no sólo los chistes de pollas, coños, culos, tetas y demás partes que cada uno considere íntimas, sino también las situaciones de malentendidos y vergüenza ajena bien elaboradas desde su guion y ejecutadas en cámara de manera funcional. Como ejemplo: el relato que protagonizan Ernesto Alterio, Pilar Castro, Luis Callejo y María Morales, siendo el único que no se sitúa en el susodicho club sino en el piso de los dos primeros y sin duda se lleva el premio, que otorga mi dudoso criterio humorístico, al más gracioso. También al más equilibrado y por ende satisfactorio, siendo precisamente el aspecto negativo más notorio del film pues, aun salvando la papeleta su director, el conjunto de sus historias se ve algo descompensado en cuanto a profundidad y continuidad cuando se intenta juntar tantas narraciones en un todo en el que algunas de ellas ni llegan a encontrarse unas con otras en su orgásmico pero desacompasado sendero.

Sin embargo, su tercer tanto positivo y probablemente el mayor de todos sea su mensaje. Una proclama que parte de la separación del amor y el sexo. Porque enamorarse, dar cariñitos a tu pareja y compartir una responsabilidad emocional es una cosa y follar otra diferente. Aunque el meollo del asunto es que para nada son incompatibles. Por ello se nos muestra hábilmente, aunque rozando lo que muchos cafres de mentalidad decimonónica calificarán de “propaganda progresista”, que lo que nos ha enseñado la sociedad y su contexto hasta ahora sobre el amor y el sexo es simple y llanamente un trocito del multiforme, glorioso, tórrido e inhóspito pastel que representaría el placer sexual con todos sus significados y significantes. Aprendiendo a no recelar de nuestros instintos y filias más bizarras (siempre que este dentro de la legalidad, asunto intrincado para los personajes de Anna Castillo y Miki Esparbé) para ser más tolerantes ya no solamente para con los otros sino para con nosotros mismos.

Así que hasta que llegue su (espero) continuación simbólica hablando de las también importantes y olvidadas ETS: ¡QUE EMPIECE LA REVOLUCIÓN SEXUAL!

Lo mejor: Que ahora creo entender mejor la ironía de Javier Krahe en No todo va a ser follar.

Lo peor: Lo descompensado en su fondo que suelen tener las películas corales de historias cruzadas.

Nota: 8/10

Encuentra el mejor precio para Donde caben dos en Taquilla.com

Deja un comentario