Inicio Especiales Cuenta atrás para ‘Joker’: Jared Leto y la cultura del postureo

Cuenta atrás para ‘Joker’: Jared Leto y la cultura del postureo

Evolución iconográfica del personaje

0

La sombra de Heath Ledger se hizo muy alargada en 2016, cuando Jared Leto quiso arriesgarse a interpretar a este complejo personaje en el filme de David Ayer Escuadrón Suicida (2016).

Muchos consideraban que era demasiado pronto para que el Joker saliera en la gran pantalla después de la magnífica interpretación de Ledger en El caballero oscuro (2008). Y tenían razón, aunque la aparición de Jared Leto fue necesaria para lo que veremos este viernes 4 de Octubre con Joaquin Phoenix.

jared leto y el joker
Jared Leto en una escena de Escuadrón Suicida interpretando al Joker

El Joker de Leto no es más que el reflejo de lo que Ayer pretendió en su película, la apariencia por encima del fondo. Una película que vivió más por los trailers que por ella misma.

Will Smith, Margot Robbie, Jared Leto, Viola Davis, Cara Delevigne…. una gama de actores con millones de seguidores en todo el mundo era primordial para acrecentar el hype por el estreno de Suicide Squad.

Pero todo se quedó ahí. En un hype que se apagó con el estreno. Porque si hay algo que tiene el postureo, es que sólo es superficie. Cuando profundizas, te decepciona.

Y eso ocurrió con Leto y su Joker, una sobre actuación vistosa para imágenes de Instagram con una Harley Quinn (Margot Robbie) sexy y con mucho desparpajo. Unos personajes dignos para disfrazarse en carnaval, pero nada más.

Leto necesitaba explotar hasta la saciedad al personaje diciéndole al público con sus tatuajes, lo maniático y enfermo que estaba, ya que su interpretación dejaba mucho que desear a la mayoría de fans.

Gritos, exageración en el rostro y en los gestos…Un Joker teatral moderno, que se relaciona con Nicholson en cuanto a la importancia de la puesta en escena y la parafernalia de su apariencia, pero que (a diferencia de Jack) falla en la integración del personaje incluso en su propia película.

Un Joker adornado de forma estridente, un barroco sobre recargado en una personalidad poco creíble que se ve arrastrado por la filosofía del espectador de ahora, un usuario de lo inmediato, del click rápido para consumir lo que desea en el menor tiempo posible. Eso es Escuadrón Suicida, un homenaje a lo inmediato, a lo ya, a lo rápido. A escenas con un dinamismo frenético carentes de profundidad y drama en sus personajes. Un videoclip de música ochentero eterno donde prima la imagen y no el contenido.

Leto se vio desbordado por los personajes de Deadshot (Will Smith) y Harley Quinn (Margot Robbie), así mismo Amanda Waller (Viola Davis), quienes le dieron una integridad al personaje notable.

Leto se queda ahí, en lo superficial, en exagerar todo lo que dice y hace para demostrar la esencia del Joker; su maldad, su locura, sus planes manipuladores…. Todo en una estética punk con una cultura imperante en la segunda década del siglo XXI, el postureo.

David Ayer le incluye una historia de amor para que logre empatizar con un público más juvenil. Por primera vez aparece en el cine la alocada Harley Quinn, la cual se lleva todo el protagonismo. El amor tóxico se ve reflejado en esta pareja, cuyos adolescentes se verán identificados.

Joker Jared Leto
Joker intimidando a uno de los personajes de Escuadrón Suicida

A diferencia de Jack Nicholson o Heath Ledger, el Joker de Leto a penas profundiza en la psicología del personaje. Recordemos que la esencia del Joker es su mente enfermiza y retorcida, con lo cual se presta a analizarlo y seguidamente interiorzarlo como actor.

No son suficientes los flashbacks que aparecen en el filme para explicar el comienzo de la relación Joker y Harley, no da tiempo a entender y conectar con el personaje. Hay muchos por qués que quedan sin resolver, y esto se arrastra en todas las apariciones del Joker de Leto. Un aleatorio personaje que no es vital para la historia.

Pero insisto que esta propuesta de Ayer y Leto ha sido necesaria para que DC Cómics reconstruya al personaje mediante una película fuera del universo de Escuadrón Suicida y La Liga de la Justicia (2017). Un toque de cine de autor y contanto por primera vez el origen del Joker en una película donde él es el protagonista y no un secundario de Batman o de sus propios villanos.

Joaquin Phoenix es la respuesta perfecta al intento fallido de Leto y a una forma de hacer cine de superhéroes que no se ha experimentado todavía. Recordemos que Marvel ha dominado hasta ahora el panorama del cine palomitero con sus personajes creados por Stan Lee.

Todd Philips y Joquin Phoenix llegan este viernes 4 de Octubre para hacer lo que Ayer y Leto no supieron. Conectar al Joker con la sociedad actual y analizarlo psicológicamente.

 

Frase a destacar del Joker de Jared Leto:

<<No voy a matarte. Sólo voy a hacerte mucho daño>>

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here