Inicio Especiales Cuenta atrás para ‘Joker’: Heath Ledger y el caos como solución

Cuenta atrás para ‘Joker’: Heath Ledger y el caos como solución

0

2008 fue el año donde el cine de superhéroes marcaría un antes y un después. Marvel comenzaría con Iron Man (Jon Favreau, 2008) una de las sagas más épicas de todos los tiempos. Mientras, DC tenía un as en la manga, y nunca mejor dicho.

Los hermanos Nolan estrenarían la segunda aparte de su trilogía de Batman, El caballero oscuro (2008). Un filme que decide darle al Hombre Murciélago un mayor realismo. Acercar el mundo de superhéroes a la gente era vital para que éste pudiera empatizar y no sólo abarcar un público infantil. El objetivo de DC y Marvel estaba claro, el espectador adulto, aquel que consumía cómics en los 70 y 80 tenía que recuperarse, y es aquí donde entra la complejidad psicológica de una de las mejores interpretaciones de la historia del cine, el Joker de Heath Ledger.

El orden y la ley impuesta por Batman se debía quebrar para poner al espectador contra las cuerdas. Para ello se necesitaba un villano a la altura, el Joker y su caos. Un anarquismo sin origen, un azar dionisíaco que desafía lo apolíneo.

La interpretación de Heath logra plasmar a un villano que no tiene un plan definido. El miedo que origina su caótico maquillaje a la vez que sus intenciones maquiavélicas, conecta desde la primera escena con el espectador.

El robo en el banco (primera secuencia) es una declaración de intenciones de lo que nos espera con este antagonista, el cual utiliza sus trucos mentales para demostrarnos que no está tan loco como parece.

cuenta-atras-para-joker-heath-ledger-y-el-caos-como-solucion
Christian Bale y Heath Ledger caracterizados como Batman y Joker respectivamente

«Lo que no te mata, te hace diferente» es la primera frase que escuchamos al Joker en el filme de Nolan. Precisamente eso será lo que sintamos en la película, algo diferente, extraño, una naturaleza distinta, que pondrá a Batman y a nosotros contra las cuerdas, haciéndonos reflexionar sobre qué es el bien y qué el mal. Quién debe gobernar y quién no. ¿Batman es realmente un héroe o un tirano?

Toda la trama pasa por sus eternos trucos que no hacen más que despistar a todos los personajes principales de la película.

Iconograficamente este Joker mantiene su esencia diferenciándose de los anteriores bajo la premisa de lo caótico. Esta idea se puede ver en su rostro, marcado por sus cicatrices y un maquillaje nada perfecto. Este Joker no tiene tiempo para ponerse «guapo». La elegancia no es precisamente su preocupación.

El Joker de Nolan se preocupa por el contenido más que en la forma. La puesta en escena carece de fuegos artificiales y juguetes que Romero o Nicholson ya habían usado anteriormente.

Sólo quiere divertirse con Batman y desenmascarar a toda una sociedad que se rige bajo (según él) un código ético y moral falso, hipócrita…

El contexto histórico de esta película no puede ser más idóneo. Recordemos que en medio de una crisis económica mundial, se empezaron a desvelar casos de corrupción.

Precisamente este filme ahonda en términos políticos lo que debería ser ético y lo que no. Y se demuestra, que alguien tan incorruptible como Harvey Dent (Aaron Eckhart) se puede corromper a partir de un hecho traumático (muerte de su prometida).

Este hecho maquinado por el Joker, demuestra una idea que aparece en una de sus frases finales: «La locura es como la gravedad, sólo hace falta un pequeño empujón.»

Esta versión del villano se convirtió rápidamente en un símbolo de la cultura pop. Una representación del individuo alienado por la masa social, el ciudadano descontento con la democracia y el sistema capitalista, que no ha hecho más que corromper a toda una sociedad.

El caballero oscuro se corona como una obra maestra para público y crítica, sobre todo por la gran actuación de Ledger, desde su risa maniática hasta sus gestos con la lengua, un maquillaje borroso, y unas cicatrices reales, el villano más famoso de la historia de los cómics, llegó al cine para quedarse en la retina de toda una generación.

Frase destacada del Joker de Heath Ledger: «¿Por qué tan serio?»

 

 

Artículo anterior‘Mírame’, como lucha contra la violencia machista
Artículo siguienteLas Derry Girls tienen que ponerse serias
Soy Batman, pero nadie me cree. Escribo sobre cine desde mi batcueva mientras el otro anda por los tejados.

Deja un comentario