Inicio Críticas ‘Beginning’, retrato de una mujer sufridora

‘Beginning’, retrato de una mujer sufridora

0
Beginning
Ia Sukhitashvili interpretando a Yana en la famosa escena de la que habla la directora

Título original: Dasatskisi (Beginning)

Año: 2020

Duración: 130 min.

País: Georgia

Dirección: Dea Kulumbegashvili

Guion: Dea Kulumbegashvili, Rati Oneli

Música: Nicolas Jaar

Fotografía: Arsheni Khachaturan

Reparto: Ia Sukhitashvili, Kakha Kintsurashvili, Rati Oneli

Productora: Coproducción Georgia-Francia; First Picture, Office of Film Architecture / OFA

Género: Drama

Ficha en Filmaffinity

Tras su paso arrollador por el Festival de San Sebastián -alzándose con los premios a mejor película, dirección, guión y actriz- llega a las salas españolas el 4 de diciembre Beginning, una historia sobre la violencia y el dolor en una comunidad religiosa de Georgia.

Por primera vez en la historia del Festival de San Sebastián, una sola película se lleva cuatro de los premios gordos. El jurado, presidido por Luca Guadagnino, galardonó el pasado septiembre la ópera prima de la joven directora georgiana Dea Kulumbegashvili. Una decisión un tanto arriesgada y que manifiesta que no había otra, esa era la película para reivindicar en este turbulento año. La cinta ha recibido críticas muy polarizadas y Surtsey Films, la valiente distribuidora que compró la película tras ganar el festival, ha utilizado hasta las críticas negativas como promoción. Esto dice mucho de la calidad de la película y de cómo no dejará indiferente a nadie del público.

Además de su paso por el festival español, también cabe destacar que es una de esas películas que vienen marcadas por el sello del Festival de Cannes. La edición de esta temporada no se ha podido celebrar, pero la organización ha decidido señalar aún así lo mejor del año. ¿Qué es lo que tiene esta película para que todo el mundo hable de ella incluso sin haberla visto? Beginning cuenta la historia de Yana, una mujer que vive en un pequeño pueblo y que pertenece a una comunidad de Testigos de Jehová. Esta comunidad  es atacada por un grupo extremista -en una escena inicial sorprendente-. En pleno conflicto, Yana se desmorona lentamente y sufre los abusos de la sociedad que le rodea.

La interpretación del personaje de Yana por Ia Sukhitashvili es soberbia. También tuvo su reconocimiento en San Sebastián, algo completamente esperable ya que lleva hasta el límite el sentimiento de dolor de la mujer. Yana se presenta como una mujer fuerte y apática, pero cuando el sufrimiento sale de dentro a fuera de su cuerpo, la interpretación de Sukhitashvili brilla por todo lo alto.

Beginning
Una de las escenas iniciales de la película

La película georgiana exige mucho al espectador. No solo señala con el dedo un problema social, sino que mediante su estética fría muestra un bello retrato de algo que es sucio y repugnante. Cada plano está pensado de forma milimétrica y la composición de la imagen está perfectamente equilibrada. Cada escena que se nos presenta en pantalla es un cuadro. Gracias al ritmo extremadamente pausado de la película, el espectador puede admirar cada detalle que compone este ejercicio artístico.

La cámara apenas se mueve. Entorno al 80% de los planos son fijos, y los que se mueven son panorámicas que se deslizan por el escenario a cámara lenta. La realización se mueve entre el cine de Yasujiro Ozu -planos muy bajos, siempre fijos e incluso frontalidad en sus personajes- y el cine de Bèla Tarr -ritmo pausado y movimientos eternos de cámara-. Cuando esa característica del “slow cinema” es exagerada y no aporta nada a la narrativa, llegan los problemas. Durante gran parte del metraje, el ritmo es algo absolutamente positivo. Sin embargo, en los momentos en los que se abusa de este recurso la cinta pierde fuerza.

‘Beginning’ es una película pictórica. No cae en la artificialidad típica de este tipo de filmes, sino que se presenta con mucha naturalidad aún contando con una estética fría. El director de fotografía, Arseni Khachaturan, hace un trabajo magnífico. Sin duda, se trata de una de las fotografías más bonitas del año junto con películas como First Cow, de Kelly Reichardt, o Servants, de Ivan Ostrochovsky.

Lo mejor: la fotografía de Arseni Khachaturan y la lectura feminista de la película

Lo peor: que los comentarios hirientes de ciertas personas hagan que la película no vaya a ser vista

Nota: 8,5/10

Deja un comentario