Inicio Festivales y premios Asian Film Festival Barcelona 2020 – Críticas (Parte 2)

Asian Film Festival Barcelona 2020 – Críticas (Parte 2)

0

Después del primer artículo, desde 35 milímetros os traemos la segunda parte de las críticas del Asian Film Festival Barcelona 2020.

  • Maggie (Yi Ok-seop, 2018)
Fotograma de ‘Maggie’

La aparición de una radiografía de dos personas manteniendo relaciones sexuales revoluciona la plantilla de un hospital. Tras producir varios cortometrajes, la directora Yi Ok-seop debuta con esta comedia dramática con toques fantásticos. Y es que Maggie es una película difícil de categorizar: todo lo que pasa es inesperado y resulta imposible condensarlo en una sinopsis.

La historia se centra en Yeo Yoon-young (Lee Joo-young), una joven enfermera que se dispone a renunciar a su puesto de trabajo cuando sospecha que los de la radiografía podrían ser ella y su novio Sung-woon (Gu Gyo-hwan). A través de este personaje, la cineasta nos lleva a reflexionar acerca del tópico de la confianza, con alguna que otra metáfora añadida, como los socavones que empiezan a aparecer por toda la ciudad. En el plano estético llama la atención la vivacidad de los colores.

Los eventos absurdos contrastan con la gravedad de otros y, aunque no es una comedia al uso, tiene momentos divertidos. En definitiva, Maggie es una película singular, aunque sorprendentemente entretenida, sobre todo teniendo en cuenta que está narrada por un pez.

Lo mejor: Que te sorprenda.

Lo peor: La irracionalidad de los personajes.

Nota: 7’5/10

 

  • Bellbird (Hamish Bennet, 2019)
Fotograma de ‘Bellbird’

En un regreso a su infancia, el profesor y director Hamish Bennett nos traslada a una bucólica villa rural del norte de Nueva Zelanda para hablarnos sobre el proceso de duelo.

Ross (Marshall Napier), un granjero a las puertas de la jubilación, debe hacer frente a la muerte inesperada de su esposa Beth (Annie Whittle). Tras esta tragedia, el ganadero, que ya de por sí era un hombre distante, se encierra en sí mismo, pero varias personas de su entorno, entre ellas su hijo Bruce (Cohen Holloway), le ayudarán a sobreponerse.

Bellbird es una extensión del cortometraje Ross and Beth (2014), que le valió a Hamish el premio del Festival Internacional de Cine de Nueva Zelanda. Se trata de un proyecto muy intimista, donde historia y personajes están basados en experiencias y personas reales que han formado parte de la vida del director. El relato está narrado con una sensibilidad especial y hay muchas cosas que no se dicen, pero se sobrentienden.

Lo mejor: Lo implícito.

Lo peor: Puede resultar un poco lenta por la escasez de diálogo.

Nota: 7’5/10

 

  • Bulbul (Binod Paudel, 2019)
Fotograma de ‘Bulbul’

Bulbul de Binod Paudel -que no Bulbbul de Anvita Dutt, -la película hindi de misterio y terror que Netflix España estrenó el pasado mes de junio- nos cuenta la vida de una joven madre y conductora de tempo –una especie de taxi bus- en Nepal que lleva años esperando a que su marido regrese de otro país, mientras se ocupa de cuidar de su suegro y de su hija. Pero durante los trayectos que hace en el trabajo se enamora de otro hombre.

Protagonizada por Swastima Khadka, que interpreta a Ranakala, Bulbul es la muestra perfecta de hacia dónde apunta el nuevo cine nepalí y no es de extrañar que fuera la candidata a los Oscar 2020 por Nepal. Pese a tener flaquezas en el guion, Paudel nos presenta a una protagonista independiente que se enfrenta sin miedo a las adversidades con las que se encuentra. A juicio personal, el film se centra demasiado en el amorío con el personaje de Chopendra (Mukun Bhusal), cuando es lo menos interesante y rompedor. Además, el final deja demasiadas preguntas sin responder.

Lo mejor: Ranakala.

Lo peor: La historia de amor y el final.

Nota: 7/10

 

  • Fukuoka (Zhang Lu, 2019)
Fotograma de ‘Fukuoka’

Hay películas que olvidas en cuanto las ves y, desgraciadamente, Fukuoka se antoja que va a ser una de ellas. Park So-dam, uno de los puntos fuertes del film, interpreta a una misteriosa joven que convence a su vecino (Yoon Je-moon) para que viaje a Japón con el objetivo de reconciliarse con un viejo amigo (Kwon Hae-hyo) con el que lleva más de 28 años sin hablarse por una disputa amorosa.

Fukuoka es la última película de la trilogía de las ciudades del director coreano-chino Zhang Lu. Si en las dos primeras el cineasta situaba la acción en las ciudades surcoreanas de Gyeongju (Gyeongju, 2014) y Gunsan (Ode to the Goose, 2018), en este film decide trasladarse a la ciudad japonesa más cercana a Corea del Sur: Fukuoka.

De esta manera, el cineasta nos embarca en un viaje surrealista en el que la mayoría del tiempo no entendemos qué es lo que está pasando ni por qué y, aunque las actuaciones son buenas y estéticamente es bonita de ver, esto no compensa la hora y media de sinsentidos.

Lo mejor: Que el personaje de So-dam pueda saltar las barreras lingüísticas.

Lo peor: Demasiado lenta y surrealista.

Nota: 5/10

 

  • Indus Blues (Jawad Sharif, 2018)
Fotograma de ‘Indus Blues’

Pocas cosas hay que decir del último largometraje de Jawad Sharif (Beyond the Heights, 2015), más allá de que es una de las mejores propuestas que nos ha traído esta edición del Asian Film Festival Barcelona. Indus Blues representa el testimonio audiovisual y antropológico de la riqueza y diversidad de la música tradicional pakistaní y la incansable lucha de los últimos músicos folklóricos por mantenerla viva frente a un contexto social, político y económico represivo.

El cineasta y su equipo se recorren todo el país, como buenos documentalistas, sin dejar que ningún instrumento ni sonido se les escape. Lo más interesante es que no se limitan a exhibir la música, sino que la contextualizan para mostrarnos las danzas tradicionales de cada lugar, su simbología, leyendas y tradiciones e, incluso, el proceso artesanal de fabricación de los instrumentos. Todo ello acompañado de imágenes de paisajes y ciudades espectaculares, que nos permiten adentrarnos en los lugares más recónditos de Pakistán.

Lo mejor: Un documental bien construido con unas imágenes impresionantes.

Lo peor: Pensar en el legado musical y cultural que, más temprano que tarde, se perderá.

Nota: 9/10

Deja un comentario