Inicio Festivales y premios Asian Film Festival Barcelona 2020 – Críticas (Parte 1)

Asian Film Festival Barcelona 2020 – Críticas (Parte 1)

0

Por octavo año consecutivo llega el festival de los amantes del cine asiático, el Asian Film Festival Barcelona 2020, organizado por Casa Asia. A raíz de la situación actual, el certamen, que comenzó el pasado 28 de octubre, ha trasladado una parte de su programación al formato online a través de la plataforma Filmin, a la que se podrá acceder hasta el 29 de noviembre, y CineBaix. No obstante, muchas de las actividades presenciales se han tenido que suspender hasta nuevo aviso por las medidas que la Generalitat de Catalunya puso en marcha a finales de octubre para frenar el aumento de contagios de coronavirus. 

En esta edición se han presentado más de 100 largometrajes de más de 25 países asiáticos que se han producido entre 2018 y 2020. Desde 35 milímetros os traemos las críticas de una pequeña parte de esta extensa programación.

 

  • Demolition Girl (Genta Matsugami, 2019)
Fotograma de ‘Demolition Girl’

Cocoa Umeda (Aya Kitai) nunca se había planteado poder ir a la universidad porque su familia no tenía suficiente dinero. Su principal ambición era encontrar un trabajo para poder dejar atrás la triste realidad que le espera en casa: un padre y un hermano que viven holgazaneando a su costa y gastando un dinero que no tienen. Para poder costearse la matrícula, Cocoa pide un préstamo, trabaja y rompe cosas.

Demolition Girl es una crítica social, la historia de autosuperación de una joven que lucha con todas sus fuerzas para salir de la situación en la que le ha tocado vivir y de lo que su familia espera de ella. Algunas de las decisiones que tomará en este camino accidentado para conseguir su objetivo le traerán consecuencias desastrosas a las que deberá hacer frente, pero también le ayudarán a convertirse en la dueña de su futuro.

La riqueza del primer largometraje de Genta Matsugami radica, no sólo en la protagonista de su historia, sino en que va más allá de lo tangible gracias a su fuerte carga simbólica, tratando temas relacionados con la sexualidad y la perversión.

Lo mejor: Una protagonista carismática.

Lo peor: Los personajes secundarios no están tan bien perfilados.

Nota: 7/10

 

  • Method (Pang Eun Jin, 2017)
Fotograma de ‘Method’

El veterano actor  Jae Ha (Park Sung Woong) y el joven idol Young Woo (Oh Seug Hoon) han sido seleccionados como protagonistas de la obra de teatro Unchain, que cuenta la historia de amor tóxica entre dos hombres. Young Woo no muestra el más mínimo interés en la representación, pero Jae Ha es un actor de método que le retará a llevar su actuación, así como sus verdaderos sentimientos, al extremo.

En este drama psicológico, Pang Eun Jin explora a través de su pareja protagonista la entrega de dos personas al arte de la interpretación y sus límites. El director no se preocupa por desarrollar el romance entre Young Woo y Jae Ha, sino que traslada sus emociones al terreno del suspense, lo que vuelve la trama aún más interesante. Juega continuamente con la realidad y la ficción y, en las partes más oscuras, llega a recordar a Cisne negro (2010). Pero, a diferencia del film de Darren Aronofsky, aquí no luchamos contra nosotros mismos ¿o sí?

Lo mejor: El juego continuo de realidad-ficción y el final inesperado.

Lo peor: No desarrolla lo suficiente la relación entre los protagonistas.

Nota: 7’5/10

 

  • Testigo inesperado (Fung Chi-Keung, 2019)
Fotograma de ‘Testigo inesperado’

El torpe detective Yip (Louis Cheung) y su compañera Lam (Jacky Cai) investigan el asesinato de un miembro de una banda de ladrones, pero, para encontrar respuestas, depositarán parte de sus esperanzas en el único testigo del crimen: un loro.

Aunque por la premisa todo parece apuntar a que nos encontramos ante una comedia policíaca descabellada, Testigo inesperado es más bien una película de acción. El director y guionista Fung Chi-Keung (Concerto of the Bully, 2017) nos trae un largometraje que se acaba dividiendo en dos tramas: en la primera, con muchos toques de humor, los inspectores investigan el homicidio, mientras que en la segunda, en la que se desarrolla la acción, el jefe de la banda, Sean Wong (Louis Koo), escapa de la policía para intentar descubrir quién ha matado a su compañero y le ha incriminado.

La película es entretenida y, en ciertos momentos, consigue despertar el interés con algún que otro giro de guión. Sin embargo, las dos tramas tienen tonos tan diferentes que al final parecen dos películas distintas e incompletas. Y, puestos a escoger, me quedo con el imperfecto thriller policíaco con toques psicológicos.   

Lo mejor: La subtrama de acción.

Lo peor: La trama principal impide que el director vaya más allá en la historia de Sean Wong.

Nota: 5’5/10

 

  • Buoyancy (Rodd Rathjen, 2019)
Fotograma de ‘Buoyancy’

Buoyancy es la historia de Chakra, un joven camboyano de 14 años que viaja a Tailandia para poder ganarse la vida, pero en Bangkok acaba en manos de una red de traficantes de personas que lo venden como esclavo para trabajar en un barco pesquero.

El largometraje con que debuta Rodd Rathjen, seleccionado como candidato a los Oscar por Australia, presenta un retrato realista y  brutal sobre la esclavitud moderna en el sudeste asiático. El director australiano consigue mantener al espectador en tensión durante todo el visionado: no es una historia lineal, sino que el protagonista, encarnado magistralmente por Sarm Heng, muestra una evolución inesperada a raíz de las duras circunstancias que vive.

Pese a que la narración es ficticia, Rathjen ha recogido los testimonios de supervivientes de esta esclavitud y, como si de un documental se tratase, los ha condensado y reproducido sin ningún filtro.

Lo mejor: Los hechos hablan por sí solos.

Lo peor: La angustia durante y después del visionado.

Nota: 8/10

 

  • The Orphanage (Shahrbanoo Sadat, 2019)
Fotograma de ‘The Orphanage’

Qodrat tiene 15 años y es un enamorado del cine de Bollywood. Vive en la calles de Kabul y se gana la vida trapicheando con entradas de cine. En medio de uno de sus negocios, la policía lo arresta y lo lleva a un orfanato soviético.

La cineasta afgana Shahrbanoo Sadat (Wolf and the Sheep) nos trae una película coming of age en la que ahonda, desde la mirada inocente de unos niños huérfanos, en los cambios sociopolíticos de Afganistán a finales de la década de los 80, coincidiendo con la retirada de las tropas soviéticas de Kabul. La infancia de Qodrat ha quedado marcada por la guerra, pero las canciones de sus películas favoritas de Bollywood le servirán para evadirse de la realidad.

The Orphanage es una de las propuestas más originales que nos ha traído esta edición del Asian Film Festival. La combinación con el cine de Bollywood de la época, los niños y la sensibilidad con la que está contada la historia la convierten en uno de los imprescindibles de este festival.

Lo mejor: La última parte de la película.

Lo peor: Que la acción se concentre en la última media hora.

Nota: 7’5/10

Deja un comentario