Inicio Series de TV Razones para ver ‘Brooklyn Nine Nine’.

Razones para ver ‘Brooklyn Nine Nine’.

0
Brooklyn-99

Brooklyn Nine Nine es una serie creada por Dan Goor y Michael Schur (The Office, Parks and Recreation, The Good Place) en 2013. Consta de 8 temporadas, las 5 primeras rondan los 22 episodios y las tres últimas reducen el número del mismo. Desde el estreno de la serie hasta hoy, que se ha dado cierre, ha llovido bastante. Hemos reído, hemos llorado y bueno, también hemos llorado de la risa.

Así, que, en homenaje al cierre de esta gran comedia, vamos a hacer un repaso de su contenido y qué es lo que la hace tan especial:

Esta maravillosa sitcom nos presenta a la Comisaría 99 de Nueva York, en el barrio de Brooklyn, para ser más exactos. Vaya, ya sabemos de dónde viene el título. Tras varios años con un capitán, un tanto negligente, llega Raymond Holt (Andre Braugher). Holt no se anda con chiquitas, es un capitán negro y, abiertamente, homosexual, por lo que ha tenido que sufrir mucho para llegar hasta donde ha llegado. A pesar de esa actitud rígida, casi de robot, tenemos a un hombre serio y entregado. Va ha hacer todo lo posible para que se haga justicia con su familia de la comisaría 99.

Dentro de la 99 tenemos a mi queridísimo Jake Peralta (Andy Samberg), quien es ese pequeño niño metido en el cuerpo de un adulto. De todos los personajes principales, Jake es el más protagonista de todos, y es normal, ya que Andy es productor ejecutivo en la serie. Y es por eso, que siempre habrá una trama que gire en torno a él. Es un personaje muy marcado, es el típico personaje que en una serie funciona estupendamente pero que en la vida real se te haría bola de lo pesado que es.

Como interés romántico, en el que hay un constante tiro y afloja, tenemos a Amy Santiago (Melissa Fumero). Amy encarna al típico estereotipo de empollona intensa que siempre necesita la aprobación de sus superiores. Es una mujer fuerte e inteligente, con una balanza moral impresionante, siempre va a buscar la justicia y no dejará que nadie le pase por encima.

Como mejor amigo de Jake, tenemos a Charles Boyle (Joe Lo Truglio), un señor tan cariñoso, que llega a ser perturbador. Charles es un amigo muy entregado y un fanático de la comida. Todo lo que le rodea, siempre es llevado por la intensidad, ya sea su amor hacia otras personas, ya sea su pasión por la comida o su amistad con Jake.

Como mejor amiga de la infancia de nuestro protagonista, está Gina Linetti (Chelsea Peretti), que trabaja como secretaria del capitán. Gina es una persona egocéntrica y excéntrica, vive en su móvil y en las redes sociales, dándole un toque millenial a la situación. Dentro del fandom, Gina genera mucho debate, ya que hay gente que o la idolatra, o la odia a más no poder. A mí, personalmente me encanta, aunque debo reconocer que en unos inicios me costó pillarle el tranquillo al personaje. Por motivos laborales y personales, Chelsea, dejó la serie en la temporada 6.

Brooklyn Nine Nine
Jake y Gina vestidos como lo hacían de adolescentes para la reunión del instituto.

Dentro del grupo de mujeres, nos queda por mencionar a Rosa Díaz (Stephanie Beatriz). Rosa es esa mujer ‘badass’, misteriosa, que nunca se pone enferma porque hasta los virus le tienen miedo. En muchas series, dentro de ese aspecto macarra e insensible se encuentra un pastelito adorable y ‘cuqui’, pero en el caso de Rosa, no, ella siempre es dura como una piedra. Eso sí, como todo ser humano tiene sentimientos y hay circunstancias que le afectan, y, por tanto, hacen que le toque más fuerte la patata al espectador.

Y, en contraposición a Rosa, tenemos a Terry Jeffords (Terry Crews), el sargento de la comisaría. Quien, a pesar de su apariencia de duro, es un pastelito, entregado tanto a su familia como a sus compañeros. Terry es el estereotipo de padre orgulloso, constantemente vamos a tener tramas que demuestre lo buen padre que es y lo pedante que puede llegar a ser con su orgullo. Aun así, es un jefe excelente y hará todo lo necesario para sacar a sus compañeros de cualquier apuro.

Como mención a los secundarios, tenemos a Hitchcock (Dirk Blocker) y Scully (Joel McKinnon), que son el puro estereotipo de culos de sofá. Nadie sabe cómo pueden seguir trabajando allí, llevarán como 40 años y 30 de ellos los han pasado sentados, comiendo y sin hacer nada. Tras la marcha de Gina en la temporada 6, ellos toman más protagonismo dentro de las tramas.

Y, aunque de buenas a primeras, estos personajes parezcan meros estereotipos, son muy profundos. Cuentan hechos reales dentro de un contexto humorístico, pero hay verdad en todo lo que hacen y siempre se puede aprender de ellos.

Ya dejando de lado a estos personajes tan icónicos,  vamos a hablar de su contenido, que es el otro ingrediente que hace tan especial a esta serie:

Toda comedia buena, y más si es una sitcom, debe tener tramas interesantes y divertidas. Siempre tiene que haber situaciones locas y cargadas de chistes, con la mejor resolución final para dejarte satisfecho.

Brooklyn Nine Nine
Rosa, Jake y Amy pasándolo bien en comisaría.

Y sí, tiene capítulos estupendos y tramas que recordaremos siempre, pero qué serían de estas tramas sin sus personajes recurrentes. Qué haríamos sin nuestro querido Doug Judy (Craig Robinson), el ladrón de pontiacs. O sin Kevin Cozner (Marc Evan Jackson) y su, peculiar, química con Holt. O Wunch (Kyra Sedgwick) y sus rivalidades con el capitán. Sin Pimento (Jason Mantzoukas) y su tremenda locura… Y una larga lista de personajes adorados por los fans, tanto, que cuando comienzas un capítulo, estás expectante a ver a qué recurrente o invitado han traído.

Y aprovechando que he mencionado a los invitados, cabe decir que Brooklyn Nine Nine ha traído estrellas de todo calibre, como pueden ser: Sean Astin, J.K. Simmons, Adam Sandler, Eva Longoria, Maya Rudolph, Kathryn  Hahn, Bill Hader, Sterling K. Brown, Nathan Fillion, Lin-Manuel Miranda… Y una larga lista de ‘celebrities’ del mundo de la comedia.

¿Y qué es una sitcom sin sus buenos ‘running gags’ (chistes recurrentes)?  Brooklyn Nine Nine tiene una larga lista de chistes internos y recurrentes como puede ser “title of your sex tape” (título de tu video sexual), “cool, cool, cool, no doubt, no doubt”… Estos gags han hecho tanta mella en los fans, que lo utilizan para su vida cotidiana, tal y como pasó con “That’s what she said” (Eso me dijo ella) de The Office.

Otro aspecto que define a Brooklyn Nine Nine son sus escenas introductorias, las también denominadas como “Cold Open”. Esta serie tiene una gran cantidad de aperturas hilarantes, como puede ser la vez que intentan hacer que Gina deje su teléfono, Holt prueba un ‘marshmallow’adivinar por qué Amy llega tarde… Y por supuesto, no podemos olvidarnos de la escena más famosa de Brooklyn Nine Nine: “Jake averigua quién es el asesino haciendo a los sospechosos cantar a los Backstreet Boys”.

Ya entrando más en materia, en cuanto a capítulos recurrentes, hay que mencionar los de Halloween. Estos capítulos están cargados de giros inesperados, traiciones, risas y algún que otro momento enternecedor, haciendo que estos episodios se conviertan en la seña de identidad de Brooklyn Nine Nine.

Brooklyn Nine Nine
Personajes en el primer capítulo de Halloween.

Y bueno, aunque todo parezca ser puro cachondeo, siempre sacan un huequito para hablar de temas serios y así aportar su granito de arena. Da igual que sea una serie de comedia, siempre hay espacio para hablar de temas importantes. Por ejemplo, nada más empezar se hace alusión al racismo y la homofobia que hay dentro de la policía, siendo Holt quien lo mencione, ya que su carrera profesional ha sido un infierno desde que salió del armario allá por los setenta. De hecho, hay un capítulo, en la primera temporada, en el que Jake se enfrenta a uno de sus héroes más admirados por hacer un comentario homófobo sobre Holt.

Y, a pesar de ser una serie de policías, nunca pierden la oportunidad de hacer críticas a los mismos. Sobre todo, cuando se trata de la brutalidad policial hacia las minorías y, en especial, a los negros. En la cuarta temporada, hay un capítulo que habla sobre una mala experiencia que sufre Terry yendo de paisano. En ella se ve cómo le denigraron y trataron mal por el simple hecho de ir por la calle.

Y esa no ha sido la única vez que “se han mojado”, con el tema del racismo, en la última temporada, tras los acontecimientos que rodearon a la muerte de George Floyd, los creadores de la serie decidieron tomar medidas. Tiraron a la basura los guiones que tenían y reescribieron la temporada para tomar una posición más crítica hacia la policía.

Una vez mencionado cómo se mojan con el racismo, voy a recuperar el tema de la visibilización LGTBI+. Quiero felicitar como tratan la bisexualidad, tras la salida del armario de uno de los personajes. El tema es tratado con mucha verdad, muestra tanto los estigmas que hay hacia estas personas como el rechazo provocado por la sociedad. Este personaje, tras la salida del armario se separa de su familia pero recuerda que siempre tendrá una mejor: sus compañeros.

En cuanto temas LGTBI+, Brooklyn Nine Nine, siempre intenta aportar su granito de arena. Es cierto que no han dado voz a ningún personaje trans, pero, siempre que han podido, han introducido diálogos en favor hacia ellos. También hacen comentarios sobre cómo la sociedad no es justa con este colectivo.

Siguiendo con las reivindicaciones, con la llegada de la temporada 6, el traspaso a la NBC y el movimiento #MeToo, en Brooklyn Nine Nine decidieron unirse a la causa. Escribieron un capítulo donde se visibiliza la cantidad de casos de violencia de género laborales. En este capítulo, mostraban cómo, normalmente, desde la policía no se suele llegar a hacer justicia, porque es la palabra de un hombre contra el de una mujer. Afortunadamente, termina con un mensaje esperanzador para que las mujeres contemos nuestras experiencias.

Otro punto que se trata, son las consecuencias que deja en una persona el abandono paterno desde tan pequeños. A lo largo de la temporada se ve como Jake tiene ‘Daddy Issues’. Nunca ha podido superar el vacío que le dejó la marcha de su padre. Y, bueno, aunque se utilice en tono de comedia, siempre se muestra a Jake viendo a Holt como su padre. Y es, con toda esta trayectoria, como en la temporada 6 y 7 se habla con total seriedad sobre lo tanto que ha afectado a su vida como adulto.

Brooklyn Nine Nine
El regreso del padre de Jake y cómo lo deja en evidencia.

Brooklyn Nine Nine es una serie genial y, personalmente, pienso que ha sido muy maltratada. Primero por la cancelación por parte de la Fox tras el final de la quinta temporada. Doy gracias de que la NBC la comprase y le diese la oportunidad darle el final que se merece. Aunque bueno, también tengo quejas sobre cómo ha finalizado.

Con la llegada de la pandemia y todos los cambios de guion, la serie ha tomado un rumbo diferente al que los fans esperábamos. Eso sí, a mi parecer a mejor, porque ha tenido una octava temporada impecable. Pero bueno, voy a proceder con mi «queja»:

Inicialmente, creíamos que iba a acabar con el capítulo 9 de la temporada 9, pero al final nos tuvimos que conformar con ocho temporadas. Luego, nos hicieron creer que iba a terminar el 9 de septiembre (mes número 9), pero finalmente ha terminado una semana más tarde. Así que bueno, tras muchas referencias y deseos de que jugasen con el 99, la serie ha terminado donde debía terminar y con un final increíble, del que no voy  a destripar nada, pero os aseguro que es de lo más satisfactorio. Le dan el cierre que se merece de la mejor forma que saben hacerlo.

Así que solo me queda decir, después de toda esta chapa que os he dado: Tenéis que ver la serie, y si ya la habéis visto, pues es el momento de verla otra vez. Tenéis la gran mayoría de las temporadas en Netflix y, próximamente, irán subiendo las que quedan.

Si no sabéis con quién comentarla, soy toda vuestra.

Deja un comentario