Inicio Festivales y premios MOOSIC LAB x Japanese Film Festival Vol.2 – Críticas (Parte 2)

MOOSIC LAB x Japanese Film Festival Vol.2 – Críticas (Parte 2)

0
MOOSIC LAB

Después del artículo sobre los cortometrajes, os traemos la segunda parte de las críticas de los largometrajes del MOOSIC LAB x Japanese Film Festival Vol.2, el festival nipón de referencia que fusiona cine y música. Las películas seguirán disponibles de forma gratuita en la web oficial del JFF hasta el próximo 30 de septiembre.

 

  • All about Chiaki Mayumura (provisional) (Hajime Matsuura, 2019)
MOOSIC LAB
Fotograma de ‘All about Chiaki Mayumura (provisional)’

¿Quién es Chiaki Mayumura? Compositora, cantautora, intérprete, productora, empresaria…. En su último largometraje, el director Hajime Matsuura (Billete de 10000 yenes) ahonda en las múltiples personalidades -nunca mejor dicho- de la idol japonesa Chiaki Mayumura.

Aunque All about Chiaki Mayumura (provisional) se nos presente como un documental, no hay que dejarse engañar por las apariencias. Es difícil reseñar esta película sin hacer ningún spoiler y es mucho mejor verla sin leer previamente la sinopsis y dejando que nos sorprenda; digamos que la cantautora guarda un secreto que ha revelado en primicia en este film.

Se trata de una cinta descabellada, divertida, entretenida y con una premisa original que nos permite descubrir a esta idol japonesa –a la que muchos tachan de “genio”- y conocer más a fondo sus diferentes facetas artísticas.

Lo mejor: Las sorpresas y los efectos especiales cutres.

Lo peor: Los efectos especiales cutres. O los amas o los detestas.

Nota: 8/10

 

  • The sleeping insect (Yurina Kaneko, 2019)
MOOSIC LAB
Fotograma de ‘The sleeping insect’

Para enfrentarse a una película como The sleeping insect hay que ir preparado: Kanako Seri (Ryo Matsuura) es una joven guitarrista que busca nuevo material para componer canciones. De repente, un día, yendo en autobús, escucha a una anciana tarareando. Por alguna razón, esa melodía le llama la atención, así que decide seguir a la señora y acaba embarcándose en una aventura de lo más curiosa.

Hasta aquí parece que nos encontramos ante una cinta de ciencia ficción que, aunque al principio le cuesta arrancar, nos atrapa prometiéndonos un misterio. Sin embargo, a medida que avanza la historia y aparecen nuevos personajes, la trama empieza a complicarse y a perder sentido.

Lo que ha intentado la directora Yurina Kaneko (Walking plants) es hacer de su film una metáfora de la fugacidad de la vida y el encuentro con la muerte, que no siempre supone el final -de ahí que incluya algunos yokai (espíritus) de por medio-. Pero lo que podría haber sido un buen film, pues la fotografía de Yuko Hirami y la música de Tokiyo están a la altura, se acaba convirtiendo en algo bonito de ver y escuchar, pero que no transmite nada más.

Lo mejor: La fotografía y la banda sonora.

Lo peor: La fotografía y la banda sonora no compensan los desajustes de guion.

Nota: 5/10

 

  • GEEK BEEF BEAT (Sasami Torikawa, 2019)
Fotograma de ‘GEEK BEEF BEAT’

Haruo Higashino siente una presión constante tanto en casa como en el trabajo. Para evitar confrontaciones se limita a callar y a dejar que los demás le ninguneen. Pero cada vez que se encuentra en una situación así, en su interior resuena una voz rapeando cuyos versos expresan lo que realmente siente. Esa voz clama por salir a la luz.

La escritora y productora de teatro Sasami Torikawa se estrena como directora con esta comedia dramática protagonizada por el rapero y poeta Kitsunebi. La singularidad del artista le sirve para crear una historia con la que aborda tabúes sociales como la depresión o el bullying y la presión por encajar en una sociedad que tiende a la homogeneidad, un entorno en el que debes cumplir con el papel que te toca, ya sea como el cabeza de familia o como la estudiante brillante.

Otro aspecto interesante, aunque a veces resulta un poco pesado y repetitivo, es cómo se aproxima a estas temáticas desde el ámbito familiar y laboral. Así, Torikawa deja claro el mensaje que nos quiere transmitir con su film: la música nos permite expresarnos, la música nos hace libres.Kohei I

Lo mejor: La sutileza con la que trata problemáticas sociales.

Lo peor: Como comedia no la compro.

Nota: 7/10

 

  • DONG TENG TOWN (Kohei Inoue, 2019)
Fotograma de ‘DONG TENG TOWN’

Sora (Ryo Sato) es una joven compositora que se muda a un apartamento en Dong Teng Town. Allí encontrará unos casetes grabados por el antiguo propietario del piso, Tokio (Sho Kasamatsu), y vivirá un romance a medio camino entre la realidad y la ficción.

No hay mucho que decir de DONG TENG TOWN, el primer largometraje de Kohei Inoue. Es una película “correcta”, en la que el director apuesta por una historia de amor bonita de la que podría haber sacado mucho más jugo. Si bien es cierto que llegas a conectar con los personajes, todo es tan simple que resulta cargante, excepto el final, cuando entiendes hacia dónde quería llevarte Inoue. La emotiva banda sonora va a cargo del guitarrista Shinichi Sugawara, aka SAMOEDO, del grupo Siamese cats.

Lo mejor: El final.

Lo peor: La indiferencia con la que te deja al acabar.

Nota: 6/10

 

  • TAILWIND (Ryo Anraku, 2019)
Fotograma de ‘TAILWIND’

TAILWIND es uno de los platos fuertes del MOOSIC LAB. El director Ryo Anraku (Dancing alone) se introduce como un personaje secundario dentro de su film para contarnos la historia de DEG, un rapero de los suburbios de Tokyo, que oculta tras una sonrisa su  verdadero malestar y angustia.

Como espectadores, acompañamos al músico en este viaje lleno de altibajos en la búsqueda de su identidad artística. El film refleja a la perfección esa frustración que siente el rapero por querer conectar con su público, cuando ni siquiera sabe a quién van dirigidos sus versos.

El protagonista, encarnado por el propio DEG, logra con su excelente interpretación traspasar la barrera de la pantalla y hacer que empaticemos con él. Sus conocidos le retraen que siempre esté sonriendo y que se preocupe de todo el mundo menos de él mismo. En ese sentido, el punto de inflexión del rapero, en el que se plantea realmente quién es como artista, llega cuando unos amigos le piden que componga un tema para su boda. Un evento al que asistirá Hikari, el amor de su adolescencia.

El film es sincero y sobrecogedor, con escenas muy potentes y una banda sonora de 10, que gira en torno al tema estrella de DEG, Shot!!!!. El mensaje sería parecido al que Torikawa proyectaba en GEEK BEEF BEAT y no podía ser más acertado para el MOOSIC LAB: la música te permite explicar quién eres al mundo y conectar con los demás.

Lo mejor: La interpretación de DEG.

Lo peor: La frustración que siente es contagiosa

Nota: 8’5/10

Deja un comentario