Inicio Críticas La Casa de Papel (T5): El cine bélico llega al Banco de...

La Casa de Papel (T5): El cine bélico llega al Banco de España

Crítica SIN SPOILERS de la serie La Casa de Papel

0

Título original: La Casa de Papel (Temporada 5)

Año: 2021

País: España

Género: Serie TV. Thriller. Intriga. Drama. Robos y atracos

Director: Álex Pina (Creador), Jesús Colmenar, Miguel Ángel Vivas, Alex Rodrigo, Alejandro Bazzano, Koldo Serra, Javier Quintas.

Guión: Álex Pina, Esther Martínez Lobato, Javier Gómez Santander, David Barrocal, Pablo Roa, Esther Morales, Luis Moya.

Fotografía: Miguel Ángel Amoedo, David Azcano, Sergi Bartrolí, Mike Valentine.

Música: Iván M. Lacámara, Manel Santisteban.

Reparto: Álvaro Morte, Úrsula Corberó, Itziar Ituño, Alba Flores, Paco Tous, Najwa Nimri, Pedro Alonso, Miguel Herrán, Jaime Lorente, Esther Acebo, Hovik Keuchkerian, Rodrigo de la Serna, Fernando Cayo, Miguel Ángel Silvestre y Patrick Criado.

Productora: Vancouver Media, Atresmedia Televisión. Distribuidora: Netflix. Emitida por: Netflix

Ficha en Filmaffinity

Y de repente ocurre.

Lo que nunca imaginaste. Lo que estaba prohibido pronunciar por lo ilógico que sería que ocurriese.

Y es que, la temporada cinco de la serie de éxito de Netflix lo ha vuelto a hacer. Al menos su primera parte. Entramos en un híbrido de géneros que se tambalea constantemente, como un funambulista, en la cuerda de la coherencia argumental.

El ritmo de los acontecimientos en el presente no cazan con las interpretaciones de Pedro Alonso (Berlín), Patrick Criado (Rafael) y/o Diana Gómez (Tatiana), éstas tan elegantes y tranquilas, propias de ladrones expertos en una película de Bond o de Misión Imposible.

A muchos les parecerá aire fresco ante tanto tiroteo bélico, para mí es un frenazo y un desenfoque. Los flashback hay que saber utilizarlos y, en esta serie empiezan a cansar.

El pasado para justificar lo injustificable del presente vuelve a ser una tónica en la historia creada por Pina. Pero, en la guerra, el pasado ya no cuenta.

La guerra sucede, es aquí y ahora, terreno pantanoso donde se improvisa. Donde no hay plan B porque el único válido es el plan A. Es aquí donde el caos reina tanto en lo visual como en el guión, siguiendo con sus agujeros varios que se opacan con la sensibilidad de momentos épicos de los personajes más carismáticos. 

El concepto familia recuerda a Dom Toretto en Fast and Furious, recurso que ya huele raro, utilizado para preparar los kleenex de varias muertes, alguna de ellas poco esperada que ya adelanto, no tendrá sentido (aparentemente).

Casa de Papel
Patrick Criado (Izquierda) y Pedro Alonso (Derecha) interpretando en Copenhague a sus personajes Rafael y Berlín respectivamente.

A menos que se haga una explicación coherente en Diciembre, la muerte en esta primera parte es un alto riesgo que yo no hubiera tomado. En ese mes rey del marketing y la nostalgia navideña, el espectador se sentirá defraudado o maravillado por esa explicación.

Como gancho funciona, pero como resultado final tengo mis dudas.

Las incorporaciones de Miguel Ángel Silvestre (René) y Patrick Criado (Rafael) aparecen para justificar el origen de los personajes de Tokio y Berlín.

En mi opinión, un tanto innecesarios por ahora. Esperemos que en la segunda parte, se aclare el por qué de esa educación tan…especial de Berlín a su hijo y qué repercusión tendrá en el robo al Banco de España.

Por el momento, La Casa de Papel  mantiene el tono épico de entretenimiento que tanto gusta a las masas. El intento de agradar a todo el mundo parece que se difumina un poco en esta primera parte que se arriesga demasiado con uno de los personajes.

La acción es frenética y quizás lo mejor de esta quinta temporada. Todo va tan rápido e intenso que veo con buenos ojos la duración de los capítulos y que la temporada se parta en dos.

Hay que tener una tregua ante todo el caos ofrecido. Ahora tendremos tres meses para inventar teorías. De esto va La Casa de Papel y en esto se ha convertido la industria.

En sacrificar la calidad por las habladurías en redes sociales para mantener la atención de un público que es masivo y que no descansará hasta saber la verdad.

Lo han vuelto hacer.

Nota: 6,5/10

Lo mejor: Las escenas de acción y el riesgo en el quinto capítulo.

Lo peor: Las incoherencias en el guion y algunos momentos innecesarios.

 

Deja un comentario