Inicio Críticas ‘El tiempo contigo’, el cielo como la obsesión de Shinkai

‘El tiempo contigo’, el cielo como la obsesión de Shinkai

0

Título original: Tenki no ko

Año: 2019

Duración: 112 min.

País: Japón

Dirección: Makoto Shinkai

Guión: Makoto Shinkai

Música: Radwimps

Fotografía: Ryôsuke Tsuda

Reparto: Kotaro Daigo, Nana Mori, Kentaro Araki, Chieko Baishô, Kana Hanazawa, Sei Hiraizumi, Tsubasa Honda, Kana Ichinose, Yûki Kaji, Ryûnosuke Kamiki, Mone Kamishiraishi.

Productora: CoMix Wave Films

Género: Animación. Fantástico. Adolescentes.

Ficha en Filmaffinity

Un adolescente se muda a Japón sin más que unas cuantas monedas y la esperanza de poder encontrar un trabajo para mantenerse. Pero en vez de eso, Morishima encuentra en Tokio problemas y a otra adolescente con la que conectará gracias a la lluvia. La premisa de El tiempo contigo, la nueva película de Makoto Shinkai, director de Your Name, 5 centímetros por segundo, o El jardín de las palabras, arrasa como ya es habitual en él por todos los festivales que ha estado luchando además por la candidatura a los Oscars. Como es por costumbre en el cine del director la pareja debe enfrentarse a una unión drástica que dejará huella en sus corazones, y sus cuerpos. Siempre rodeados de la maravillosa animación y fijación por todo lo relacionado con el agua que parece tener el director hasta prácticamente dedicar su última obra a esta.

El amor, siempre latente en los corazones adolescentes, se entremezcla con distintos personajes de numerosas edades y tipos. Por un lado aparece el amor propio al conocerse a uno mismo, el fraternal, el de poder ayudar a los demás y por supuesto, el romántico. Guiando al espectador, y a los protagonistas del film, Makoto Shinkai traza una fina corriente de agua como la vida misma de sus personajes, el amor y pasión de los mismos. El estado de ánimo de estos se une en tranquilos lagos, corrientes de fuertes lluvias, estancamiento de ideas y sensaciones. El ritmo en El tiempo contigo cambia constantemente sin llegar a ser completamente frenética ni aburrida, aportando los tempos justos en los momentos necesarios. Todo esto siempre acompañado de un sinfín de colores reflejados o creados por el propio elemento acuático.

Fotograma de ‘El tiempo contigo’

Sin poder evitar comparar el cine de Makoto Shinkai con el del maravilloso Hayao Miyazaki, creador del Studio Ghibli, y cómo este último trata de introducir aviones y discursos sobre la naturaleza en sus películas, Shinkai demuestra una vez más su obsesión por las nubes, el cielo y el poder que este contiene. Las nubes componen un personaje más de la trama, estas sirven como portal conductor de la unión, ayuda e incluso separación de las personas. En ellas el espectador ve la felicidad o tristeza y lo mucho que puede cambiar el día de alguien por algo como esto.

Makoto Shinkai podría haber usado este personaje latente durante toda la obra como perfecto discurso sobre el cambio climático y los problemas a los que nos enfrentamos. Pero en lugar de eso decide centrar demasiado su historia en el amor adolescente, normalizando así los cambios producidos en el planeta como si no tuviesen peso e importancia en la actualidad. Haciendo plantear la irremediable pregunta de cómo habría sido este relato si hubiese salido de la mente de Miyazaki.

A pesar de esto, El tiempo contigo reúne un festival de colores, fluidez y pasión por la animación. El siempre impecable equipo detrás del cine de Makoto Shinkai parece haber reunido escenas de Your Name para recrearlas y mejorarlas, si cabe, en esta nueva obra. Cada uno de sus fotogramas es precioso visualmente, pero la historia y el casi nulo desarrollo de sus personajes se quedan bastante atrás. Usando numerosos estereotipos del carácter de los protagonistas de series de animación japonesas, el director vuelve a crear un romance torpe, puro e inocente, relacionado una vez más con desastres naturales para centrar la trama y crear la unión de dos adolescentes perdidos en sus vidas y propósitos.

Lo mejor: Como siempre, su impecable animación.

Lo peor: El desperdicio del discurso sobre el calentamiento global por un romance adolescente más.

Nota: 7/10

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here