Inicio Especiales Cuenta atrás para Hollywood: ‘Reservoir Dogs’ (1992)

Cuenta atrás para Hollywood: ‘Reservoir Dogs’ (1992)

Con motivo del estreno de 'Érase una vez en Hollywood', rendiremos homenaje cada día hasta su estreno a Quentin Tarantino. Hoy: 'Reservoir Dogs'

0

Quentin Tarantino (Knoxville, 1963) es uno de esos directores identificables en un solo plano, con un solo sonido o una simple línea de diálogo. Desde su amor por la serie B y los intérpretes negros, hasta su melomanía obsesiva y su estilo cartoon, reúne tanto fans incondicionales como detractores exacerbados. En homenaje a su filmografía y con motivo del estreno próximo de su nueva película, Érase Una Vez en Hollywood, cada día hasta el 15 de agosto analizaremos, con datos curiosos, su filmografía más selecta, en forma de cuenta atrás para su novena película. Arrancamos hoy con su ópera prima: Reservoir Dogs (1992).

Es poco conocido que, al igual que Por un puñado de dólares, Reservoir Dogs es una copia descarada y casi milimétrica de una película asiática. La cinta en cuestión es City on Fire (1987), del prestigioso director chino Ringo Lam. Las dos historias relatan un robo a una joyería que sale mal por la aparición de la policía y la paranoia en el grupo de los atracadores que, hacinados en un espacio cerrado, sospechan que uno de ellos es un soplón.

Obviando que la base de la ópera prima de Tarantino es un calco de otra película, existen una serie de notas de estilo que la diferencian considerablemente de su origen; marcas de estilo que condicionarán y se repetirán hasta la saciedad en el resto de su filmografía: ultraviolencia filtrada como elemento de comedia negra más que como elemento de drama, una selección de música adecuada a cada puesta en escena, personaje y transición, diálogos normalizados en entornos de crimen y con teorías absurdas sobre referentes de la cultura pop (Madonna en Reservoir Dogs, McDonald’s en Pulp Fiction).

reservoir dogs
El elenco de ‘Reservoir Dogs’ en la escena inicial de la cinta.

La película, en un principio, iba a ser financiada por los 30.000 dólares que había ganado Tarantino tras vender el guión de True Romance, pero un amigo productor suyo, Lawrence Bender, le instó a que le diera tiempo para inflar un poco más el presupuesto. Harvey Keitel, un actor fetiche de Scorsese, leyó el guión y quedó maravillado, aceptando no sólo el papel del Señor Blanco, sino accediendo a producir parte de la cinta también. El resto es historia.

Reservoir Dogs se alza como una de las películas independientes más exitosas de la historia del cine. Brilló en el Festival de Sundance, donde los críticos la señalaban como futuro de Hollywood o como basura de serie B, sin término de medio. El relato claustrofóbico, relleno con una estación de música setentera ficticia, embarca al espectador en la que era la carta de presentación del genio de Knoxville, donde sus diálogos bizarros y ultraviolencia heredera de Scorsese, pretende rendir homenaje a toda el cine y música de infancia y adolescencia, reuniendo todos los puntos comunes del resto de su filmografía en una etapa temprana.

Nota: 8.5

Presupuesto: 1.500.000 $

Recaudación: 2.800.000 $ (EEUU)

Escena icónica: La tortura del señor Rubio a Marvin Nash al son de Stuck in the Middle with You de Stealers Wheel.

Una frase: “Are you gonna bark all day, doggy… or are you gonna bite?”

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here