Inicio Críticas Crítica – Marvel’s Runaways (T1)

Crítica – Marvel’s Runaways (T1)

0

 

 

Título: Runaways
País: Estados Unidos
Duración: 60 minutos
Guion: Drew Pearce, Tamara Becher, Brian K. Vaughan, Mike Vukadinovich, Rodney Barnes (Cómic: Brian K. Vaughan, Adrian Alphona)
Reparto: Gregg Sulkin, Allegra Acosta, Ariela Barer, Brigid Brannagh, Ever Carradine,Rhenzy Feliz, Virginia Gardner, Brittany Ishibashi, James Marsters, Lyrica Okano,Kip Pardue, Angel Parker, Ryan Sands, Kevin Weisman, Annie Wersching,Nicole Wolf, Cody Mayo, Ryan Doom
Fotografría: Ramsey Nickell, David Stockton, John Newby
Música: Siddhartha Khosla
Dirección:Josh Schwartz (creador), Stephanie Savage (Creator), Brett Morgen,Nina Lopez-Corrado, Roxann Dawson, Peter Hoar, Jeremy Webb
Género: Ciencia ficción, drama

 

La cadena Hulu sorprendió durante el año 2017 con los estrenos de las grandes series Harlots y The Handmaid’s Tale. Antes de acabar el año, y aún sin acabar la temporada, lanzaba la nueva serie de Marvel: Runaways.

La serie cuenta la historia de seis jóvenes, Nico Minoru, Karolina Dean, Molly Hayes, Chase Stein, Alex Wilder y Gertrude Yorkes, muy diferentes entre sí pero  deben unirse contra sus padres, los villanos.

La trama tiene un planteamiento brillante, va creciendo capítulo a capítulo y no decepciona en ningún momento. Los personajes están muy bien construidos y se apuesta por la multiculturalidad y rompe con la esperada heteronormatividad de las series de superhéroes. Runaways actualmente lo tiene todo, acción, fantasía, intriga, una gota de romance y esa fragancia teenager que le da un toque trepidante y atractivo.

Durante los episodios, los seis jóvenes tratan de restaurar los retazos de su amistad. Todo esto mientras combinan su vida cotidiana con su doble vida, en la que planean desenmascarar a sus padres, al parecer un grupo de asesinos con unas intenciones muy turbias.

Podría tratarse de una serie que desarrolla la vida de los Runaways y regalarnos unos capítulos finales con unos malvados pésimos y que actúan según las necesidades del guion, sin embargo, Marvel nos deja saborear la vida, intenciones y sentimientos de los malos. Es en este punto donde el espectador se da cuenta de la fina línea que diferencia el bien del mal y que hay infinitas razones por las que elegir un bando u otro, no solo depende de una elección. Aquí es donde entra Pride (Orgullo), la asociación secreta a la que pertenecen los padres y que regala muchos momentazos en pantalla.

Los padres y villanos de Marvel’s Runaways

El toque de romance, que también trae mucho drama, no solo atañe a los adolescentes, también a sus padres. Es fresco y puntual, lo necesario para endulzar la trama y humanizar a los personajes.

La acción está asegurada, algunos de los jóvenes y los padres tienen poderes o algún… “elemento” excepcional con lo que se procura una narrativa muy amena y entretenida.

La fotografía de Ramsey Nickell, David Stockton y John Newby está muy cuidada. La paleta de colores cambia según la vida del protagonista, por ejemplo, si es Karolina Dean los colores claros, como el blanco, predominan asociándolo a la pureza y la perfecta vida religiosa que lleva su familia.

Cabe destacar la actuación de Ariela Barer, en cuento a los Runaways, el personaje de Gert se manifiesta como una joven feminista, muy transgresora. La calificaría como la suprema encargada de la ironía y la moral del grupo. En cuanto a los villanos, es decir, los padres; es imposible no nombrar a Brittany Isibashi, Tina Minoru. Una mujer inteligente, triunfadora y de hielo. Es uno de los mayores enigmas, junto con el personaje de Annie Wersching, Leslie Dean.

Tina Minoru sosteniendo su báculo de poder

Afortunadamente, el equipo de los Runaways podrá seguir avanzando este 2018 en Hulu, ya que ha sido renovada por una segunda temporada que se estrenará a finales de año.

Nota: 9

Lo mejor: la evolución de los personajes y el enfoque

Lo peor: A algunos personajes principales se les da menor protagonismo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí