Inicio Críticas ‘Vivarium’, hogar, asfixiante hogar

‘Vivarium’, hogar, asfixiante hogar

0
Vivarium
Fotograma de 'Vivarium'

Título original: Vivarium

Año: 2019

Duración:  97 mins

País: Estados Unidos

Dirección: Lorcan Finnegan

Guión: Garret Shanley (historia de Lorcan Finnegan y Garret Shanley)

Música: Kristian Eidnes Andersen

Fotografía: Miguel de Olaso

Reparto: Imogen Poots, Jesse Eisenberg, Jonathan Aris, Eanna Hardwicke

Productora: Fantastic Films / Frakas Productions / PingPong Film. Distribuida por XYZ Films

Género: ciencia ficción, suspense, distopía

Vivarium
Fotograma de ‘Vivarium’

Una joven pareja que busca hogar acaba atrapada en una urbanización con miles de casas idénticas, ningún vecino y los suministros esenciales para poder vivir. A primera vista esta distopía laberíntica bien podría encontrarse en uno de los episodios de La dimensión desconocida (1959-1964, 1985-1989) o de la inquietante Black mirror (2011-). Pero no. Se trata de la sinopsis de Vivariumel segundo largometraje de Lorcan Finnegan, estrenado este miércoles en Movistar+, Vodafone, salavirtualdecine.comrakuten.tv.

Para su última película, Finnegan recupera esa especie de mundo paralelo de casas iguales que esbozó en su primer cortometraje, Foxes (2011), le añade una nueva pareja —encarnada por Imogen Poots y Jesse Eisenberg– y diseña una nueva trama que, aunque llamativa, no está a la altura de las expectativas. En ambas piezas el director lleva a sus personajes al límite para ahondar en cuestiones relacionadas con la naturaleza del ser humano, algo que ya había hecho en Without name (2016). Si en Foxes se centraba en los instintos animales, en Vivarium pone el foco en la crianza humana. 

Al director y/o guionista no le parece lo suficientemente retorcido abandonar a sus personajes a su suerte en un mundo deshabitado y sin salida, así que decide añadir un niño a la ecuación. Después de quedarse atrapada, la pareja recibe una caja con un bebé dentro y la inscripción “Raise the child and be released”. Aquí es cuando parece que la cosa se pone interesante, pues la criatura crece a una velocidad sobrenatural y se acaba convirtiendo en la peor pesadilla de sus cuidadores. Sin embargo, es también a partir de este momento cuando la película empieza a flaquear.

Vivarium
Fotograma de ‘Vivarium’

La crianza se resume en cuatro escenas que se repiten una y otra vez, a lo que se añade la angustia de los “padres” por querer escapar y el misterio -no muy bien resuelto- de dónde viene el mocoso y quién o qué es. Esta parte de la historia recuerda al remake del episodio It’s a good life (Joe Dante) de La dimensión desconocida que se hizo para la película de 1983, en el que un niño con poderes encierra en una casa a un grupo de personas para que se ocupen de criarlo satisfaciendo todos sus caprichos. Pero lo que Dante contaba en pocos minutos Finnegan lo convierte en una película de hora y media que, al parecer, busca irritar al espectador. Y lo consigue.

En el plano artístico y simbólico el film contiene guiños a los universos surrealistas de Rene Magritte M. C. Escher y a series de culto como la británica Inside No. 9 (2014-). Como en la antología de humor negro creada por Reece Shearsmith y Steve Pemberton, Finnegan ubica la historia en una casa con el número 9. Tanto la serie como la película consiguen mantenerte en tensión, pero en el visionado de los episodios no estás deseando que llegue el desenlace. Quizá porque sus directores optan por no alargar la trama más de lo justo y necesario.

Quienes decidan darle una oportunidad a Vivarium acudirán a verla atraídos por la historia, pero se quedarán por su reparto. En concreto, por la memorable actuación de Poots, que le valió el premio a mejor actriz en el pasado Festival de Sitges. A juicio de esta comentarista, aunque la idea base del largometraje es interesante y hubiese sido un buen guión para un episodio de serie, como trama de película resulta pesada y reiterativa. El final, por otra parte, no lo arregla: desde luego, no es lo más indicado para ver en tiempos de cuarentena.

Lo mejor: Imogen Poots.

Lo peor: El niño, su exasperante crianza y otra vez el niño.

Nota: 6/10

 

Deja un comentario