Inicio Críticas ‘Varados’: el tiempo suspendido

‘Varados’: el tiempo suspendido

0
varados

Este artículo forma parte de una crónica del 1er Festival Online de Cine Dirigido por Mujeres, lanzado a través de la plataforma Mujeres de Cine.

Título original: Varados

Año: 2019

País: España

Dirección: Helena Taberna

Guion: Helena Taberna

Montaje: Renato Sanjuán

Fotografía: Frodo García-Conde

Sonido: Peter Memmer

Género: Documental

Ficha en Sensacine

Pensar en la situación de los refugiados, temática recurrente a lo largo de este primer Festival Online de Cine Dirigido por Mujeres, es pensar en el tiempo. El tiempo como un dispositivo inescapable, una especie de cárcel; si en Hayati vimos a sus protagonistas incapaces de escapar su necesidad de un visado para salir de Turquía, siempre a la espera, Varados, de Helena Taberna, explora la otra cara de la moneda: qué ocurre cuando se consigue llegar al otro lado.

La respuesta es deprimente, cuanto menos. Los protagonistas de Varados están encerrados en Grecia. Son como uno de esos barcos que ven pasar cada día, pero incapaces de salir al mar. Vivir día a día, mucho peor que vivir factura a factura, convivir con gente que son a la vez quienes más pueden ayudarte y un recuerdo vivísimo de la peor época de tu vida.

Aquí, Varados triunfa. Durante la poca más de una hora de metraje que pasamos junto a sus protagonistas, realmente sentimos, como ellos, que la vida está en pausa. No dejan de moverse, no dejan de hacer cosas, pero no ocurre nada para ellos. El mundo los mantiene como en el banquillo, pero no hay intención de que salgan a jugar.

varados
Fotograma de ‘Varados’.

Helena Taberna elige representar esto de una forma simple: no hay artificios formales, no se introduce en la narración, y las preguntas que hace a los entrevistados dan pie a que estos se expresen durante largo rato; lo que importa es su experiencia, no a quién se la cuentan.

Sin embargo, esta misma forma de presentar a sus protagonistas es la que hace que el propio documental se vea afectado por eso que muestra. Las imágenes se sienten redundantes, las conversaciones intrascendentes, y aunque funciona como retrato de unas personas en una situación durísima (y que, como exploran los textos finales, solo va a peor), dilatar de esta forma el metraje hace que sea poco atractiva para el espectador.

Lo mejor: la narración se ajusta perfectamente a la vida de sus protagonistas.

Lo peor: a pesar de que es corta, se acaba haciendo algo pesada.

Nota: 4/10

Deja un comentario