Inicio Críticas ‘Reina de corazones’, la peor carta de la baraja

‘Reina de corazones’, la peor carta de la baraja

0
Reina de corazones Festival Films

Título original: Dronningen

Año: 2019

Duración: 127 min.

País: Dinamarca

Dirección: May El-Toukhy

Guion: Maren Louise Käehne, May El-Toukhy

Música: Jon Ekstrand

Fotografía: Jasper J. Spanning

Reparto: Trine Dyrholm, Gustav Lindh, Magnus Krepper, Liv Esmar Danneman, Silja Esmar Danneman

Productora: Nordisk Film Production

Género: Drama

Ficha en Sensacine

Reina de corazones, la segunda película de la directora danesa May El-Toukhy, es una película compleja; no es que sea difícil entrar en ella, pero su historia desafía constantemente al espectador. Cuenta la historia de Anne (Trine Dyrholm), una abogada que trabaja con jóvenes en casos de abuso físico, psicológico y sexual. Un día, su convivencia con Peter (Magnus Krepper), con quien tiene dos hijas, se pondrá patas arriba cuando este se vea obligado a acoger a su hijo de una pareja anterior, el conflictivo Gustav (Gustav Lindh).

Reina de corazones Festival Films
Trine Dyrholm, protagonista de ‘Reina de corazones’

Lo que ocurre durante las dos horas que siguen a este punto de partido es un viaje al centro de Anne, en el que viviremos con ella sus luchas profesionales, conyugales y maternofiliales, y veremos cómo su mundo se derrumba cuando comienza una relación con Gustav.

El guion que El-Toukhy coescribe junto a Maren Louise Käehne (Shelley) es inteligente en tanto que nunca pinta a Anne como una villana. Su exploración del deseo de una mujer adulta acomodada es consecuente con lo que vemos en la película; no es que su vida sea mala, o triste, pero ella obviamente no se siente completa. Tirarse al vacío a través de Gustav es una forma de escapar de una situación que la asfixia.

Gran parte del público estará a estas alturas con todas las señales de alerta levantadas: efectivamente, es una película que trata la pedofilia. No se esconde en ningún momento a la hora de representarla (Gustav está a finales de la adolescencia, y hay alguna escena de sexo bastante explícita), pero hacia el final de la película, da una vuelta y critica de forma abierta a su personaje protagonista.

reina de corazones festival films
Trine Dyrholm y Gustav Lindh, actores principales de ‘Reina de corazones’

Hay que ser valiente para hacer una película así, que abraza sus aspectos más controvertidos, pero no tiene miedo de posicionarse. El guion es exquisito, y aunque a ratos el ritmo de la película se resienta, ver cómo se mantiene el equilibrio tonal perfecto a la hora de estudiar un personaje complejo, de analizar sus problemas como persona y condenar sus crímenes, que no por ello invalidan los aspectos más positivos de su persona.

La Anne de Reina de corazones queda lejos de esa figura despótica que corta cabezas por doquier en Alicia en el país de las maravillas, pero sí encuentra a un personaje repleto de poder que se enfrenta a sus propios complejos y deseos, además de a un joven problemático que la atrae y puede conllevar su caída. El envoltorio es preciosista (y precioso), la atmósfera cuidada y envolvente y el desarrollo de la historia descorazonado y brutal. Pero sin duda merece la pena.

Lo mejor: El guion es inteligente y sabe empatizar a la vez que criticar a su protagonista.

Lo peor: Cuesta conectar con el núcleo emocional de la historia y en ocasiones es algo lenta.

Nota: 7/10

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here