Inicio Críticas ‘Birdsong’, depravación musical

‘Birdsong’, depravación musical

0
birdsong

Título original: Birdsong

Año: 2019

Duración: 90 min.

País: Bélgica

Dirección: Hendrik Willemyns

Guión: Hendrik Willemyns

Fotografía: Michael Dwyer

Reparto: Kazuhiko Kanayama, Natsuko Kobayashi, Akaji Maro, Shinji Matsubayashi, Takamasa Suga

Productora: Co-production Bélgica-Japón;

Menuetto Film

Género: Drama Fantástico. Música.

Ficha en Filmaffinity

No es sorpresa para nadie la dificultad y crueldad que rodea el mundo de la música en cualquier parte del mundo. El director Hendrik Willemyns, guionista, músico y productor, quiere centrar su película en la industria musical de Japón, concretamente en la vida de Asuka, una joven que sueña con formar parte de este mundo. La protagonista, interpretada por Natsuko Kobayashi, aspira a convertirse en cantante y compositora desde los corredores y salas vacías del edificio que limpia todas las noches. Este trabajo nocturno la hace sentir más cerca de cumplir su sueño, ya que se trata del edificio donde se rueda un concurso musical para la televisión, por lo que Asuka estará dispuesta a hacer cualquier cosa con tal de lograr participar.

Podría decirse que Birdsong no es más que muchos videoclips entrelazados con alguna perversión animal del director mientras todas las gamas de colores explotan en pantalla. A lo que hay que sumarle melodías psicodélicas que entremezclan música electrónica y clásica para intentar expresar los sentimientos de Asuka. También podría decirse que Birdsong forma parte de todo un género difícil de encontrar y disfrutar, que esconde un pequeño culto y fanatismo al Japón lleno de excentricidades, colores, neón y todo clase de fetichismos que muchos creen que describe al país nipón.

La actriz protagonista, Natsuko Kobayashi.

Sin saber qué hacer, Asuka se ve rodeada por una ola de prostitución de la que no sabe cómo salir sin perder la oportunidad de mejorar y ganar reconocimiento en la música. Con breves presentaciones de cada personaje que aparece en Birdsong, el director Hendrik Willemyns intenta expresar la relación de la música con las personas. Al igual que el cuerpo del músico se acostumbra a los movimientos de sus dedos al tocar las teclas de un piano, el cuerpo de un depredador sexual sabe qué hacer y con quién hacerlo sin pensarlo siquiera. El músico siempre será músico, y el sexo siempre será sexo. Asuka es incapaz de separar una cosa de la otra, ya es demasiado tarde para desacostumbrarse de esta pesadilla.

Las escenas se vuelven más y más crudas a medida que Asuka avanza en su camino al supuesto estrellato. Por medio de animaciones y un buen uso del CGI, quizás con la intención de suavizar los abusos a la protagonista, el espectador sufre la difícil decisión de seguir sus sueños.

Fotograma de la película ‘Birdsong’.
  1. Usando la metáfora de la industria musical como un animal, el director muestra a personas y actos protagonizados por animales vertebrados e invertebrados. Con esto consigue que su cinta se convierta en una rareza que pocos podrán soportar sin hacer ascos. Gracias a su música y las transformaciones a la que se ve sometida la película, una historia nada destacable consigue hacerse notar.

Birdsong se estrena en cines este viernes 5 de marzo.

Lo mejor: La banda sonora de la película

Lo peor: El uso del fetichismo animal

Nota: 7/10

Deja un comentario