Inicio Opinión ‘Too Old To Die Young’: La falsedad del mundo contemporáneo

‘Too Old To Die Young’: La falsedad del mundo contemporáneo

0
Fotograma de 'Too Old To Die Young'

El pasado viernes llegó a Amazon Prime Video Too Old To Die Young, la esperadísima miniserie, por lo menos por su nicho de seguidores (entre los cuales se encuentra quien suscribe el artículo), del peculiar autor danés Nicolas Winding Refn. Aquellos que estén familiarizados con su filmografía, especialmente a partir de Drive y tomando como principal referencia a Only God Forgives, pueden tener una idea clara de lo que esperarse en esta sensorial obra, pero para tener una visión más completa vamos a tratar de desgranar los puntos principales de su estilo y como este se muestra en su esplendor en la miniserie.

Winding Refn, desde Only God Forgives, ha demostrado estar claramente interesado en vehicular sus temas (los cuales siempre pivotan alrededor de la idea de lo absurdo y falso de la existencia humana en el mundo contemporáneo) a través de la pura forma. En sus películas el guion puede ser puramente anecdótico, como en la salvaje The Neon Demon, o más narrativo como en Too Old To Die Young, pero siempre estará completamente supeditado a las necesidades formales de Nicolas Winding Refn. Esto signfica que a sus películas no hay que acercarse con las gafas de lo figurado, sino de lo abstracto, no con la actitud de que la forma debe servir única y exclusivamente para narrar y expresar los temas sin hacerse notar (el marco teórico principal del cine clásico), sino con la de que también mediante el despliegue apabullante de la estética frente al espectador se puede lograr la expresión de una verdad artística.

Too Old To Die Young
Fotograma de ‘Too Old To Die Young’

La idea central de Too Old To Die Young es el cómo varios personajes psicopáticos deciden enfrentarse al mundo en el que viven, ese mundo que, precisamente, carece de cualquier sentido y se presenta como una farsa constante. Así pues Nicolas Winding Refn despliega en todo su potencial aquello que había estado explorando en sus dos últimas películas, el tratamiento del tiempo, la cuidad estética, los destellos de ultraviolencia y el hieratismo de sus personajes al borde de la locura, para expresar a través de estas cuestiones formales (mostradas a conciencia al espectador) los temas de la obra.

El tiempo en Too Old To Die Young merece un capítulo aparte. Esta es una serie de largas secuencias y largos silencios que buscan abstraer al espectador de lo real, los personajes hablan, o recitan, forzada y falsamente, tanto como lo falso que es el mundo. Y Nicolas Winding Refn no se queda solo en hacer que las conversaciones sean extremadamente largas (no por tener un guion prolijo en diálogos, sino por estar actuadas con una gran pausa), sino que lleva este concepto del tiempo alargado a todos los demás aspectos de la miniserie, siendo una de las muestras más notables el uso que le da a las panorámicas. Too Old To Die Young está repleta de panorámicas, tanto horizantes como verticales, destinadas a transmitir al espectador la sensación de estar viviendo un tiempo distinto, más abstracto, del que experimenta en su día a día. A mi juicio una de estas panorámicas verticales sobresale por su excelencia, se encuentra en los últimos minutos del capítulo siete y considero que está enmarcada en una de las mejores escenas de toda la filmografía de Refn.

En suma Too Old To Die Young se presenta como la conjunción de las distintas ideas cinematográficas que se encuentran a lo largo y ancho de la carrera de Nicolas Winding Refn y se acaba alzando como la mejor obra que el autor danés ha filmado hasta el momento.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here