Inicio Críticas ‘Mi primo’, otra moraleja contemporánea más

‘Mi primo’, otra moraleja contemporánea más

0
Vicent Lindon y François Damiens son primos y propietarios del grupo Pastié

Título original: Mon cousin

Año: 2020

Duración: 107 min.

País: Francia

Dirección: Jan Kounen

Guión: Jan Kounen, Fabrice Roger-Lacan, Vincent Lindon

Música: Anne-Sophie Versnaeyen

Fotografía: Guillaume Schiffman

Reparto: Vincent Lindon, François Damiens, Pascale Arbillot, Alix Poisson, Olivia Gotanègre, Séverine Vasselin

Productora: Eskwad, TF1 Films Production, Umedia, uFund

Género: Comedia | Vida familiar | Negocios

Ficha en Filmaffinity

Estamos ante otra de esas comedias que buscan la emotividad en el espectador, tratando de poner en valor la vida personal y el bienestar familiar por encima del éxito profesional o empresarial.

Ante esa motivación, no le queda otra que recurrir a buena parte de los clichés de este subgénero. Así que la propuesta narra cómo un empresario de éxito no termina de engancharse a sus relaciones afectivas y familiares ya que está permanentemente enfocado en cumplir con sus objetivos empresariales. El resultado son unas relaciones familiares poco cálidas o profundas. Ahí es donde aparece ese elemento disruptor en forma de personaje extravagante y caracterizado como un simpático y entrañable loco o idiota. Un argumento principal que ya hemos visto tantísimas veces. 

Genera curiosidad ver cómo Vicent Lindon puede encajar en una comedia de este tipo, él mismo participa en el guión. Y es que un actor normalmente más habituado a películas comprometidas con un mensaje social más drástico y de ambientes económicos menos susceptibles de la carcajada, y sí de una reflexión crítica más aguda. En buena medida gracias a sus grandes actuaciones en La ley del mercado (Stéphane Brizé, 2016) o En guerra (Stéphane Brizé, 2018), en el papel de un parado de larga duración afrontando trabajos precarios o liderando unas protestas sindicales.

En esta ocasión es Pierre Pastié, un malhumorado y estresado director general (‘CEO’ le llaman ahora los modernos) de la corporación Pastié de bebidas y licores fundada por su abuelo, y de la que ha tenido que hacerse cargo desde bien joven cargando con una enorme responsabilidad. Todo ello a causa de la mala gestión que hicieron en su día su padre y su tío, un clásico de las empresas familiares. De ahí que podamos empatizar relativamente con él, comprendiendo el nivel de autoexigencia y presión que ha tenido que suponer tamaña carga.

Dos protagonistas con personalidades y objetivos vitales muy diferentes

Como pareja antagónica, encontramos al primo y copropietario excéntrico con problemas psicológicos pero afable naturalista y agradable en las relaciones humanas. Este papel lo interpreta François Damiens, uno de esos cómicos clásicos del panorama cinematográfico francófono aunque frecuentemente desarrollando un rol de secundario en producciones donde comparte con estrellas como Benoît Poelvoorde o Dany Boon. A diferencia de Vicent Lindon, ya cuenta con experiencia en esto de las comedias de tinte sensiblero o emotividad manifiesta como vimos en La familia Bélier (Eric Lartigau, 2014) o en Una pequeña mentira (Julien Rappeneau, 2019).

El resultado de la película no es excesivamente brillante por tratarse de esta temática tan recurrente en el cine. No obstante, destaca por su cuidada ambientación con unas oficinas corporativas de vanguardia y unos bellos paisajes de la campiña francesa. Además cuenta con algunas escenas de lo más pintorescas y estrambóticas en un determinante y accidentado viaje de negocios mano-a-mano (de estilo ‘road trip’ estadounidense) de los primos.

En general entretiene. Tal vez su moraleja sea facilona y obvia, pero pone de manifiesto que no existen los métodos ortodoxos para hacer negocios, y que encontrar el verdadero sentido de la vida no es algo de locos.

Mi Primo se estrena en España el 10 de febrero, directamente en plataformas digitales.

__

Lo mejor: lo estrambótico de algunas escenas, y una buena ambientación con las localizaciones y los paisajes.

Lo peor: tanto la historia como los personajes son puro cliché del subgénero.

Nota: 6/10

Deja un comentario