Inicio Críticas ‘Drive my car’, la vida con un Saab 900

‘Drive my car’, la vida con un Saab 900

0
drive my car

Título original: Drive my car

Año: 2021

Duración: 169 min.

País: Japón

Dirección: Ryûsuke Hamaguchi

Guion: Ryûsuke Hamaguchi, Takamasa Oe. (Basado en una historia de Haruki Murakami)

Música: Eiko Ishibashi

Fotografía: Hidetoshi Shinomiya

Reparto: Hidetoshi Nishijima, Tôko Miura, Reika Kirishima, Sonia Yuan, Satoko Abe, Masaki Okada, Perry Dizon, Ahn Hwitae

Productora: Bitters End, C&I Entertainment, Culture Entertainment, Asahi Shimbun

Género: Drama

Ficha en FilmAffinity

Siempre hay un antes y un después en la vida de cualquier lector de Murakami, para bien o para mal el autor deja marca. Sus obras han sido adaptadas al cine en multitud de ocasiones, pero hasta que no ha llegado Ryusuke Hamaguchi, director de Happy Hour (2015) o La rueda de la fortuna y la fantasía (2021) entre otras, no se había plasmado de manera tan precisa el característico estilo del escritor. Drive my car cuenta la historia de Yusuke Kafuku, sus pensamientos, vivencias, trabajo y sueños, rodeados de la existencia de múltiples personas.

Drive my car, cuenta la historia de el relato homónimo de la recopilación de siete historias Hombres sin mujeres, del escritor Murakami. Kafuku y su coche han creado durante muchos años una burbuja de pensamientos y vivencias reticentes a compartir. En él practica los diálogos de su obra de teatro, escucha las grabaciones de voz de su mujer, se desinhibe de problemas externos para centrarse en la carretera. Su precioso Saab 900 Turbo de color rojo le acompaña durante un prólogo de 40 minutos donde el espectador cree haber visto todo, pero no es más que «otro relato» de la vida de Kafuku, aun quedan carreteras por compartir.

Kafuku monta en Hiroshima la obra de teatro «Tío Vania». Por ello, el protagonista decidirá qué actores actuarán en la historia coral. Como consecuencia Kafuku conoce a todo tipo de personas que pasarán de ser simple decorado en su vida a personas con nombre y apellidos, con motivaciones, miedos, penas y alegrías.

Como requisito para representar «Tío Vania», Kafuku debe verse acompañado de sus idas y venidas por Misaki. Una joven que forzará al protagonista de Drive my car a ceder su asiento de conductor en el Saab 900 como su chófer, que poco a poco se volverá conocedora de su pasado y nueva confidente. Así, cada personaje se presenta de la forma más natural y mundana posible en la vida del protagonista. Ryusuke Hamaguchi se encarga de hilar las vidas de sus personajes de forma que todos tengan su espacio e importen.

Muchas veces es tan grande la ceguera por uno mismo, que hasta que no se da el momento de chocar con la realidad de la vida de los demás, es muy difícil darse cuenta de que no somos más que «uno más». El problema está en cuando ya no existe la posibilidad de discutir con otro, solo con uno mismo.

Lo mejor: La tranquilidad y pausa que permite interiorizar cada escena.

Lo peor: Su duración, que hará que muchas personas no le den una oportunidad.

Nota: 7/10

 

Artículo anteriorCrítica – ‘Canto cósmico. Niño de Elche’
Artículo siguiente«EAMI», de Paz Encina, gana el Tiger Award en la 51ª edición del Festival de Rotterdam
Licenciada en Comunicación Audiovisual en la US y máster en Crítica de Cine en ECAM. Actriz de doblaje y otaku. Me encanta hablar de cine aunque no lo parezca. Los maratones de kdramas son lo mío.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí