Inicio Series de TV ‘Delicadas y crueles’, un mal retrato del mundo del ballet

‘Delicadas y crueles’, un mal retrato del mundo del ballet

Esta ficción consiguió desbancar a 'Gambito de dama' como la serie más vista de Netflix

0
Delicadas y crueles

Título original: Tiny Pretty Things

Año: 2020

Duración: 60 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Michael MacLennan (Creador), Samir Rehem, Gary Fleder, Gary Harvey, April Mullen

Guion: Michael MacLennan (Novela: Sona Charaipotra, Dhonielle Clayton)

Música: James Jandrisch

Fotografía: Luc Montpellier

Reparto: Lauren Holly, Kylie Jefferson, Casimere Jollette, Brennan Clost, Barton Cowperthwaite, Bayardo De Murguia, Damon J. Gillespie, Anna Maiche, Daniela Norman, Michael Hsu Rosen, Tory Trowbridge, Shaun Benson, Jess Salgueiro

Ficha en FilmAffinity

Delicadas y crueles, al igual que Cisne Negro (Aronofsky, 2010) o Flesh & Bone, vuelve a retratar el mundo de la danza como un escenario despiadado, agotador, excesivamente exigente y donde los engaños y traiciones están a la orden del día. Tantos estereotipos negativos hacen al espectador preguntarse si realmente los profesionales de este ámbito estarán de acuerdo con la imagen de ellos que está proyectando el mundo audiovisual.

Esta ficción, creada por uno de los productores de Queer As Folk (2000-2005), cuenta la historia de la estrella de una escuela de ballet (Anna Maiche) que sufre un misterioso ataque que la deja en coma. O más bien la historia de su reemplazo, Neveah (Kylie Jefferson), y cómo debe adaptarse a este competitivo ambiente a la vez que investiga lo que le ocurrió a su predecesora. Esta premisa parecía anunciar que el espectador aficionado a los thrillers para adolescentes encontraría una digna sucesora de Pequeñas Mentirosas; pero, con el visionado de tan solo unos capítulos, podrá darse cuenta de que a lo único que recuerda es a sus peores temporadas.

La serie, estrenada en Netflix el pasado 14 de diciembre, no conseguirá atraparte si no te interesa la danza pues, en mi opinión, los únicos elementos destacables son su banda sonora y sus deslumbrantes coreografías. Estas últimas son el contenido que predomina en su metraje. Y, aunque bien es cierto que el escenario del misterio es una academia de danza; quizás, deberían de haberse centrado un poco más en el desarrollo de sus personajes y no en demostrar lo bien que bailan.

Esto me lleva a hablar del fallo más grande de esta serie: el casting. Como decidieron hacer tanto hincapié en el ballet, optaron por un reparto conformado esencialmente por bailarines. Esto se nota mucho en sus interpretaciones que son, en muchos casos, bastante forzadas. Donde más puede apreciarse es en la gran cantidad de escenas sexuales que decidieron incluir en la primera mitad de la temporada, que, además de no aportar mucho a la trama, resultan muy poco naturales.

En definitiva, Delicadas y crueles es como una de esas canciones pegajosas que no te puedes quitar de la cabeza: tú sabes que no es buena pero tiene algo que te engancha y quieres ver más.

Nota: 3/10

Lo mejor: La banda sonora y las coreografías

Lo peor: Que inviertan los primeros capítulos a una sucesión interminable de escenas de sexo que poco aportan a la trama

Deja un comentario