Inicio Críticas Crítica – ‘Reminiscencia’

Crítica – ‘Reminiscencia’

0
Reminiscencia

Título original: Reminiscence

Año: 2021

País: Estados Unidos

Dirección: Lisa Joy

Guion: Lisa Joy

Fotografía: Paul Cameron

Reparto: Hugh Jackman, Rebecca Ferguson, Thandie Newton, Daniel Wu, Angela Sarafyan, Marina de Tavira, Cliff Curtis, Natalie Martinez.

Productora: Filmnation Entertainment, Kilter Films, Michael De Luca Productions.

Género: Ciencia ficción, Thriller y Romance.

Ficha en Filmaffinity

El pasado, tal como explica Hugh Jackman, protagonista de Reminiscencia, la película que nos ocupa, es lo más adictivo que existe. Y razón no le falta si nos ponemos a reflexionar sobre el innegable atractivo que tiene en casi todos nosotros el insidioso poder de la nostalgia y si no que se lo pregunten a cualquiera que piense en el 2019. Pero es incluso mayor cuando el mundo ha proseguido su curso (anti)natural y se ha sucedido esa temible y cada vez más inevitable subida del nivel del mar, creándose el enésimo futuro postapocalíptico del cine.

Éste, no tan heavy como el de Waterworld (Reynolds, 1995) pero sí como para convertir al pito de América, también llamado el estado de Florida, en un espagueti geográfico o en un pito más estrecho, dónde dos veteranos de guerra (a Jackman se le suma la profesionalidad de una cumplidora Thandie Newton) montan un negocio en el Miami más barriobajero para que los clientes puedan revivir sus recuerdos más felices gracias a una máquina, más compleja y menos visceral en su función que la de Días extraños (Bigelow, 1995) que nos permite zambullirnos en un viaje a través de nuestra memoria.

Para mi desgracia, esta travesía por el recuerdo de ver esta cinta con la profunda y tranquilizadora voz en off de Lobezno guiándome no me está siendo grata. Aunque lo digo desde ya: odio hablar mal de una película, hasta cuando no queda más remedio. Por eso voy a pensar, tras una larga digestión fílmica, que el debut de Lisa Joy (cocreadora de la serie Westworld), tanto en la dirección como en la escritura de largometrajes, ha sido el intento de una competente guionista y, por qué no, prometedora cineasta, por ofrecernos un thriller futurista un pelín más adulto del que la industria del blockbuster nos tiene acostumbrados a ver, pero que no le acaba de funcionar del todo en casi todos sus apartados. Y creo que no es por planteamiento sino por desarrollo.

reminiscencia
Fotograma de Rebecca Ferguson en ‘Reminiscencia’.

Su estética, que remite al pasado cogiendo como base el aura de los clubes de los años 50 y el jazz de Nueva Orleans (otro lugar en el que transcurre parte de la trama y poseedora de la única secuencia de acción decente de todo el metraje), intenta dar una esencia de cine negro a una trama en la que nuestro protagonista anda a la búsqueda desesperada de su pseudo-femme fatale, una cautivadora Rebecca Ferguson. El problema radica en no ser suficientemente compacto como envoltorio para cuadrar en el imaginario en el que te quiere sumergir Joy y ni siquiera lo es para terminar de presentar un sello autoral que se salga de la norma, intercalando, por ejemplo, las visitas a los garitos de alterne con planos generales de rascacielos que emergen del mar/océano que sí que podrían recordar a unas imágenes más nolanianas.

No obstante, destaca mucho más que el potente reparto del que dispone, con un Cliff Curtis reaparecido en combate incluido, se vea fatigado poco a poco por un guion que parte de unas premisas muy potentes, pero con demasiadas ínfulas de sentar cátedra en cada línea de diálogo que sueltan sobre los principales temas de los que versa el filme, como el amor, la pérdida o la propia nostalgia. Temas que se ven empaquetados, quizás de manera superflua, en un misterio argumental donde sus giros no son tan efectivos por previsibles y tampoco son relevantes por querer dar más importancia al contenido que al continente la también guionista de la increíble e infravalorada Criando malvas (Fuller, 2007). Como consecuencia, deja a sus personajes a merced de un desarrollo no lineal que desemboca en que empatices poco o nada con ellos al margen de sus interpretaciones.

A pesar de todo ello, yo, en mi inmadura y siempre repelente visión de encontrarle el lado bueno a las cosas, quiero pensar que toda esta crítica, todas estas palabras vacías e insignificantes, no son más que el producto de haber visto una película en un pase a las 10 de la mañana al que casi no llego por haberme quedado dormido, no haber recargado el abono transporte, haber propiciado una discusión fútil con el dependiente de una cafetería y renquear a la hora de andar por culpa de mis maltrechos gemelos.

Y es por eso que quiero confiar en que estamos ante el nacimiento de una directora que en un futuro podría llegar a formar parte de esta cartera ya cada vez más reducida de directores-autores que se asientan dentro del sistema de estudio. Porque yo, al fin y al cabo, sólo puedo aspirar a ser un pedante de tres al cuarto, cosa ya de sobra demostrada a lo largo de estas 800 palabras. Así que ánimo Lisa.

Lo mejor: Verme obligado a enfrentarme a mi cinismo por este tipo de producciones.

Lo peor: Que cada día me es más difícil no ser cínico con este tipo de producciones.

Nota: 5/10

Encuentra el mejor precio para esta película en Taquilla.com

 

Deja un comentario