Inicio Críticas ‘Papicha, sueños de libertad’: romper con el velo islámico

‘Papicha, sueños de libertad’: romper con el velo islámico

0

Título original: Papicha

Año: 2019

País: Argelia

Dirección: Mounia Meddour

Guión: Fadette Drouard, Mounia Meddour

Música: Rob

Fotografía: Léo Lefèvre

Reparto: Marwan Zeghbib, Lyna Khoudri, Shirine Boutella, Amira Hilda Douaouda, Yasin Houicha, Zahra Manel Doumandji, Aida Ghechoud, Meriem Medjkrane, Samir El Hakim, Amine Mentseur, Khaled Benaissa, Abderrahmane Boudia, Malek Ghellamat, Lina Boudraa, Slimane Bourdous, Ahmed Benaïssa, Fatma Belhamici, Nouara Hebboul, Katia Brihmat, Nacha Khiati, Mohamed Hamza Touam, Djelloul Laid, Nadia Kaci

Productora: Coproducción Argelia-Francia-Bélgica-Qatar; Ink Connection / High Sea Production / Scope Pictures / Tayda Film / Tribus P Film / Same Player / Fonds Impact

Género: Drama

Argelia, años 90. Nedjma, de 18 años, estudiante alojada en la ciudad universitaria de Argel, sueña con convertirse en estilista y se niega a que los trágicos sucesos de la guerra civil argelina le impidan llevar una vida normal y salir por la noche con su amiga Wassila. Al caer la noche, se escurre entre las redes del alambrado de la ciudad con sus mejores amigas para acudir a la discoteca donde vende sus creaciones a las ‘papichas’, las jóvenes argelinas. La situación política y social del país no deja de empeorar. Nedjma se niega a aceptar las prohibiciones de los extremistas y decide luchar por su libertad e independencia organizando un desfile de moda.

Ficha en Filmaffinity

“Argelia es una sala de espera continua”. Así define una de las personajes de Papicha, sueños de libertad la situación del país. Una sala de espera que, como bien sabemos, se ceba con la mujer.

Tras pasar por el Festival de Cannes 2019 y tener nominaciones a los premios Seminci y a los Premios César, Papicha, sueños de libertad, irrumpe en las carteleras en el mejor momento. En los tiempos en los que se quiere vender el velo como empoderante haciéndonos olvidar por completo su origen e imposición misógina, la debutante Mounia Meddour se arriesga y cuenta una historia realista y cruda. Se arriesga tanto que Papicha, sueños de libertad no tuvo un viaje fácil para llegar a la gran pantalla ni llegar a ser la representante de Argelia en los Oscar. Censurada por el gobierno argelino por su retrato de la revolución y la represión, Papicha, sueños de libertad, ha recibido recientemente el Premio César a la Mejor Actriz Revelación y a la Mejor Ópera Prima.

Papicha, sueños de libertad'
Fotograma de ‘Papicha, sueños de libertad’

Así, no escatima en mostrar de manera didáctica pero dura la forma en que toda una sociedad juzga a cualquier mujer por el hecho de nacer mujer. En cómo dichas ideas se cuelan en el cerebro de las personas más jóvenes y, si eres mujer, acabas optando por una actitud más pasiva mientras que, si eres hombre, eres el ejecutante de todo.

Basado libremente en miles de historias reales“. Así comienza Papicha, sueños de libertad. La protagonista se convierte en el mejor vehículo para desgranar las consecuencias de una mecha opresiva, donde en ningún momento desiste de su objetivo. Sin duda alguna, el hecho de querer realizar un desfile usando las telas de los velos para crear otros vestidos, es una perfecta metáfora de cómo romper con esta opresión.

Fotograma de ‘Papicha, sueños de libertad’

De igual forma, el guión y su giro final dejan claro que la mejor forma para contar algo así es no maquillando la realidad. El contenido y la emoción son sutiles pero útiles. En ningún momento se trata de forzar ninguna situación. Tampoco hay necesidad, ya que las situaciones que viven son lo suficientemente potentes.

Por otro lado, las actrices llevan con absoluta facilidad toda la película. Cargadas de ironía y aprendiendo a sobrevivir, transmiten con sinceridad todo un torrente de emociones. Lyna Khoudri (la veremos próximamente en la nueva película de Wes Anderson, The French Dispatch) quien interpreta a la protagonista Nedjma, brilla durante toda el filme. Su fuerza y carisma son contagiosos, al igual que su rabia y su lucha. Mounia Meddour y Fadette Drouard crean en las líneas de guión a unas superheroínas contemporáneas sin capa

Sin duda, Papicha, sueños de libertad es una gran ópera prima. De visionado obligatorio.

Lo mejor: el retrato de una generación de mujeres inconformistas y luchadoras, en especial por la protagonista interpretada por Lyna Khoudri.

Lo peor: aunque tiene buen ritmo, a veces se puede hacer más lenta.

Nota: 8’5/10

Deja un comentario