Inicio Críticas ‘La vida y Beth’ y el cinismo

‘La vida y Beth’ y el cinismo

0
Amy Schumer y Michael Cera en 'La vida y Beth' (2022)

Título original: Life & Beth

Año: 2022

Duración: 30 minutos por capítulo

País: Estados Unidos

Dirección: Amy Schumer (creador), Ryan McFaul, Kevin Dane y Daniel Powell

Guion: Amy Schumer, Emily Goldwyn, Colleen McGuinness, Erin Jackson, Mia Jackson, Ron Weiner, Lavar Walker

Música: Ray Angry, Timo Elliston

Fotografía: Jonathan Furmanski, Sarah Cawley

Reparto: Amy Schumer, Michael Cera, Michael Rapaport, Kevin Kane, Susannah Flood, Lavar Walker, Giovanni Lopes, Arielle Siegel, Lily Fisher

Productora: Endeavor Content

Género: Comedia, drama

Número de capítulos: 10

Ficha en FilmAfinnity


Amy Schumer es una de las cómicas estadounidenses más famoss de la actualidad. Un ejemplo claro para ver su nivel de exposición es que fue una de las presentadoras de la pasada edición de los Oscar. Obviamente se vio eclipsada por Will Smith (¿y quién no?), pero sus intervenciones fueron de lo mejor de la gala, llegando a ser comparada su acidez con la de Ricky Gervais.

Al igual que este, la cómica ha estrenado una serie donde participa como creadora, guionista, directora y protagonista. También, al igual que After life (Gervais, 2019-2022), se prodiga más en el drama que en la comedia, aunque ambos tienen buenas dosis de humor.

En La vida y Beth se nos presenta a una mujer aparentemente exitosa y que ha cumplido con casi todos los objetivos de la vida. Tiene un buen trabajo, en el que le van a ascender de puesto, un novio guapo, una casa bonita en Nueva York. Sin embargo, tras la muerte de la madre y su vuelta al pueblo por el funeral de ella, empieza a cuestionar su presente, pasado y futuro para descubrir que realmente no es feliz.

En la búsqueda constante de la felicidad, Beth empieza a acoger el cinismo como filosofía. No con el significado actual, sino el clásico, el de Diógenes.

Beth observa un mundo obsceno y grotesco a su alrededor al que asiste impávida, lo que le da verdaderamente un toque de humor satírico a la serie, a la par que triste. Sobre todo, mirando a su turbulenta adolescencia, desidealizando el pasado en pleno momento de auge nostálgico en las producciones norteamericanas. Cuanto más incide en este, más profunda se convierte la serie, llegando a su culmen en un grandísimo noveno capítulo.

Ante este mundo y, sobre todo, ante su pasado, comienza a acoger la sencillez y la auto-aceptación como su salvación y al mundo rural como hogar al conocer a John, un simple granjero de su pueblo, encarnado por un sobrio Michael Cera, alejado totalmente de sus anteriores papeles juveniles.

Conforme avanza la serie, la emotividad aumenta, pero también se desarrolla una percepción de no saber dónde se está. La serie, al dar tantos saltos en el tiempo y ver cambios de Beth en cada capítulo, complica el seguimiento de la línea de los acontecimientos. No logramos saber cuánto tiempo está pasando entre los eventos destacados, por lo que cuesta entender el desarrollo de la protagonista en algunas ocasiones.

Aun así, es una serie entretenida, con algunos puntos buenos de sátira social, mucha auto-reflexión y una historia de liberación personal y de empoderamiento femenino efectiva. Se ve con mucha facilidad y agrado.

Se estrena el miércoles 18 de mayo en Disney Plus y, tras una buena acogida del público norteamericano, ha sido renovada para una segunda temporada.


Nota: 7/10

Lo mejor: una historia de liberación liviana, entretenida y emotiva

Lo peor: no se mide muy bien el tiempo y algunos cambios personales no se llegan a entender del todo

Artículo anterior‘Les filles de Sète’, una preciosa coincidencia
Artículo siguiente‘Cinco Lobitos’, la nueva madre del cine español
Mis referentes morales son Joe Strummer, el Espartaco de Kirk Douglas y Susan Sarandon. Una vez vi a Willem Dafoe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí