Inicio Entrevistas Entrevista a Raúl García y Alba Prol, directores de ‘El gran camino’

Entrevista a Raúl García y Alba Prol, directores de ‘El gran camino’

0
el gran camino
Alba Prol, Raúl García y su perro Limón, en un momento del documental

Dar la vuelta al mundo es el sueño de mucha gente. Visitar lugares nuevos. Descubrir culturas desconocidas, y sobre todo, enriquecer cuerpo y alma por medio de experiencias inolvidables, llenarse con las vivencias de desconocidos que comparten una forma particular de ver la vida y aplicarse esta filosofía a uno.

Raúl Garcia y Alba Prol Cid son unos jóvenes cineastas que, mochila a la espalda y cámara en mano, se han aventurado a hacer el viaje y el proyecto de sus vidas, un fascinante documental titulado El gran camino. Desde Galicia hacia la costa oeste de EE.UU, atravesando las cumbres andinas y recorriendo los bosques de Japón, esta pareja de realizadores comparte su testimonio audiovisual con el objetivo de explorar que nos motiva a tomar senderos para los que muchas veces, no hay vuelta atrás. A ver la vida con perspectiva y convertirnos en mejor personas de las que fuimos.

PREGUNTA: Ambos sois gallegos de nacimiento, se podría decir que tenéis lo de transitar caminos por la sangre, pero, ¿qué fue lo que hizo que os embarcarais en una aventura como esta por medio mundo?

RAÚL GARCÍA: El hecho de vivir en un lugar en lo que todo gira entorno a un camino acaba por condicionarte y motivarte a pensar que hay algo detrás de todo ello. Más allá de ver paisajes bonitos y tal. Nos preguntábamos si esto pasaba en otros lugares del mundo. Caminos hay muchos. Con ese planteamiento, y siendo además cineastas, viajeros y mochileros, pues entonces decidimos hacer este proyecto, que no es otra cosa que el proyecto de nuestras vidas. Lo hacemos porque nos sale de dentro. 

ALBA PROL: Los dos somos muy viajeros por naturaleza, nos encanta viajar. Y después, es que vivimos en Santiago de Compostela desde hace muchos años. Yo pasaba todos los días frente a la Catedral y allí, al ver a los peregrinos llegar al final del camino llorando, gritando, saltando, ver sus caras de emoción…notas que hay algo muy fuerte detrás.

Este año, como es Año Xacobeo, salieron unas ayudas culturales de la Xunta de Galicia y la Diputación de A Coruña, y gracias a ello nos decidimos a lanzarnos con este proyecto. Teníamos muchas ganas hacer algo de viajes, investigar qué es lo que hay detrás del Camino, que es lo que lleva a los peregrinos a andar durante semanas o meses, y explorar otros caminos del mundo.

el gran camino
Raúl y Alba, posando junto con varios caminantes en el Camino Inca (Foto: Super 8)

PREGUNTA: ¿Cómo planeasteis las rutas, teniendo en cuenta la distancia, el tiempo y el equipo de grabación que llevabais?

RG: Cada ruta la hemos tenido que planear de forma distinta. Hemos llevado equipo de apoyo, de producción, drones…Había circunstancias en las que podíamos contar con ellos, pero a veces no. En el Camino Inca, una vez dentro, ya no hay posibilidad de acceso por carretera. Los porteadores se convierten en tu apoyo, tienes que medir mucho el peso que llevas y el material que grabas. Porque se te acaba la memoria de las tarjetas o las baterías se descargan, y no tienes opción o alternativas.

AP: Decidimos tratar de llevar siempre el equipo más ligero posible. Grabamos todo en calidad cine, en 4K, pero siempre usando un equipo ligero, reducido, que nos permitiese ser flexibles, movernos con facilidad y, a la vez, no resultar tan invasivos. Para no intimidar a la gente a la hora de hablar con ellos y hacer las entrevistas. No queríamos sacrificar la calidad de las imágenes, perseguíamos captar unas tomas potentes, cuidadas y bonitas, pero a la vez ser capaces de llegar a la gente. Los caminos son al final la excusa para contar historias, y las personas que hay detrás de ellas. Queramos centrarnos en ellas, no solo en los lugares y los paisajes.

PREGUNTA: ¿Por que elegisteis para El gran camino esas cuatro rutas en particular? 

AP: Había que decidir que rutas hacíamos. Así que las catalogamos en tres tipos: rutas naturales, como el Pacific Crest Trail, espirituales, con peregrinaciones y rutas entre templos como el Kumano Kodo, y culturales, como el Camino Inca hacia el Machu Pichu, rutas donde vas a descubrir una cultura, vas a ver ruinas, yacimientos arqueológicos. Y el Camino de Santiago es para nosotros el punto de partida, une estas tres vertientes. Porque, aunque en su origen era una ruta espiritual, hoy en día mucha gente lo hace por motivos muy diversos.

RG: El Camino de Santiago nos dio las claves para seleccionar las otras tres rutas. Queríamos buscar caminos conocidos, pero que estuviesen centrados en esos tres tipos.

el gran camino
Los directores entrevistan a los propietarios de un albergue en el Desierto de Mojave  (Foto: Super 8)

PREGUNTA: ¿Teníais pensado desde el principio hacer el documental en formato largometraje? ¿Os habéis planteado adaptarlo para televisión? 

AP: El gran camino nació como una película documental pensada para canales de televisión temáticos de viaje, aunque también pensamos en emisoras como La 2, o incluso aspirar a una plataforma digital. Luego, nos ofrecieron presentarlo en algunos festivales de cine. Gracias a ello y a la buena acogida que recibió, ahora tenemos once premios, veinticinco nominaciones, y lo proyectamos en cines de todo el país. Todo esto ha sido algo inesperado, algo con lo que no contábamos. El estar en la gran pantalla, con un documental, ya es algo difícil. Y además ahora contamos con una distribuidora internacional con la que vamos a producir una versión serial, explorando un país por capitulo, y rodaremos varios episodios más.

RG: Al principio no pensamos en hacerlo como serie, pero si en la manera de contarlo. Le dimos muchas vueltas a como hacerlo, si de forma circular como está montado, al estilo road movie donde sales de un sitio y regresas a él con algo aprendido. De partir del Camino de Santiago como hilo conductor y luego ir hablando de otras rutas.

PREGUNTA: ¿Qué dificultades os trajo consigo el rodaje de El gran camino?

RG: Pasar han pasado muchas cosas. Por ejemplo, en Japón, al trabajar con gente de allí, rompes un código cultural. Los japoneses nunca te dicen que no a nada, por educación, es muy curioso. Si a las seis de la mañana, tenias que desplazarte a un lugar para grabar con todo el equipo, y ellos no querían ir por ciertas circunstancias, igualmente te dicen que si y, al día siguiente, te encuentras que te llevan a otro lugar, que cumple con las necesidades pero que no es lo que pensabas. Y te quedas un poco desconcertado hasta que vas entendiendo como funciona todo allí. O en el Camino Inca, que Alba sufrió un poquito el ‘mal del altura’ mientras caminábamos. Pero vamos, estas son cosas que nos parecen anecdóticas, que no consideramos importantes para el documental. Hemos intentado huir de un documental tipo reality. Queríamos centrarnos en contar las historias de la gente que encontrábamos.

el gran camino
Fotograma de ‘El gran camino’ (Foto: Super 8)

PREGUNTA: ¿De todas las personas que habéis conocido a lo largo del viaje, cual ha sido la que más os ha marcado?

AP: Es muy difícil elegir una persona, porque de todas aprendes algo, pero nos llamó a atención un señor de 75 años, jubilado, que nos decía que hacia el camino solo para prepararse para la vida. Para la vida que tiene por delante, y para lo que viniese después. Y eso te dice mucho, aprendes que hay personas que se lanzan a hacer un camino a pesar de muchas cosas y te da en que pensar.

RG: Pensamos también mucho en la forma con la que queríamos contar estas historias, si a partir de nuestra experiencia, o dejando que fuese la gente quien lo hiciera. El gran camino es poliédrico en ese sentido, entra y sale mucha gente que, a lo mejor, nunca más vuelves a ver pero te deja algo dentro.

PREGUNTA: ¿De que forma os ha afectado la COVID a la hora de desarrollar el proyecto?

AP: La pandemia paralizó por completo el rodaje en el Camino de Santiago. Tuvimos que esperar a julio del año pasado para retomar la grabación. No había nadie en el camino, era complicado encontrar peregrinos, estaba todo vacío…Tenía su parte bonita, después del confinamiento, fue como volver a nacer, pero también era duro porque teníamos la incertidumbre de no saber qué iba a pasar con todo, después de tantos meses en stand by.

RG: El Camino de Santiago fue una liberación. El retomar el contacto con la naturaleza y con gente que esta haciendo lo mismo que tú. En el documental hay una chica que habla del coronavirus, que dice que la gente puede tener muchos planes en la vida, pero que de repente cualquier cosa te para los pies. Por eso es hora de pensar en vivir el presente. El final del documental habla de eso, y está condicionado por todo esto que hemos vivido recientemente.

PREGUNTA: ¿Cómo esperáis que reaccione el público después de ver el documental? 

AP: El feed back que estamos teniendo es muy bueno. No se si será porque la gente tiene muchas ganas de viajar con todo esto que está pasando. Creemos que, por una parte, El gran camino puede matar ese gusanillo, pero también que puede servir para hacer una reflexión. Buscamos transmitir la idea que cada uno pueda hacer un camino en su propia tierra, sin necesidad de irse fuera, descubrir su zona. En España tenemos muchos lugares espectaculares y no hace falta salir mucho para encontrar una pasada de camino. Nosotros, después de dar la vuelta al mundo, volver a Santiago y ver todo lo que hemos visto, descubrimos que aquí, en casa, acabas por sorprenderte y descubrir cosas nuevas.

RG: Da igual hacer grandes caminos de 4000 km. Puedes salir con tu familia o solo por el monte, hacer una rutilla de cinco o diez kilómetros, y conectar de la misma forma con uno mismo y con la naturaleza. A nosotros nos gustaría que la gente que vaya al cine salga y disfrute de la vida sea como sea. Que el documental sea capaz de satisfacer esas ganas de respirar que todos tenemos.

PREGUNTA: ¿Qué próximos proyectos, rutas o caminos tenéis en mente recorrer?

AP: Ahora mismo tenemos pensado hacer la Vía Licia, en el sur de Turquía, que fue uno de los caminos que teníamos seleccionados en principio para el documental, pero se quedó en el tintero. Es una de las rutas de trekking más importantes del mundo, el camino atraviesa acantilados, ruinas…La verdad es que tenemos para rato con este proyecto.

El gran camino, en cines a partir del 25 de junio gracias a Super 8 Distribución

Deja un comentario