Inicio Noticias Finaliza el rodaje de la esperada adaptación de ‘El guardián invisible’

Finaliza el rodaje de la esperada adaptación de ‘El guardián invisible’

Finaliza el rodaje de El guardián invisible, adaptación de la exitosa trilogía literaria de Dolores Redondo. Dirigida por Fernando González Molina (Palmeras en la nieve) y protagonizada por Marta Etrura, la película no llegará a la gran pantalla hasta marzo de 2017. Para hacer más corta la espera, parte del equipo ofreció una rueda de prensa en Madrid para darnos algunas claves 

_B5A3338

El sábado 28 de mayo, tras 9 semanas de rodaje, finalizaba en Madrid el rodaje de El guardián invisible que arrancó el 28 de marzo en el Valle del Baztán, en localidades como Lesaka y Elizondo, lugar en el que transcurre la novela en la que está basada la película.

En los márgenes del río Baztán, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en una circunstancia que lo relaciona con un asesinato ocurrido un mes atrás. La inspectora Amaia Salazar (Marta Etura) dirige la investigación que la llevará de vuelta al pueblo de Elizondo, donde ella creció y del que ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las complicadas derivaciones del caso y sus propios fantasmas, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un asesino implacable en una tierra fértil en supersticiones y brujería. El guardián invisible es un thriller, pero es mucho más. «Es el drama familiar del matriarcado de las Salazar y es un relato fantástico sumergido en la mitología del Valle del Baztán. Yo creía estar haciendo un thriller, pero ahora creo que he hecho un thriller emocional«, afirma el director, Fernando González Molina.

'El guardián invisible' es la primera novela de la trilogía del Baztán de Dolores Redondo.
‘El guardián invisible’ es la primera novela de la trilogía del Baztán de Dolores Redondo.

Este thriller es la adaptación cinematográfica de El guardián invisible, primera entrega del fenómeno literario la Trilogía del Baztán (Ediciones Destino) de la escritora Dolores Redondo que cuenta con más de 1.000.000 lectores y acaba de publicarse en Estados Unidos. Aclamada por crítica y público, y publicada en todo el mundo en más de 30 lenguas, la novela El guardián invisible transporta al lector a un mundo hipnótico, al que viaja de la mano de Amaia Salazar (Marta Etura), inspectora jefe de Homicidios en la Policía Foral de Navarra. Una mujer dura, valiente, intuitiva, estricta, con una capacidad innata para advertir la maldad humana y, marcada por un trauma de la niñez que guarda en silencio.

A la pregunta de cómo ha afrontado la adaptación de una novela que tiene tantos seguidores y que será mirada con lupa por los lectores, Fernando González Molina opina que lo más importante en una adaptación es ser libre. Afirma haber charlado con Dolores Redondo, que se pasó algún día por el rodaje, pero no ha formado parte activa de él. «Y yo creo que está muy contenta con el resultado», declara González Molina. Explica el director que es inevitable introducir cambios en el guión con respecto a la narración de la novela. No es lo mismo el lenguaje literario que el lenguaje cinematográfico. Sin embargo, aun con los cambios pertinentes, la película es «profundamente fiel al libro», según palabras del director. Lo que sí destaca González Molina es el trabajo de los guionistas y de la actriz Marta Etrura, que han creado a una perfecta Amaia Salazar. «Marta transmite esa tristeza en la mirada que o se tiene o no se tiene; o se consigue o no se consigue; y ella lo ha conseguido», afirma González Molina.

Marta Etrura se mete en la piel de la inspectora Amaia Salazar.
Marta Etrura se mete en la piel de la inspectora Amaia Salazar.
Rodaje inmerso en la magia del Baztán

El rodaje se desarrolló durante 9 semanas entre el Valle del Baztán, en localidades como Lesaka y Elizondo, lugar en el que transcurre la novela en la que está basada la película, y Madrid. El director ha querido destacar la importancia de haber podido rodar en los lugares que aparecen en la novela. González Molina, navarro de nacimiento, sabe que el paisaje es elemento fundamental para ser fiel a la atmósfera que recrea Dolores Redondo en su novela.

El paisaje ha sido un elemento clave. La luz lateral de tarde típica de los pueblos del norte crea un ambiente muy característico. «Yo quiero que el espectador sienta el agua y la humedad», declara el director, que está convencido de que el entorno es un protagonista más de El guardián invisible. El Valle del Baztán es un lugar con un aura mágica en el que sus habitantes se saben observados por los seres del bosque. La mitología está imbricada dentro de la cultura popular de la región, cargada de supersticiones. La magia antigua y poderosa es algo que se siente, pero que no se deja ver. Y así es como se ha querido captar en la película: los seres mitológicos observan a Amaia Salazar, pero ella no podrá verlos.

_B5A2491
González Molina quiere que el espectador sienta el ambiente húmedo y la luz característica del norte.

«El rodaje ha sido profundamente satisfactorio, pero también profundamente complicado», confiesa González Molina. La crudeza de la historia se entremezcla en el rodaje. En el reparto todos están de acuerdo en que el dolor de los personajes les acompañaba tras apagar las cámaras y los focos. El equipo se relacionó y se integró entre las gentes de las poblaciones navarras; la simbiosis con la sociedad, la cultura y la geografía del valle fue completa. Todos han probado, por supuesto, el famoso chanchigorri, dulce típico navarro que, como el paisaje, se convertirá en un personaje más.

El equipo, que se ha encariñado con el valle y sus habitantes espera que al éxito de la trilogía literaria, que ya ha atraído a visitantes en busca de los escenarios (y de los chanchigorris, claro) donde se desarrollan las investigaciones de Amaia Salazar, se le añada el éxito de la película.

El reparto

Marta Etrura, Amaia Salazar en la ficción, confiesa ante los medios la responsabilidad que ha supuesto para ella enfrentarse a este personaje. Su hermana en la ficción, Patricia López (Rosaura Salazar) explica que la caracterización de sus personaje lo afronta desde la devoción y la fidelidad al personaje al que está interpretando. Y es que las hermanas Salazar son mujeres de convicciones firmes. Elvira Mínguez, que interpreta a Flora Salazar defiende que «las mujeres del Baztán hacen lo que tienen que hacer».

Acompañarán a Amaia Salazar en la investigación Jonan, interpretado por Carlos Librado «Nené», y el comisario, Pedro Casablanc. «Yo es que o hago a los polis o hago a los corruptos», bromea el actor.

Completan el reparto Francesc Orella, Itziar Aizpuru, Benn Northhover, Mikel Losada, Miquel Fernández, Quique Gago, Paco Tous, Ramón Barea, Manolo Solo, Colin McFarlane y Susi Sánchez.

Equipo 1
El equipo de ‘El guardián invisible’ posa en el photocall previo a la rueda de prensa.

3 COMENTARIOS

Deja un comentario