Inicio Críticas Crítica – ‘The end of the f***ing world’ (T1)

Crítica – ‘The end of the f***ing world’ (T1)

0
The end of the f***ing world

The end of the f***ing world, nueva serie original de Netflix

The end of the f***ing world

Título original: The End Of The F***ing World

Año: 2017

Duración: 20 min.

País: Reino Unido

Dirección: Jonathan Entwistle,  Lucy Tcherniak

Guion: Charlie Covell, Chuck Forsman, Jonathan Entwistle (Cómic: Chuck Forsman)

Música: Graham Coxon

Fotografía: Justin Brown, Ben Fordesman

Reparto: Alex Lawther,  Jessica Barden,  Gemma Whelan,  Wunmi Mosaku,  Steve Oram, Christine Bottomley,  Navin Chowdhry,  Matt King,  Eileen Davies,  Jayda Mitchell, Jack Veal,  Polly Kemp,  Jonathan Aris,  Alex Sawyer,  Barry Ward,  Kierston Wareing

Productora: Clerkenwell Films / Dominic Buchanan Productions. Distribuida por Channel 4 / Netflix

Género: Serie de TV. Comedia. Drama | Comedia negra

Ficha en Sensacine

El gran éxito de Netflix reside en su variado catálogo y es que la plataforma no deja de actualizar sus contenidos. Enero ha traído una nueva serie original: The end of the f***ing world, una comedia negra, fresca, dramática y con tintes de road movie, para llevar con más soltura la cuesta de enero.

Basada en el cómic The end of the fucking world, de Charles S. Forsman, esta producción británica cuenta la historia de dos jóvenes rebeldes, James (Alex Lawther) y Alyssa (Jessica Barden), que por circunstancias dramáticas en su infancia deciden dejar juntos la vida actual que llevan y escapar de sus padres viviendo una serie de aventuras y encuentros dramáticos.

The end of the f***ing world
Alyssa y James

La historia se desarrolla a lo largo de ocho capítulos de unos veinte minutos de duración que se hacen excesivamente cortos para la intensidad que transmiten, aunque ese también es uno de los puntos fuertes de la historia: no cargar demasiado cada episodio para dejar al espectador con ganas de ver a continuación la siguiente tanda.

El abanico de temas que trata es muy amplio, ya que aparece amor, locura, traumas infantiles, soledad, incluso violencia muy explícita. Pero está tratado todo con una delicadeza y una sencillez que le otorga un grado de madurez bastante considerable.

The end of the f***ing world
Un suceso inesperado durante el camino les obligará a tomar difíciles decisiones

Los temas tratados a través de sus personajes te llegan a rozar el corazón porque transmiten mucha verdad. ¿Cómo una acción en el pasado puede influir tanto en el futuro? ¿Cómo la muerte de un ser querido o su abandono puede afectar a una persona hasta tal punto de definirse como un psicópata en el momento actual?

Las fatales relaciones paterno-filiales son el leitmotiv de esta serie. Tanto James como Alyssa pagan los errores de sus padres con consecuencias desagradables, llegándoles a crear una sensación de no pertenecer a este mundo, aunque sin pensar en el suicidio. Es decir, se sienten aislados de la sociedad que les rodea, pero porque ellos mismos no quieren formar parte de ella. James y Alyssa no son de todo conscientes de los actos delictivos que van provocando. No dejan de tener 17 años. Al final, comprenderán que todo acto conlleva una consecuencia.

The end of the f***ing world
Jessica Barden interpretando a la joven Alyssa

Es impresionante la actuación de sus dos protagonistas. A destacar por encima de todas la de Jessica Barden en el papel de Alyssa. Esa rebeldía mezclada con mal humor constante y toques de enamoramiento convierten a Alyssa en el arquetipo social de adolescente. Al otro actor protagonista, Alex Lawther, le pudimos ver recientemente en la tercera temporada de Black Mirror (‘Shut up and dance’) encarnando un personaje similar.

En cuanto a los aspectos técnicos, una banda sonora que te atrapa, una fotografía muy cuidada y ese toque ochentero en alguna ocasión sumado a una buena trama (aunque sencilla) y un guion que mezcla humor y drama, hacen que The end of the f***ing world sea entretenida e interesante.

Lo mejor: el desarrollo rápido de la historia y la actuación de Jessica Barden.

Lo peor: quizás, la trama demasiado sencilla.

Nota: 9/10

Artículo anteriorLocuras de cine: Éramos pocos y llegaron los aliens
Artículo siguienteEmpate técnico entre “La Librería” y “El autor” en la 23ª edición de los Premios Forqué

Deja un comentario