Inicio Críticas Crítica – ‘Rodin’

Crítica – ‘Rodin’

0
Rodin

Rodin

Título original: Rodin

Año: 2017

Duración: 119 min.

País: Francia

Dirección: Jacques Doillon

Guion: Jacques Doillon

Música: Philippe Sarde

Fotografía: Christophe Beaucarne

Reparto: Vincent Lindon, Izïa Higelin, Séverine Caneele, Edward Akrout, Olivia Baes, Patricia Mazuy, Magdalena Malina, Zina Esepciuc, Lea Jackson, Anthony Bajon, Serge Bagdassarian, Maxence Tual, Serge Nicolai, Régis Royer, Pascal Casanova, Nathalie Bécue

Productora: Les Films du Lendemain / Artémis Productions / France 3 Cinéma

Género: Drama

Rodin empieza y acaba. Por la película pasan personajes, pasiones, esculturas y diálogos profundos, pero cuando termina da la sensación de que todo queda como empezó. A oscuras, en el cine, con la impresión de una oportunidad desaprovechada para contar la historia de uno de los escultores más genuinos de la historia (y su tórrida relación con su pupila Camille Claudel), presentada de forma bastante tediosa y, salvo alguna que otra escena brillante, transcurriendo bajo la fórmula del biopic más insustancial.

Quizás, lo único bueno de este Rodin, y parte de lo que salva a la película, son sus dos actores protagonistas. Un Vincent Lindon que pocas veces defrauda y una Izïa Higelin que no se queda atrás. El feeling entre la pareja es lo que hace mantener a flote dos horas de historia, de la que mucho metraje podría haberse quedado tranquilamente en la sala de montaje, y que parece no acabar jamás (algo a lo que no ayuda precisamente su estructura de separación episódica).

Pero no nos cebemos, porque tampoco estamos hablando del peor biopic en la historia del cine. La producción tiene detallitos interesantes y se nota cuidado y mimo en poner en pie esos años de tormentosa relación entre uno de los escultores más famosos de Francia y su pupila (quien acabó haciéndose también un hueco en el panorama cultural de la época).

Una buena muestra de ello es, por supuesto, el trabajo del departamento de arte (como no podía ser de otra forma) y de fotografía. La película consigue en su puesta en escena una atmósfera que nos evoca esa parte depresiva y oscura de un personaje que el guión (o las decisiones posteriores, quién sabe) no acaba de excavar del todo.

En resumen, Rodin es un intento que se queda en el camino en algún punto entre la profunda pasión por un personaje histórico de los que dejan huella y el ritmo cansino, a ratos aburrido, para contarnos una parte para nada intrascendente de su vida. Solo el tiempo dirá si esta era la mejor forma de abordarla.

Lo mejor: El dúo protagonista, totalmente camuflados en Rodin y Claudel.

Lo peor: La película es tediosa hasta decir basta. Y tarda dos horas en hacerlo.

Nota: 5,5/10

Deja un comentario