Inicio Críticas Crítica – ‘Taller de escritura’

Crítica – ‘Taller de escritura’

0

 

Título original: L’Atelier

Año: 2017

Duración: 114 minutos

País: Francia

Dirección: Laurent Cantet

Guión: Robin Campillo, Laurent Cantet

Música: Bedis Tir

Fotografía: Pierre Milon

Reparto: Marina Foïs, Matthieu Lucci, Florian Beaujean, Mamadou Doumbia, Mélisa Guilbert, Warda Rammach, Julien Souve, Issam Talbi, Olivier Thouret, Charlie Barde, Marie Tarabella, Youcef Agal, Marianne Esposito

Productoras: Archipel 35/ France 2 Cinema/ StudioCanal/ Ciné+/ Région Provence-Alpes-Côte d’Azur/ Soficinéma 13/ Procirep/ Angoa

Género: Drama

Fecha de estreno: 18 mayo

 

Otro drama de aula. La sociedad representada en una clase. Alumnos insolentes, profesor sabio de paciencia infinita y la indudable lección de vida al final. Así parece ser, de entrada, ‘Taller de escritura’ (L’Atelier), el nuevo filme de Laurent Cantet. Pero los que conocen su filmografía saben que el prototipo ‘Mentes peligrosas’ (‘Dangerous Minds’) no es del estilo del director francés.

Ya lo vimos en ‘La clase’ (‘Entre les murs’), donde precisamente se giran las tornas y es el profesor el que acaba aprendiendo la lección de sus pupilos. Hay varias similitudes entre su nuevo trabajo y el que le ganó la Palma de Oro en Cannes en 2008, pero únicamente en términos de formato.

7 adolescentes marselleses muy diversos, representantes de la juventud francesa actual, son seleccionados para un programa de integración social que consiste en escribir una novela conjuntamente, bajo la tutela de una prestigiosa escritora parisina. De nuevo, actores no profesionales – a excepción de la veterana Marina Foïs – recogidos de la Marsella real, la de los institutos, los bares, los centros deportivos, … Es esta misma inexperiencia la que dota el filme de la espontaneidad y el realismo que caracterizan las películas de Cantet. Esto se ve reforzado, también, por su predilecto uso de la multicámara, que en palabras del mismo director “dota de más autonomía a los actores y les facilita entrar en la lógica de la escena y del personaje”.

Pero dejando las tecnicidades a un lado, en este caso no se trata de unos alumnos rebeldes, sinó más bien implicados, que están allí por elección propia, ya sea para tener algo que hacer durante las vacaciones de verano o porque la alternativa – trabajar – es poco prometedora. Desde el inicio, los chicos se ven motivados – quizás algunos más que otros – ante la idea de escribir una novela negra sobre un asesinato que tiene lugar en la actualidad, con motivos del pasado. Concretamente, el cierre del artillero de La Ciotat, hecho que marcó un antes y un después en la pequeña población del sur de Francia.

Pero no todos comparten el mismo espíritu. Antoine, la oveja negra del grupo, no está interesado en los orígenes, en los por qués que explican lo que somos a partir de lo que fuimos. No quiere escribir sobre la realidad, pero cuando se ve obligado a hacerlo presionado por el grupo, se enfrenta a su propio reflejo en un espejo en el que nunca se había mirado. La incomprensible violencia de su relato provoca el rechazo de los demás y, cuando intenta explicarse, estos lo toman como una ofensa hacia ellos.

¿Qué sentido tiene escribir sobre un asesinato sin saber realmente lo que significa desear matar? ¿Puede uno querer matar por aburrimiento, por el simple hecho de hacer que suceda algo? ¿Es posible vagar por la vida sin un propósito o sentido? ¿Existen las almas vacías? Antoine dispara al sol, a la luna, a aquello inalcanzable. Quiere algo que no podrá tener nunca, por su propia inhabilidad de saber qué es.

Y esto es lo que propone Cantet al espectador con ‘El taller de escritura’. La hipocresía de hablar sobre aquello que no conocemos, la terca necesidad del ser humano por encontrar la explicación de todo y la moralidad del rechazo por el miedo a aquello que no conseguimos comprender.

Lo mejor: Cantet se acerca, de nuevo, a la realidad de la sociedad joven francesa – y europea – con la naturalidad más sincera.

Lo peor: Es una película solo para aquellos que estén dispuestos a hacerse preguntas que no necesariamente tienen respuesta.

Nota: 7/10

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here