Y la Fuerza despertó

Olvidadlo todo, relajaos y confiad en la Fuerza

Menos de 24 horas quedan para que se estrene la película en el momento en el que este artículo se escribe. En este caso no voy a quejarme de nada en particular ni voy a contaros nada que no sepáis. Solo voy a pedir un poco de relax y que le deis un poco de rienda suelta a vuestro niño interior.

Llevamos un par de años sabiendo que esta película existiría y, personalmente, un año esperándola. Como ya dije, fue el primer teaser de noviembre de 2014 el que acabó con todo mi escepticismo.

Ha sido un año intenso, un año de fangirleo inexcusable y de quedarme mirando por la ventana a todas horas esperando a ver el Halcón Milenario.

Míralo, ahí va el tito Han

Por fin está aquí. Va a pasar. Diréis que soy un exagerado, pero dudo mucho que exista o vaya a existir una película más esperada por el público que esta. Gracias a J.J. y a su secretismo voy a entrar en la sala de cine sin saber realmente qué voy a ver, aunque también he tenido que ejercitar mi fuerza de voluntad titánica para no ver más trailers, spots y avances en general de los necesarios por si acaso.

No os equivoquéis, no estoy diciendo que la película vaya a ser buena o que vaya a gustarme, eso no puedo saberlo. Pero precisamente el hecho de que hayan conseguido que la gente vuelva a ilusionarse con Star Wars es suficiente.

Han conseguido que los que la vieron en el 77 para luego sentirse engañados en el 99 den una nueva oportunidad. Han conseguido que los que vieron la primera trilogía en VHS siendo unos chavales y que acto seguido vieron la nueva trilogía en el cine sin entender qué tiene que ver una cosa con la otra tengan ganas de ir al cine el 18 de diciembre. Y han conseguido que estos transmitan a los más pequeños las ganas de verla.

Lo han conseguido. Ya les hemos comprado la entrada que es lo que les importa. Ahora es cuando comprobaremos si han tratado con el mismo cariño y respeto a la campaña de publicidad y a la película.

“Vamos a ver George, que te he dicho ya que no voy a meter ningún Gungan”

Al fin y al cabo ya lo decían en el título: el despertar de la Fuerza. Eso ha sido lo que han hecho, que la Fuerza despierte dentro de nosotros, incluso en aquellos que dejaron de sentirla.

Llamadme romántico pero soy de los que piensan que si hay una película que hace que los que trabajan en ella no sólo lo hagan por el dinero sin porque también aman lo que están haciendo es Star Wars.

Así que ya no merece la pena agobiarse más. Ve al cine (si quieres disfrazarte allá tú, que el postureo te acompañe), cómprate unas palomitas (si las vas a comprar en el mismo cine pide un crédito previamente), siéntate a ver antes que nada el trailer de ‘Star Trek: Más Allá’ (sí, te lo van a colar), saca un pañuelo y sécate las lágrimas cuando después de “hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana” vuelen las letras amarillas.

Os lo repito, no estoy diciendo que ‘el despertar de la Fuerza’ os vaya a gustar, pero mañana volved a cumplir 6, 7, 8 años o la edad que tuvierais cuando visteis ‘La guerra de las galaxias’ por primera vez. Acordaos de las personas que os introdujeron a esta maravilla y volved a agradecérselo. Dejad por un momento a un lado el pensamiento de “lo hace Hollywood, está mal y lo odio” y recordad que el cine merece la pena por momentos como este.

Recordad, la Fuerza os acompañará siempre.

 

PD: aquí tenéis otro gif de Han Solo de propina