‘The Party’, una ácida reunión llena de apariencias

El Festival Internacional de Cine de Cartagena comienza su 46ª edición con The Party, una cinta que mezcla de una manera muy natural y sencilla la acidez de un humor bastante negro, un reparto de lujo o una banda sonora deliciosa, entre muchos otros ingredientes.

Título original: ‘The party’

Año: 2017

País: Reino Unido

Dirección: Sally Potter

Guión: Sally Potter

Fotografía: Aleksei Rodionov

Reparto: Patricia Clarkson, Bruno Ganz, Cherry Jones, Emily Mortimer, Cillian Murphy,Kristin Scott Thomas, Timothy Spall

Productora: Adventure Pictures

Género: Comedia dramática. Comedia negra

Premios: 2017: Festival de Berlín: Sección oficial largometrajes a concurso

2017: British Independent Film Awards (BIFA): Nom. a mejor actriz sec. (Clarkson)

Una reunión de amigos para celebrar un ascenso de trabajo es el punto de partida de esta comedia. Poco a poco la hipocresía y las apariencias dejarán paso a una oscura trama que colocará al espectador en un rompecabezas difícil de resolver hasta el final. Una trama que puede parecer simple, pero que en los poco más de 60 minutos que dura la cinta se va complicando hasta llegar a una resolución rápida, sin anestesia pero muy bien pensada.

Las casa de Janet, que acaba de ser elegida ministra de sanidad del gobierno ingles, es una protagonista más de la película. Esta es una de las dificultades que podría tener la cinta, las pocas localizaciones: un jardín, una cocina, un baño y un salón, son los lugares donde se desarrollan todas las acciones. Sin embargo, lo que podría acabar saturando y aburriendo al espectador consigue que se produzca un interesante juego de conversaciones paralelas y secretas en las distintas habitaciones de la casa.

El reparto es uno de los grandes pilares de The Party, unos personajes llenos de matices que pueden conseguir hasta un punto de surrealismo y unas actuaciones colmadas de verdad, crean una atmósfera de humor ácido casi mágica. Te llegas a cuestionar como consiguen sacar una sonrisa a los espectadores tratando temas tan delicados como la muerte o la infidelidad, pero quizá esa es la principal virtud de la cinta.

Eso sí, no todo puede ser de color rosa, le falta ritmo en algunas partes del largometraje, sobre todo en la parte central de la trama. Aunque la segunda parte de la misma es sobresaliente, el blanco y negro de la imagen y esa  falta de ritmo en la mitad de la historia, puede hacer que el espectador desconecte. Pero sí hay que resaltar que precisamente esa ausencia de color consigue relucir el “desquiciamiento” que alcanzan sus personajes en algunos puntos.

Mención aparte merece la banda sonora. Una música exquisita totalmente integrada en la trama, con un tocadiscos que uno de los personajes acciona y así consigue llenar la acción de matices musicales que muchas veces casan a la perfección con la atmósfera de la acción y otras crean un contaste muy interesante.

Por tanto, en lineas generales se trata de una película entretenida que deja margen a la reflexión personal pero que a la vez permite al espectador pasar un rato muy divertido y sacarle más de una sonrisa. Un buen arranque de este FICC 46 que deja un sabor algo amargo por la acidez de sus chistes pero dulce por la calidad de su trama.

 

Nota 7,5/10

Lo mejor: el humor que consigue crear con temas muy ácidos y delicados

Lo peor: la lentitud que puede alcanzar en algunos momentos