Saul Bass: Diseñando el cine

saul bass

El diseñador de carteles de cine norteamericano Saul Bass

El gran público y la crítica cae, normalmente, en el error de pensar que las películas son hechas exclusivamente por los directores y los actores. El cine es un oficio colectivo. Para hacer cualquier película necesitas que todo el equipo crea en la idea y en la historia que quieres contar y que ponga todo su esfuerzo y talento para que llegue a buen puerto.

Pero para nosotros los espectadores, que necesitamos ídolos a los que adorar o derribar, parece que sólo importa el nombre que firme la película. Por eso no deja de ser sorprendente cuando pasa a la historia alguien que trabaja en el cine pero no en la dirección, y en este artículo nos centraremos en uno muy especial. Porque hay directores de fotografía, compositores, montadores, guionistas famosos, pero sólo se nos viene a la cabeza un nombre cuando pensamos en diseñadores de carteles: Saul Bass.

Bass trabajó con los directores más renombrados de la industria americana. Realizó carteles y secuencias de títulos para Hitchcock, Otto Preminger, Stanley Kubrick, Billy Wilder o Martin Scorsese. Llevan su firma los carteles de obras cumbres de Hollywood como Con la muerte en los talones, Vertigo, Espartaco, West Side Story Casino.

Nacido en Brooklyn en 1920, creció en el ambiente artístico de un barrio dominado por los judíos. Tras trabajar como diseñador gráfico para varias agencias de publicidad, se mudó a Los Ángeles en 1946 y en 1950 abrió su propio estudio junto a su mujer Elaine para seguir dedicándose a la publicidad. No fue hasta 1954 cuando Preminger le pidió que diseñara el cartel de la película Carmen Jones, y tras impresionar su trabajo al director, le ofreció filmar la secuencia de títulos de la película. Así que podemos considerar a Bass como cineasta, aunque su trabajo fuera incluido en otras obras.

Spartacus Kubrick Bass

Dos posters de Espartaco, de Stanley Kubrick, diseñados por Bass

Para Bass los títulos introductorios servían para crear un clima para la historia que la película cuenta. Su estilo, fuertemente modernista y abstracto se centraba en grafismos a principios de su carrera, como podemos ver en El hombre con el brazo de oro (Preminger, 1955).

Su estilo evolucionó a partir de 1966 al tener la necesidad de incluir elementos reales en sus secuencias y carteles. Sin embargo lo más fundamental del estilo continuaba, Bass basaba sus obras en ideas, simples y directas.

Bass también experimentó con la noción de que los títulos introductorios sirvieran como prólogo a la historia que se quería contar, para situar su contexto, como podemos ver en The Big Country. En su última etapa, Bass se centró en convertir en extraordinarios, los objetos ordinarios.

Saul Bass murió en Los Ángeles en 1996. Su estrecha colaboradora y esposa Elaine aún vive, uno de los últimos vestigios de una de las mejores épocas del cine. Los Bass nos han dado un increíble legado en forma de carteles y de títulos que todo aficionado al cine debe de conocer y admirar.